MUY BUENAS TARDES MI GENTE, MIRE YO NO LE VENGO A ROBAR NI A QUITAR SUS PERTENENCIAS QUE CON TANTO SACRIFICIO PUDIERON COMPRAR. MUCHO MENOS LE VENGO A SACAR UNA PISTOLA PARA DESPOJARLO DE SUS BIENES. SOLO VENGO A PEDIR UNA PEQUEÑA AYUDA PORQUE ACABO DE SALIR DEL RECLUSORIO Y PREFIERO AGACHARME Y PEDIR UNA MONEDA QUITARLE SUS COSAS. MUCHAS GRACIAS MI GENTE Y QUE LLEGUEN CON BIEN A SUS HOGARES, RECUERDEN QUE SIEMPRE HAY ALGUIEN EN CASA ESPERÁNDOLOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS“… *léase con voz intimidante casi gritando como en un asalto* no pues, así por las buenas, claro que le doy dinero, señor, es más, tome mi celular y mi reloj.

¿A quién no le han metido un sustito de aquellos en el transporte público? Pocos son los afortunados usuarios a los que nunca les han aplicado el ya famoso “¡ESTO ES UN ASALTO! … PERO DE CONCIENCIA”, y a raíz de ello, el diputado del PRD, Víctor Hugo Lobo, informó que presentará una iniciativa para reformar el Código Nacional de Procedimientos Penales, y así poder erradicar esta ‘modalidad’ de asalto en la CDMX, también conocido como ‘asalto psicológico’.

Y es que imagínense, según el mismo diputado, para el 3 de enero del año pasado, las cárceles de la CDMX habían liberado a 27 mil 732 personas… y pues no es de extrañarse que este tipo de asalto vaya en aumento. Se sabe de lo complicado que es para los exreos encontrar empleo, pues aún con los programas de reinserción social que existen en nuestro país, aún hay mucho trabajo por hacer en este tema.

reinsercion-social-prision-seguridad-tres-ideas

Según el diputado Víctor Hugo Lobo Román, el propósito de esta reforma es erradicar estos tipos de “discursos amenazantes e intimidatorios”, pues afirma que estas prácticas las aprenden dentro de las cárceles, junto con otros tipos de extorsiones.

Es común escuchar a los asaltantes decir que vienen saliendo de un reclusorio y que prefieren pedirles unas monedas en lugar de portar un arma y hurtarles sus carteras, celulares, relojes y demás prendas. Lo que ponen en práctica con este tipo de acciones, es lo aprendido en las cárceles convertidas en verdaderas universidades del crimen”, informó.

Con información de Milenio