Ángel Di María es hoy por hoy uno de los mejores futbolistas argentinos. Un jugador clave para el PSG. Y en su momento para el Real Madrid.

Sin embargo la historia de Ángel Di María comienza al norte de Rosario, en el barrio El Churrasco. Un niño de seis años muy hiperactivo, al que su mamá llevó a ‘jugar a la pelota’. Sin saber que se convertiría en su carrera y su futuro.

Di María dio sus primeros pasos como futbolista en ‘El Torito‘, un club pequeño que estaba ubicado muy cerca de su casa. Mientras tanto ayudaba a su padre a armar las bolsas de carbón que vendían.

Foto: Getty Images

Con la camiseta de ‘El Torito‘ demostró que la hiperactividad, era talento puro. 64 goles en un año lo llevaron a ser buscado por Rosario Central. Uno de los equipos reconocidos en Argentina. Pero la vida de Ángel Di María no estaba solucionada. Alternando en las inferiores. Algunas veces como titular y otras sin poder jugar, mientras seguía ayudando a su papá.

Su debut con Rosario Central llegó en 2005, con tan sólo 17 años. Su primer gol llegó hasta el 24 de noviembre del 2006. Para el primer torneo del 2007 ya se había ganado su lugar como titular. Participó en 18 de los 19 partidos que tuvo el equipo y fue el máximo goleador, con cinco anotaciones.

La Sub-20 de Argentina lo buscó y lo llevó al Mundial que se llevó a cabo en Canadá. La Albiceleste se quedó con el título y de ahí, Di María daría el salto a Europa.

Ángel Di María: La historia del niño que hizo 64 goles en un año

Foto: Getty Images

El Benfica compró el 80% de la carta de Di María por seis millones de euros. En cuanto el argentino supo de su fichaje, le llamó a su padre para que cerrara la carbonería. En Portugal siguió demostrando su calidad. Fueron tres años llenos de magia en los que jugó 123 partidos, anotó 15 y dio 27 asistencias.

El zurdo de El Churrasco, se puso en la mira de grandes equipos. Su gambeta y su facilidad para dejar sembrados a los rivales lo llevaron al Real Madrid. 25 millones de euros tuvo que pagar el conjunto merengue, más once que daría en variables.

El resto es historia. Con la camiseta del Real Madrid ganó seis títulos. Fueron 190 partidos con 36 goles y 86 asistencias. Tuvo la oportunidad de jugar el Mundial de Sudáfrica 2010 con el primer equipo de Argentina. Fue titular en todos los encuentros, pero no pudo anotar gol y la Albiceleste se fue eliminada en Cuartos de Final.

Foto: Getty Images

Cuatro años más tarde llegó a Brasil 2014 con sed de revancha y vaya que la consiguió. Fue una pieza clave para que Argentina se metiera hasta la final de la Copa del Mundo. Más allá de que terminaron cayendo ante Alemania.

Probó suerte en Inglaterra con el Manchester United, pero la Premier League no era su lugar. Por eso desde 2015 viste la camiseta del París Saint Germain. En el club del Parque de los Príncipes registra 57 goles y 61 asistencias en 160 partidos.

Zurdo, flaco y pequeño. Un niño hiperactivo que comenzó a vivir la vida desde temprana edad. La historia de Ángel Di María es el claro reflejo de que no hay imposibles. Si crees en ti y trabajas para alcanzar tus sueños, sin duda que lo vas a lograr.