¿Qué relación tiene Sandy Koufax con los Pequeños Gigantes de Monterrey?

¿Es posible que Sandy Koufax emulara a un pelotero mexicano? La historia del beisbol responde que sí y esto sucedió hace más de medio siglo.

Un día como hoy, pero de 1953 los Dodgers de Brooklyn firmaron al pelotero Sandy Koufax y a pesar de que le tomó tiempo consolidarse como una figura de la franquicia que posteriormente se mudó a Los Ángeles, ahora es considerado uno de sus grandes ídolos.

Koufax ganó la Serie Mundial cuatro veces, participó en siete Juegos de Estrellas, recibió un premio a MVP de la Liga Nacional, tres premios Cy Young, fue dos veces el Jugador más Valioso del Clásico de Otoño e ingresó al Salón de la Fama en 1972.

Pero más allá de sus logros colectivos e individuales con el equipo, tiene una curiosa relación con un equipo de mexicanos que participó en las Ligas Pequeñas de 1957: Los Pequeños Gigantes de Monterrey.

Los niños que sorprendieron en Estados Unidos

En 1956 el mánager César Faz formó una novena sin pensar que un año después, dejarían huella en la historia del beisbol. Aunque los niños que reclutó eran pequeños en estatura, tenían un talento envidiable con el que superaron a todo aquel que se cruzó en su camino.

Sin embargo, el camino no fue fácil. Y literalmente el camino porque para llegar a McAllen, Texas, donde comenzó su participación en las Ligas Pequeñas del 57, el grupo de los Industriales tuvo que caminar desde la frontera con Tamaulipas.

Primero enfrentaron y vencieron al conjunto de la Ciudad de México, siguieron McAllen, Mission, Weslaco y Western Brownsville. En medio de la incredulidad de los aficionados locales, los mexicanos emprendieron un nuevo viaje hacia Corpus Christi.

Ahí el rival en turno fue Houston, los despacharon por 6-4 y su siguiente triunfo se dio ante Waco por 13-1, así que la travesía continuó en Louisville, Kentucky en el torneo regional sureño. Con dos victorias más, llegó el momento de ir a Williamsport, Pensilvania.

La tarde del 23 de agosto de 1957 quedó marcada por la brillante actuación de Ángel Macías, Enrique Suárez, Mario Ontiveros, Norberto Villarreal, Ricardo Treviño, José Pepe Maiz y compañía. Sin saberlo, todos colaboraron para que Macías consiguiera un Juego Perfecto ante La Mesa.

Ángel Macías retiró a 18 bateadores, ponchó a 11 de ellos y con la colaboración de sus compañeros, ningún rival logró llegar a primera base; con ello, los Industriales se convirtieron en el primer equipo extranjero en coronarse en la Liga Infantil.

¿Por qué la relación con Sandy Koufax?

El mayor secreto del pequeño grupo de beisbolistas era sentirse cercanos a los profesionales de la época. Entre ellos se nombraban Sandy Koufax, Roy Campanella, Duke Snider y muchos más nombres del roster de los Dodgers de Brooklyn.

Sin imaginarlo, aquella victoria en Williamsport les abrió la oportunidad de conocer a personalidades como los presidentes Dwight D. Eisenhower y Adolfo Ruiz Cortines, pero también a sus ídolos del Rey de los Deportes.

Ángel Macías estuvo frente a frente con Koufax y de acuerdo con las diferentes versiones sobre esta historia, el pelotero nacido en Brooklyn aprovechó para recibir consejos del niño de 12 años de edad.

Casi 10 años después, en la temporada de 1965, Sandy también registró un Juego Perfecto pero lo consiguió ante los Cubs de Chicago. De acuerdo con AS, aquel es el mejor que se ha visto en la historia de las Grandes Ligas.

Los Industriales son leyendas

La hazaña de los Industriales de Monterrey es tan recordada por los fanáticos del beisbol, que incluso cuenta con dos películas que plasmaron su historia. La primera (1960) fue protagonizada por los mismos peloteros que viajaron a Estados Unidos y César Faz.

La segunda se estrenó el 16 de abril de 2010, se realizó bajo la dirección de William Dear y contó con actores como Jake T. Austin, Clifton Collins Jr., Moises Arias, Jansen Panettiere y Emilie de Ravin que recrearon lo sucedido.

A pesar de no contar con las figuras originales esta producción retomó muchas imágenes de lo ocurrido en los años 50, como la visita a Ebbets Field el 25 de agosto y a la Casa Blanca días después.

Esta no es la única historia deportiva que llegó a la pantalla grande, entre la realidad y la ficción la lista es muy larga, pero puedes encontrar algunas sugerencias aquí.

Top Relacionadas