Como dicen en el comercial ‘Abonos chiquitos para pagar poquito’. Así pretende ayudar el gobierno a cerca de 23 mil jóvenes que desean estudiar una licenciatura o un posgrado en una institución privada, y no cuentan con los recursos para hacerlo.

Esto lo anunció el presidente Felipe Calderón durante la presentación del Programa de Financiamiento de la Educación Superior, en un acto en el Tec de Monterrey de la capital regiomontana.

¿Cómo funcionará esto?

-Quienes estén interesados en usar este crédito para estudiar la licenciatura tendrán un financiamiento de hasta 215 mil pesos. En el caso de los posgrados la cobertura será de 280 mil.

-Para acceder a este sistema no se necesitan garantías hipotecarias, únicamente ser mexicano, ser aceptado en alguna de las universidades inscritas al plan, tener el aval de un familiar o tercera persona y mantener un buen promedio.

-Los estudiantes tendrán que liquidar el préstamo en 15 años y medio, y contarán con una tasa preferencial del 10%. (Para adquirir un auto la tasa es del 13.5% al 14.5% y el del Infonavit del 4 al 10%).

-Los jóvenes pagarán los intereses del préstamo mientras estudian, y al concluir tendrán seis meses para conseguir empleo y comenzar a liquidar el resto. El objetivo del Ejecutivo Federal es que los egresados no destinen más de 30% de sus ingresos a pagar el crédito universitario.

-Los créditos serán respaldados por Nafinsa y en ellos participarán 21 instituciones privadas de educación superior. Los bancos participantes serán Santander, HSBC, Bancomer, Afirme y Financiera Educativa de México.

Con esta medida se pretende evitar la deserción escolar, una de las piedras angulares de problemas como la delincuencia, así lo comentó Felipe Calderón: “Los muchachos caen más fácil en las garras de las adicciones (…) y en las redes de reclutamiento de la criminalidad. Gran cantidad de jóvenes que se integran a las redes criminales son utilizados como carne de cañón, son los que encuentran un desenlace fatal en esta incorporación. Necesitamos una sociedad que brinde oportunidades”.

Obviamente, cualquier iniciativa del gobierno que permita que los jóvenes continúen sus estudios siempre será aplaudida, más cuando las instituciones públicas de nivel superior no se dan abasto con la alta demanda que tienen. Pero seamos realistas, al terminar sus estudios los egresados no sólo se enfrentarán a la tradicional problemática de integrarse al mundo laboral, sino que lo harán ya con una pesada deuda a sus hombros.

Encontrar trabajo es de lo más complicado en la actualidad, mucho más tener un sueldo competitivo que permita ir construyendo los cimientos de un futuro y a la vez, pagando lo que se debe.

Ahí está la opción, esperemos que quienes la tomen la aprovechen, y a la larga no sea un mecanismo de endeudamiento más.

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook