Ya lo dicen por ahí: no creas todo lo que ves en internet. Y es que aunque en redes sociales podemos ver a los influencers siendo etéreos e inalcanzables, la verdad es que la mayoría de ellos y ellas son personas comunes y corrientes con defectos e inseguridades. Claro que a veces el exceso de filtros nos hacen creer lo contrario.

Pero si eso no los convence de que no deben pensar que todo lo posteado en redes sociales es real, entonces conozcan el caso de esta influencer japonesa que enamoró a miles de seguidores a través de su cuenta de Twitter, y quien en realidad es un hombre de 50 años que se ayudó de un filtro para inventar esta identidad.

Catfish nivel: Influencer japonesa resulta ser un hombre de 50 años con filtros
Foto: @azusagakuyuki

Una influencer japonesa enamoraba a todos sus seguidores con sus fotos

Se trata de la cuenta de @azusagakuyuki que fue creada en 2019 y en la cual una joven motociclista se dedicaba a postear fotos de ella después de los recorridos que hacía por varias partes de Japón. Y bueno, basta con ver su carita kermosa y tierna para deducir por qué muchas personas la seguían y admiraban a través de dicha red social.

O al menos lo hacían hasta que cierto día, los seguidores de esta chica vieron una foto que ella subió y donde aparecía adentro de un automóvil. La cuestión es que en el retrovisor del coche se observaba la imagen reflejada de un hombre, lo que hizo dudar a muchos sobre si la influencer realmente era quien decía ser.

Catfish nivel: Influencer japonesa resulta ser un hombre de 50 años con filtros
Foto: @azusagakuyuki

Pero en realidad era un hombre de 50 años con un filtro

Un programa de Japón llamado Monday Late Show se enteró del chismecito y no se quiso quedar con las ganas, por lo que comenzó una investigación que dejó a todos con la boca abierta. Y es que el show descubrió que la persona detrás de las fotos en realidad era un hombre de 50 años que utilizaba un filtro de Faceapp para parecer mujer.

En una entrevista con dicho programa televisivo el sujeto aceptó el engaño y dijo que todo lo hizo por likes, pues cuando posteaba fotos de él nadie lo pelaba y en cambio, cuando la supuesta chica aparecía en los tuit, los ‘me gusta’ llegaban de a montón y todos querían interactuar con ella (que en realidad era él, pero con una peluca).

No pues ni hablar, sin duda esta es la prueba máxima de que nunca podemos estar seguros de quien está detrás de un monitor o celular. ¡Este caso queda nominado al catfish más increíble de la historia!

https://www.youtube.com/watch?v=-b2GlBBuQ0M

Redactora de música, entretenimiento y noticias. Llevo siete años en medios de comunicación y he tenido la oportunidad de conocer, entrevistar y escuchar en vivo a mis artistas favoritas. More by Stephania Carmona

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook