Por: @LUISRICARDOHR

Apenas tiene meses que debutaste en primera y lo hiciste porque medio equipo se fue a concentrar para el Mundial, pero de igual forma el dueño del club donde juegas ya dijo que ‘eres el sucesor’ del jugador que le dio el último título a la institución. Bueno, ya ni modo, no hay que dejar que la presión te afecte, tú haz tu futbol.

Quítate a uno, deja sentado a otro, rómpele la cadera a un par más, pásale la bola al compañero mejor colocado o dispara, pero sobre todo diviértete. Eres el Gaucho Ávila, supuesto sucesor del Bofo Bautista y en unos años te retirarás por “vergüenza”, pero eso aún no lo sabes y por lo pronto derrochas talento libremente en el verde alfombrado del Estadio Jalisco.

via GIPHY

Hoy en las Antipromesas presentamos la historia de Sergio Ávila, mejor conocido como el Gaucho o el Gauchito y quien tiene la curiosidad de ser el primer futbolista oficialmente retirado que presentamos en esta sección. El jugador nació en Irapuato, Guanajuato, el dos de septiembre de 1985 y no había cumplido si quiera 20 años cuando debutó con las Chivas.

Inicios: el Mundial hace que debute

Fotos: vía MEXSPORT

Los años mundialistas siempre son especiales en el futbol pues más allá de la emoción y expectativa que genera la Copa del Mundo, cuando hay Mundial los equipos se ven obligados a prestar jugadores meses antes de la máxima justa. En el 2006 Chivas cedió a seis elementos para que se concentraran con la Selección Mexicana previo al Mundial de Alemania.

Sergio Ávila hizo su aparición el primero de abril de 2005 en un partido ante los Tecos de la UAG que Chivas perdió 3-2. Cuando el Tri convocó a medio equipo del Rebaño para el Mundial de Alemania, al Guadalajara no le quedó más remedio que utilizar jóvenes y fue entonces cuando el Gaucho se consolidó como titular.

El jugador mostró buenas cosas: era en un enganche nato con habilidad y visión de campo. Parecía que, si se le llevaba con cuidado, podría ser un muy buen futbolista. El Gauchito de hecho hizo su primer gol con Chivas en la Liguilla de aquel torneo; el mediocampista le anotó a Jaguares en el duelo de cuartos de final.

El Rebaño fue eliminado de ese torneo en semifinales por Pachuca, pero bueno todos esperaban que cuando volvieran los seleccionados, Ávila volviera a la banca y tuviera un rol de ‘relevo de lujo’, pero un cambio de entrenador modificó el destino del mediocampista.

El “Sucesor del Bofo” y otro más del fracaso de Carson

Sergio Ávila durante un amistoso previo al Preolímpico de Carson

La llegada de Efraín Flores al banquillo de Chivas en 2007 marcó un antes y un después en la carrera del Gaucho. Si bien Ávila era un habitual en las convocatorias del Rebaño no siempre jugaba. Sin embargo, Flores conocía muy bien las fuerzas básicas del Guadalajara y en cuanto estuvo al mando del primer equipo le dio la titularidad al mediocampista.

En la 2007-2008 el jugador anotó nueve goles y Jorge Vergara decidió ponerle un poquito de presión al nombrarlo “el sucesor del Bofo Bautista“. De todos modos Ávila no se achicó y siguió siendo pieza importante del Rebañotanto en la Liga como en la Copa Libertadores.

El Gaucho fue convocado por Hugo Sánchez para disputar el tristemente célebre Preolímpico de Carson. México no pudo vencer a Haití por diferencia de cinco goles y quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Beijing. Aquel encuentro marcó para siempre las carreras de Santiago Fernández y Luis Ángel Landín; pero pocos recuerdan que Sergio Gabriel Ávila Valle jugó todo el partido.

Para el 2009 el Gaucho ya no tenía su lugar asegurado con el Guadalajara, pues entre las filas del Rebaño comenzaba a despuntar otro enganche. Un jovencito de muy buen toque de pelota, un tal Marco Fabián de la Mora.

La lesión, Querétaro y el retiro “por vergüenza”

El Gaucho con la Sub-20 del Querétaro

En el Apertura 2009, Sergio Ávila sufrió una lesión en la rodilla que lo dejó fuera más de un año. El joven con el peinado a la ‘Benito Juárez’ ya no iluminaba las canchas con su talento. Primero, la baja de nivel y después, la lesión parecían haber sentenciado su futuro.

La lesión se complicó en demasía y el jugador pudo volver a las canchas hasta el 23 de enero del 2011. El Gaucho fue prestado al Querétaro e hizo su debut con los Gallos en el partido contra Morelia de la fecha tres del Clausura 2011. Ávila ingresó de cambio en el minuto, jugó 38 minutos y fue amonestado. Esa cantidad sería el número más alto de minutos que el Gauchito volvería a disputar en primera.

El mediocampista jugó un par de encuentros más con el Querétaro, ambos entrando de cambio y no pasó absolutamente nada con él. Al terminar su préstamo con los Gallos, Ávila regresó a Chivas sólo para ser prestado de nuevo, ahora a La Piedad, pero tampoco logró destacar con los Reboceros.

El jugador jamás pudo recuperarse la lesión, se sometió a decenas de tratamientos y luego de dos operaciones en la rodilla izquierda, decidió retirarse del futbol en 2012 pese a que los médicos le habían dicho que tenía el alta para volver a jugar.

Por mucho tiempo se creyó que el Gaucho Ávila se había retirado por la lesión. Sin embargo, de acuerdo a una entrevista publicada por el portal de fans del Guadalajara, laschivasrayadas.com Ávila se retiró por “vergüenza” y no por el problema en su rodilla.

No pasó nada, me ves ahora jugar y no pasa nada. Simplemente, me entró un poquito la vergüenza y la pena de dar buenos resultados, a pesar de que nosotros tachamos mucho a los directivos, a la gente que está detrás del futbol.. hay que pensar que es una empresa y que nosotros como jugadores tenemos que entregar ciertos resultados, entonces, hay que tener un poquito de vergüenza y pena, y ver lo que se está haciendo bien y mal

En el 2014 Sergio Ávila jugaba en una liga de Futbol Indoor en la que militaban algunos ex jugadores de la Liga MX como Rodrigo el Pony Ruíz. En aquel año el Gaucho estudiaba arquitectura en la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y ya había asumido que dedicaría su vida a dicha disciplina, en vez del balompié. Eso fue lo último que se supo de él. En su cuenta de Twitter se le puede ver trajeado y hay algunas publicaciones relacionados con la arquitectura, pero el último es de 2012.

En fin, esta fue la historia de Sergio Ávila, un Gaucho mexicano que no fue el sucesor del Bofo Bautista y que no se retiró del futbol por una lesión, sino porque, como él mismo dijo, “hay que tener un poquito de vergüenza”.

Pleca Instagram Sopitas Deportes