Vivimos en una época que exige inmediatez, velocidad, incluso en el arte, cada vez es más raro encontrar canciones de éxito comercial que excedan los estándares radiales de los tres minutos y medio; eran estas ideas las que cruzaban nuestra mente cuando se nos ocurrió hacer un breve tributo a las canciones menos breves en las que pudiéramos pensar.

Desde el principio supimos que la tarea terminaría por estar incompleta, ya que tendríamos que enumerar un sin fin de canciones de música progresiva y un sin número de piezas de música clásica, así que decidimos ser un poco más caprichosos al momento de elegir las canciones que aquí les presentamos y no hacer la lista sólo por su duración, sino por su importancia en la historia de la música o su particular estética.

Teniendo esto en cuenta, al fondo de esta nota incluimos una playlist abierta para que todas las canciones muy extensas de Yes, Genesis, Led Zeppelin, King Crimson, Dream Theater y cualquier proyecto que crean que vale la pena incluir sean añadidas y si alguien se siente valiente lo escuche completo en algo así como una semana.

1. “Marquee Moon” – Television (638 seg)

La piedra angular de la obra maestra y mayor legado de Television. Aún cuando esta canción es la más larga del disco, probablemente sea la más memorable del álbum y de alguna forma extraña la más digerible, a pesar de que el solo central de guitarra dura más de tres minutos y el interludio instrumental completo se acerca a los cinco, el track y su peculiar estructura operan dentro de su propia y brillante estética.

2. “The End” – The Doors (703 seg)

Por supuesto en esta lista teníamos que incluir a los reyes de las canciones psicodélicas, y qué mejor que usar el track final de su mítico primer álbum que incluye el famoso, censurado y edípico discurso en el que Morrison canta: “Father, yes son? I want to kill you. Mother, I want to fuck you!”

3. “The Gumbo Variations” – Frank Zappa (774 seg)

En este lugar de la lista podríamos poner muchas de las obras del maestro Zappa, incluso varias de su trabajo con The Mothers of Invention, pero decidimos incluir “The Gumbo Variations” porque, además de considerarla como una de las mejores piezas de uno de los mejores discos de Zappa, contiene una contundentes y larga prueba del gran dominio que tenía este genio de la música en la guitarra.

4. “Babe I’m on Fire” – Nick Cave & The Bad Seeds (885 seg)

Esta canción sí está aquí más por un capricho que por otra cosa, pero bueno, cualquiera canción que dure más de 10 minutos tiene mucho de caprichosa ¿no? así que creemos que cabe dentro del concepto de la nota. Además la melodía es increíble, la banda increíble ¿por qué no tocarla y bailar durante 14 minutos y 45 ininterrumpidos segundos?

5. “Sister Ray” – The Velvet Underground (1,050 seg)

Como dijimos antes, quisimos abarcar más géneros musicales y no sólo hacer un recuento de las canciones más largas del rock progresivo, así que en este esfuerzo creímos importante darle espacio a los maestros del noise rock y la canción que grabaron en una sola toma y que sirve como cierre de uno de los discos más experimentales y transgresores que la banda neoyorquina se permitió hacer.

6. “2112” – Rush (1,234 seg)

Este disco y la canción de más de veinte minutos que le da nombre son probablemente los primeros grandes clásicos de la banda canadiense y una parada obligada para los amantes del rock progresivo, los cuales no habríamos conocido si, tras el fracaso comercial que fue Caress Of Steel, el grupo le hubiera hecho caso a su disquera cuando les pidieron que abandonaran las canciones conceptuales.

7. “Shine On You Crazy Diamond” – Pink Floyd (1,534 seg)

Esta épica obra maestra del rock está dividida en dos partes en el noveno álbum de Pink Floyd, pero fue compuesta como una sola gran canción dedicada al mítico fundador de la banda, Syd Barrett, el cual -cuenta la leyenda- estaba tan cambiado (gordo, calvo y con las cejas rapadas) que se tardaron varias horas en reconocerlo.

8. “Thick as a Brick” – Jethro Tull (2,628 seg)

Sabemos que A Passion Play es más larga que el disco/canción que citamos aquí, pero la importancia de este álbum en la carrera de Jethro Tull es mucha como para dejarlo pasar. En teoría esta canción está en dos partes -en ocho según la versión digital del 40 aniversario-, pero al igual que la anterior composición de Pink Floyd, está pensada como una gran y solitaria pieza que adapta la epopeya escrita por un inexistente niño genio de ocho años.

9. “7 Skies H3” – The Flaming Lips (86,400 seg)

Y ya para irnos a las ligas mayores de la duración, les presentamos -si es que no la conocen- la composición de 24 horas de duración que hicieron los Flaming Lips.

Por su masiva extensión esta canción tuvo que ser reducida a una versión de 50 minutos, divididos en 1o piezas para poder ser vendida en un LP especial para el Record Store day, pero la versión de 1,440 minutos existe en 13 discos duros que están incrustados en cráneos humanos reales -como los de la imagen de portada- que la banda vendió en 5,000 dólares cada uno.

10. “Organ²/ASLSP” – John Cage  y “Longplayer” – Jem Finer (31,556,926,000 seg)

No pudimos escoger entre estas dos composiciones así que optamos por poner ambas ¿por que? porque las dos superan por mucho a cualquiera de las antes citadas en esta lista ¿por cuanto? Pues algo entre 600 y 1,000… años.

Así como lo leen muchachos, “Organ²/ASLSP” es una adaptación de la obra del maestro John Cage, “Organ²/ASLSP” que tiene la indicación de ser tocada “tan lento como sea posible,” y como a los músicos les encanta teorizar, llegaron a la conclusión de que un órgano puede tocar una nota casi indefinidamente, y fue así que se decidió construir un instrumento que toque constantemente esta obra durante no más ni menos que 639 años. La pieza comenzó a tocarse en el 2001 en la iglesia de St. Burchardi en Halberstadt, Alemania.

Una composición similar es la de Longplayer, compuesta por Jem Finer y que ha sido tocada por una computadora durante los último 15 años en el Trinity Buoy Wharf en Londres y terminará el último minuto del 31 de diciembre del 2999 sólo para volver a comenzar su ciclo de 1,000 años y terminar el 31 de diciembre de del 3999 y así y así sin fin.

Aquí les dejamos un fragmento de los 1,000 minutos de la obra que fueron tocados en vivo en The Roundhouse en Londres.

Aquí pueden añadir las canciones largas que creen que faltaron y escucharlas la próxima vez que tengan mucho, mucho tiempo libre: