Esta mañana durante la conferencia diaria matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que en este proceso de revisión e inspección para evitar el huachicoleo, se encontró una toma clandestina en la Refinería Ing. Antonio M. Amor, misma que se encuentra en la ciudad de Salamanca, en el estado de Guanajuato.

Se trataba de una instalación clandestina que iba de los tanques de gasolina hacia un depósito que se encontraba afuera de la refinería, todo gracias a una manguera de nomás 3 kilómetros.


Es importante mencionar que desde el día de ayer elementos del Ejército ingresaron a las instalaciones de la refinería Ing. Antonio M. Amor para asegurarse que los empleados estuvieran cumpliendo con el plan en contra del robo de combustible implementado por el gobierno federal.

De acuerdo con Proceso, los militares hicieron acto de presencia en los turnos de las 7 y 8 de la mañana. Se sabe que los trabajadores, así como sus mochilas y pertenencias, eran revisados por los soldados al ingresar.

En este sentido, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, confirmó que los militares estaban haciendo revisiones del personal, así como de las válvulas, los flujos y las facturas de las pipas que salen de las instalaciones.

En cuanto al desabasto en la entidad, el gobernador explicó que intentaron reabrir el ducto para que se regularizara el abasto pero tuvo que ser cerrado nuevamente porque se presentaron problemas.

Recordó además que cuando tomó posesión como gobernador había 120 tomas clandestinas que permanecían abiertas y Pemex “no hacía nada”. Además, hay que agregarle las pipas que salían de la refinería sin facturar. Este fin de semana, de las 415 gasolineras que existen en el estado sólo funcionaron 115.