Un 27 de junio de 1980, “Love Will Tear Us Apart” llegó para mostrarnos a un Ian Curtis acabado por sus constantes crisis epilépticas, una depresión y un punto sin retorno de su matrimonio con Deborah Woodruff. La canción por sí sola, logró tener un gran impulso debido a esa oscuridad perteneciente a Joy Division que, con tan solo dos álbumes de estudio, se convirtió en uno de los estandartes del post-punk pero también, en una banda cuyo misticismo provenía del suicidio de Ian.

Grabada en Strawberry Studios en 1973, “Love Will Tear Us Apart” tiene por letra una retrospectiva en la que Ian habla de su matrimonio fallido con Deborah, quien de hecho, mandó poner como epitafio precisamente el título de esta canción en la lápida de Curtis. 

¿Pero por qué es tan mítica y genial al punto de repercutir en la cultura moderna? Lo iremos desglosando en pequeñas dosis a continuación.

39 años de “Love Will Tear Us Apart”, la canción de Joy Division que repercutió en la cultura moderna

Foto: Especial

¿Cuándo fue que Joy Division tocó por primera vez la canción?

Dentro de los rumores que corren en torno a la primera vez que sonó “Love Will Tear Us Apart”, está una en la que supuestamente Joy Division la interpretó mientras estaban de gira con Buzzcocks, sin embargo, en ningún registro aparece como parte de algunos live shows que dieron en septiembre de 1979. 

A pesar de que lo anterior jamás fue confirmado, cierto es que en otros registros, “Love Will Tear Us Apart” aparece como parte de un concierto en Bruselas el 16 de octubre de 1979. Ese concierto fue promovido por Annik Honoré y además de Joy Division también actuó Cabaret Voltaire.

Aunque existen ambas versiones que poco a poco se han trasformado en rumores de rumores, cierto es que este track, incluido como parte de la compilación Substance, llegó tan solo unos meses después de que Ian se suicidara en la cocina de su casa. 

El misticismo en torno a “Love Will Tear Us Apart”

Comencemos con ser simples y directos: el éxito de Joy Division residió en el suicidio de Ian.

En esa época, la banda ya se encontraba con una sólida base de seguidores del post-punk gracias a sus letras oscuras y sonidos. También está el hecho de que su música era la fiel representación de una juventud triste y en contra del gobierno británico. Las cartas estaban puestas sobre la mesa pero, el éxito como tal, llegó a la par del morbo.

El suicidio de Ian Curtis era como la crónica de una muerte anunciada, pero cuando ocurrió la prensa no podía creer lo que había ocurrido. Todos quisieron tomar fotos del momento, de la casa, de la cocina. Ian había pasado a unirse a la lista de jóvenes músicos altamente talentosos pero atormentados por sus males como Jim Morrison, Jimi Hendrix o Janis Joplin, quienes murieron igualmente siendo jóvenes.

“Love Will Tear Us Apart”, la canción de Joy Division que repercutió en la cultura moderna

Foto: Especial

En el caso de “Love Will Tear Us Apart”, tras ser lanzada luego de su muerte, sirvió como la representación perfecta la decadencia tanto física como anímica de Curtis. 

Prueba fiel es el video grabado por Joy Division un 25 de abril de 1980 en el estudio de TJ Davidson, lugar donde la banda había ensayado en sus inicios. El clip abre con el nombre de Ian Curtis rascado sobre una puerta, y aunque era seguido de un mensaje un tanto perturbador igualmente grabado en la puerta, al final se decidió que se eliminara para dar paso a la banda interpretando la canción.

La genialidad “Love Will Tear Us Apart”

Más allá de datos meramente históricos, cierto es que la genialidad de “Love Will Tear Us Apart” radica en que es dinámica gracias a la voz profunda y contemplativa de Ian Curtis, quien prácticamente va contracorriente de la base melódica a cargo de los teclados, batería y guitarras. La canción es glacial, pero al mismo tiempo es una balada de desamor imperecedera. Es lenta al punto de incluso sonar a una canción folk, pero gracias a esa oscuridad de los teclados, se mantiene la conciencia de que todavía estamos en el auge del post-punk, etapa que terminó en 1984.

En palabras de Simon Reynolds en su libro dedicado al post-punk, Rip It up And Start Again, hace una observación similar respecto a esta canción de Joy Division, pues dice que específicamente en este track, se capta una dinámica distinta a la ya conocida de la banda. “El canturreo de Curtis, el bajo de Peter Hook y el teclado de Sumner suenan iguales al unísono, es una melodía decaída y tímida en la que se escabullen los golpeteos de batería sin descanso de Stephen Morris”. 

“Love Will Tear Us Apart”: la canción de Joy Division que repercutió en la cultura moderna

Foto: Especial

Aunado a todo esto aparece la melancolía, una suma tristeza y depresión a la hora de ejecutarse. Aquellos que pudieron presenciar la energía de Joy Division y especialmente, la de Ian Curtis, percibieron algo oscuro, visceral, un sentimiento de desesperanza que hasta cierto punto, llegó a debilitar al creador de esta letra tan profunda y triste como el título mismo.

Tal como Reynolds lo señala en su libro, los años del post-punk ocurrieron precisamente en la época del Tatcherismo, una política que buscaba minimizar el papel del estado, promover la baja inflación y el libre mercado a través de un estricto control de la oferta monetaria, privatizaciones y limitaciones en el movimiento obrero. 

Entonces, con una juventud que buscaba expresarse de alguna u otra forma contra el gobierno y que tenía como referencia a bandas como los Sex Pistols y Buzzcocks—padres del punk rock—, llegaron estos chicos que no hablaban del entorno, sino de situaciones más personales, de la depresión, la ansiedad, la epilepsia, el desamor…  Así fue como surgió una nueva forma de crear música, de traer a la mesa el post-punk y una canción imperecedera como “Love Will Tear Us Apart”. 

“Love Will Tear Us Apart”, la canción de Joy Division que repercutió en la cultura moderna

Foto: Getty Images

El legado de Joy Division en la cultura moderna

  • Cine

“Love Will Tear Us Apart” se convirtió en el himno que debía ser escuchado y cantado por las masas. Esa canción cuyo bajo corre a cargo de Peter Hook, y con una potente batería a cargo de Stephen Morris, años más tarde fue la encargada de cerrar el ciclo de Ian Curtis en la película-documental Control.

Como parte de la historia de dicho filme, se coloca a un músico atormentado que de manera súbita salta a la fama. Un esposo y un padre que al final, sucumbe ante sus propias enfermedades y cuyo legado, más allá de una hija, es la música.

Precisamente es por eso que Control, bajo la dirección y fotografía de Anton Corbijn y co-producida por Deborah, viuda de Curtis,Anthony H Wilson —jefe de Factory Records, disquera encargada de representar a Joy Division— nos ofrece un toque fresco y cercano de Ian Curtis, es una manera —y una muy triste— de mantener su legado musical pero ahora en el cine.

De igual forma esta canción ha servido para momentos clave tanto en el entretenimiento como en otras películas. Algunos ejemplos son el séptimo episodio de la quinta temporada de Criminal Minds o en la película The Time Traveler’s Wife, donde aparece Broken Social Scene interpretándola. 

  • Música

En 1980 NME la nombró como Single del Año, y posteriormente, en 2002, la enlistó en “El mejor single de todos los tiempos”. Por su parte Rolling Stone la incluyó en el lugar 179 dentro del listado de “Las 500 mejores canciones de todos los tiempos”. 

Actualmente este single cuenta con casi 126 millones de reproducciones en Spotify, y más de 53 millones de visualizaciones en YouTube. Es el himno por excelencia del post-punk y los corazones rotos o relaciones fallidas; el principal sencillo al momento de hablar de Joy Division, que apenas en 2015 lanzó una versión remasterizada tanto de la canción como del video.

De hecho, cada que New Order da un concierto, cierra (al menos en la mayoría) con esta canción y con la proyección de una imagen detrás de sí con la leyenda “Joy Division forever”. Es así como cada uno de los miembros de la banda le rinden tributo a su amigo y compañero, Ian Curtis.

También ha tenido numerosos covers a este tema de Joy Division. Los más conocidos son los siguientes:

David Bowie

The Cure

Thom Yorke como parte de Atoms for Peace

Depeche Mode:

José González

Nouvelle Vague

Paul Young