Getty images

Porteros legendarios: Iker Casillas, el arquero de los “cuatro dedos” que superó el desprecio del Bernabéu

El madridismo tal vez nunca tuvo a un portero tan emblemático, después de Ricardo Zamora, como Iker Casillas, quien a pesar de terminar su carrera con el Porto, siempre portó el escudo merengue, pese a la forma en la que se dio su salida, abucheado por una gran parte del Santiago Bernabéu.

Cinco Ligas, dos Copas del Rey, cuatro Supercopas de España, tres Champions League, dos Supercopas de Europa, dos Intercontinentales y un Mundial de Clubes son los logros en el arco del Madrid y a ello hay que agregar dos Eurocopas y un Mundial con España. Iker lo ganó todo, y en gran parte gracias a una epidemia de lesiones.

Aliado de las lesiones

Casillas destacó como portero desde los ocho años y se integró al Real Madrid, con el que jugó en los equipos filiales con límite de edad hasta los 16 años. Cuenta la leyenda, que durante la clase de diseño, Iker y un compañero en el salón de clases discutían el once del Madrid en la Champions.

Era noviembre de 1997 cuando lo sacaron del salón y rumbo a la dirección, pues el Madrid se había quedado sin porteros tras las lesiones de los porteros suplentes, Bodo Illgner y Pedro Contreras, por lo que el club echó mano del portero del Juvenil A, un tal Casillas.

Iker se fue de la escuela hacia el hotel de concentración y viajó a Noruega con el equipo para el partido contra el Rosenborg, en el cual se quedó en la banca como suplente de Santiago Cañizares.

Porteros legendarios: Iker Casillas, el arquero de los "cuatro dedos" que superó el despreciado del Bernabéu

Getty Images

En España estaba claro que no había ningún portero con mejores condiciones que Cañizares, quien le tuvo que ceder la titularidad a Casillas días antes de comenzar el Mundial de Corea-Japón 2002, tras cortarse el pie tras dejar caer una botella con loción.

Influencia de Campos

Antes de convertirse en profesional, Casillas fue testigo del boom de Jorge Campos, de quien ha copiado, en menor medida, la combinación de colores, pero sobre todo la manga corta o tres cuartos.

Campos ha explicado que jugaba con maga tres cuartos porque la manga larga estorba. “Todos se están arremangando”. Casillas confirmó la teoría al mostrar en varios partidos playeras con las mangas cortadas con tijeras en el vestidor.

Porteros legendarios: Iker Casillas, el arquero de los "cuatro dedos" que superó el despreciado del Bernabéu

Getty Images

Guantes de cuatro dedos

A partir de 2006, Casillas se convirtió en un portero único al jugar con un guante especial en la mano izquierda, el cual sólo tenía cuatro dedos.

Iker pidió a la empresa que lo patrocinaba un guante especial, pues en el Mundial de Alemania se dislocó un dedo, por lo tanto, para jugar y a la vez proteger el dedo lesionado, usaba un vendaje que le dejaba unidos los dedos anular y medio.

Porteros legendarios: Iker Casillas, el arquero de los "cuatro dedos" que superó el despreciado del Bernabéu

Getty images

“Soy como uno de los Simpons”, bromeó al presentar y explicar la modificación de su guante.

El adiós al Madrid

Casillas decidió dejar al Madrid tras los abucheos de la afición del Bernabéu. Una cámara captó el momento de mayor enojo durante un partido, después de realizar un despeje . “¡A tomar por el culo, hombre, de verdad qué pesados”.

“Lo que me estaba encabronando realmente era que jugando una liga como la estábamos jugando (con opciones de alcanzar el liderato del Barcelona) se estaban asentando más en mí”, confesó en una entrevista en la que aceptó que ese mal momento lo provocó la campaña de desprestigió encabezada por José Mourinho.

“Con el tiempo se darán cuenta del gran portero que tenían”, compartió Carles Puyol, el histórico capitán del Barcelona.

Iker no contuvo el llanto en la conferencia en la que anunció su despedida, tras la cual comenzó su última aventura, en Portugal, donde después de cinco temporadas, atajó un infarto, el cual terminó con su carrera, pero no con su vida ni con su leyenda.

Bonus: Curiosidades de Iker Casillas

-Tiene un short de uno de sus ídolos, Gianluigi Buffon, el cual usa como pijama.

-Pudo jugar para el Athletic de Bilbao, pues su padre es aficionado a dicho club vasco.

-Para evitar mayores gastos en sus padres, Iker solía colocarle parches a sus guantes cuando éstos se rompían.