Tras permanecer 27 meses preso en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, recientemente la defensa del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán escribió al juez del caso, Brian Cogan, para que considere las condiciones de reclusión en las que vive.

De acuerdo con la carta, el Chapo permanece encerrado completamente en aislamiento en condiciones que violan la octava enmienda, con relación a un castigo cruel e inusual.

¿Qué solicitan?

Los abogados del capo solicitan al juez Cogan que le permita al Chapo tener al menos dos horas de recreación al aire libre por semana, agua embotellada cada semana y tapones para oídos para aliviar su dolor en los oídos y ayudarlo a dormir.

Recordemos que desde que llegó a esa prisión en Nueva York, sus abogados denunciaron que las condiciones en las que vivía eran demasiado estrictas.

Mencionaron que el Chapo permanece encerrado durante 23 horas al día en una unidad especial, no le permiten visitas, solo tiene unas cuantas horas al aire libre a la semana, etc.

Incluso durante su juicio, el Chapo solicitó al juez que le diera chance de abrazar a su esposa, Emma Coronel. Solo era un saludo breve y “momentáneo” a su esposa, mismo que le fue negado.