Foto: Disney

¡La trivia de Los Simpson más difícil en la historia! (Parte 2)

Los Simpson se pueden describir de mil maneras. Primero como esos personajes amarillos y de siluetas extrañas que surgieron gracias a  la creatividad de Matt Groening, un animador cuyo ingenio jamás esperó que trascendiera de la forma en la que lo hizo. Y en segundo lugar, para no extendernos en esta parte, Los Simpson, durante 30 años, han sido todo un fenómeno cultural de la televisión que va mucho más allá del entretenimiento para convertirse en una crítica seria de lo que representa la sociedad en el tiempo.

A lo largo de 30 temporadas –las cuales arrancaron un día como hoy pero de 1989– nos encontramos con sátiras de la sociedad estadounidense que se narran a través de la cotidianidad de una familia de clase media y sus conocidos en un pueblo  (casi surrealista) llamado Springfield. Como bien mencionamos, la cotidianidad es una de las características clave de estos personajes, pero resaltando en cada uno de sus días y acontecimientos el hecho de que son todo menos comunes: son ridículos, irónicos, contradictorios… son americanos.

Este año, la famosa serie llega a las tres décadas y es de ahí que nos encontramos con múltiples capítulos que, sin pensarlo, resultaron más de 600 episodios que resultaron incluso predicciones de algunos acontecimientos de la actualidad que pensamos serían irreales. Por ejemplo, la presidencia de Trump. Las sátiras eran sutiles, poco visibles y con un humor negro que para muchos resultaba hilarante y para otros difícil de digerir; sin embargo, esto hizo que Los Simpson fuera el pionero en este tipo de humor animado que más tarde pasó a ser replicado en otras producciones como Padre de familia, Rick and Morty, Futurama y más.

Ahora bien, tú eres el sabio que conoce a Los Simpson mejor que a su propia familia o a sí mismo. Lo demostraste en nuestra primera trivia (que pueden ver dando clic aquí), y por supuesto esto no representó un gran reto. Ahora tienes la segunda parte que, creemos, es quizá un poco más confusa, pero nada catastrófico para ti… ¡A darle átomos!