Desde hace tres años, Jon Favreau comenzó a trabajar en la nueva versión de El rey león, uno de los clásicos animados más populares cuya primera versión (aunque en realidad la historia original salió entre 1599 y 1601 con Hamlet de William Shakespeare) salida a mediados de 1994. Favreau disfrutaba del éxito del remake de El libro de la selva, cuando Walt Disney Pictures le encargó traer de vuelta a Simba, Mufasa y compañía. 

No fue, ni es tarea fácil. Como mencionamos, estamos hablando de una historia conocida y  de una película animada que le ha dado varias lecciones a distintas generaciones a través de la valentía y honestidad de Mufasa, la fidelidad de Zazú, Timón y Pumba, la fuerza de Nala y la vulnerabilidad de Simba sin olvidar aquellas escenas épicas que marcaron un antes y un después en nuestras vidas. 

Entonces, ¿cómo trabajar con El rey león y las bondades de la tecnología? Todas las producciones “viejas” que Disney ha traído de vuelta como las dos entregas de Alicia en el país de las maravillas, Cenicienta, Maléfica, El libro de la selva, Dumbo, Aladdín, La Bella y la Bestia, Mary Poppins Returns, Christopher Robin, se consideran live action por mezclar a personajes humanos con personajes (animales, por ejemplo) construidos a través de animación CGI. 

Como recordamos, El rey león es una especie de fábula ambientada en la sabana africana, sin intervención de humanos; sin embargo, la presencia de personajes reales no definen al live action, y por ende, no definen en su totalidad al remake de El rey león de Favreau. A juzgar por los avances y las reacciones de todos aquellos que ya tuvieron la oportunidad de ver el filme, esto se debe considerar al bajar a una sola definición El rey león

  • Es una película más CGI que live action.
  • Está menos animada que la original, pero sigue siendo un trabajo de animación.
  • La producción corrió a cargo de Walt Disney Pictures (encargado de todos sus live action), comercializando la película desde un principio como tal.

Scar, Mufasa y Zazu en el remake de ‘El rey león’ de 2019.

Considerando estos dos puntos, la confusión de las audiencias y los medios es completamente comprensible. Pero para resumir y ser más claros, El rey león es un trabajo animado de CGI fotorealista que utilizó, según Sean Bailey (responsable de todas estas producciones), técnicas que “tradicionalmente son de animación, y otras técnicas que son live action”. 

Es un híbrido que mezcla distintas tecnologías y formatos de live action, pero con la ventaja del fotorrealismo que el CGI puede ofrecer. El rey león de Favreau es impresionante. Basta con ver el primer avance para descubrir detalles sumamente específicos en el rostro de Rafiki, como si fuera real aunque no lo es (y se note… ¿acaso es esto una desventaja?). 

Tuvimos la oportunidad de ver El rey león en la función antes del estreno y visualmente es impresionante, la tecnología ha logrado simular y ser lo más fiel posible con unos paisajes de documentales de naturaleza. Favreau ha dicho que sólo una toma de la película, es un paisaje natural… Ni qué decir de la reconstrucción de animales imponentes como los leones y las hienas, que a su vez no dejan de parecer animaciones (aunque sí caricaturas). De este modo, es completamente válido pensar y decir que El rey león es un live action. El mismo Bob Iger, el CEO de Disney, lo dijo en 2018 cuando más detalles del filme fueron revelados: “el próximo live action de ‘El rey león’”. 

La mezcla de CGI de live action y las animaciones tradicionales, representan una nueva forma de filmar, y Disney es responsable de esta tecnología y de todas sus posibilidades. La compañía ha liberado varias producciones en este formato, algunas mencionadas con anterioridad a las que se suman proyectos a futuro como Maléfica 2, Mulan, La dama y el vagabundo (para Disney+), La sirenita y otros tantos que son rumores como Cruella, El jorobado de Notre Dame y Blanca Nieves

En otras palabras, la lista A de clásicos animados de Disney está llegando a su fin. Sí, todavía queda Pocahontas, Tarzán y Hércules, pero la realidad es que en 10 años, aproximadamente, ha liberado casi una decena de estas producciones que han sido un éxito en taquilla, pero han dividido opiniones respecto a la necesidad de volver a verlas en pantalla y la pregunta de oro: ¿en algún momento Disney comenzará a utilizar esta tecnología en historias originales?