Stef van der Bijl convirtió un clásico Rolls Royce en una verdadera máquina de fiestas. Así es, este hombre le agregó a una vieja y obsoleta versión del Rolls un bar, una cabina para un DJ, nueva pintura, y más.

Se trata de un re-diseño completo. Stef, conocido por su previo trabajo (una camioneta VW convertida en una cabina móvil para los DJ) utilizó un viejo modelo del Rolls Royce de 1977 y pasó dos años preparando esta nueva versión.

Este coche, llamado “The Lady of Luxury” por su creador, cuenta con un bar que puede resguardar más de 21 botellas de champaña. Por otra parte, el sistema de audio que se adhiere a la cabina para DJs, cuenta con cinco amplificadores y 16 bocinas.

Si están pensando “esto suena ilegal”, pues en realidad, el coche posee todos los permisos para poder estar en las calles. Además, Bijl no cambió el motor original, un V8 de 6.75 litros.

Stef comentó: “el autobús-cabina para DJs fue un éxito entre los hippies, pero el Rolls Royce remodelado es el mejor ícono para los ricos y famosos.” Sin embargo, el diseñador no planea poseerlo por mucho tiempo, dado que lo está vendiendo por 210,000 libras, que utilizará para pagar su siguiente creación.