A principios de los 2000, muchas de las bandas que conocimos en la década de los 90 se encontraban en una etapa crítica. El cambio de siglo hizo que viéramos nacer a grandes artistas, que nos entregaron discos que marcaron a muchas generaciones. Desde los Libertines, pasando por Kendrick Lamar y hasta Lady Gaga, estos 19 años nos han dejado canciones que se volvieron parte de nuestro ADN musical. 

Recientemente el periódico inglés, The Guardian publicó su lista con los 100 mejores discos que han salido en lo que va de este siglo y, nos sorprendió bastante la selección tan especial que hicieron ya que está dominado por álbumes de rap y el rock se quedó un poquito de lado, aunque está bien representado, cabe aclarar. Por acá les dejamos los 10 mejores álbumes que se han publicado en lo que va de este siglo. 

10. Frank Ocean – Blonde

Aunque no fue tan pegajoso como lo fue su álbum debut, Channel Orange, en 2016 Frank Ocean sacó el disco más ambicioso de su carrera, Blonde. Es muy complicado encasillarlo en un solo género, porque en él escuchamos pasajes de neo soul, pop psicodélico y R&B alternativo, es justo eso lo que lo hace demasiado peculiar.

Para este álbum, el músico trabajó con muchos artistas, del tamaño de Pharell Williams, André 3000 de OutKast, Rostam Batmanglij de Vampire Weekend y Tyler, The Creator, todos bajo la producción de Danger Mouse. El resultado fue un material que lo colocó como una de las mentes creativas más importantes de la actualidad.

9. Beyoncé – Beyoncé 

En 2013, Beyoncé comenzaba a tomar el trono del pop, actuando en el medio tiempo del Super Bowl 47 y lanzando su álbum homónimo. Inspirada en la feminidad y la sexualidad conyugal, para este disco la cantante trabajó con un arsenal de artistas como Justin Timberlake, Timbaland y su propio esposo, Jay-Z, quienes lograron aportarle algo nuevo al sonido de la cantante.

El disco fue todo un éxito, gracias a rolas como “Drunk in Love” y “XO”. Después de “Single Ladies” muchos pensaron que Beyoncé no podía hacer algo más interesante, pero gracias a un paso arriesgado logró superar su hit fácilmente.

8. Arctic Monkeys – Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not

2006 fue un año decisivo para la música, muchas bandas se dieron a conocer, pero en específico, un grupo de jóvenes de Sheffield lanzaban su primer álbum de estudio, el 23 de enero, el mundo conoció a los Arctic Monkeys. Con guitarrazos duros y letras sinceras sobre vivencias adolescentes, Alex Turner y compañía lograron tener uno de los mejores discos del año, ganando reconocimiento como el Mercury Prize y Mejor Disco Británico en los Brit Awards.

Gracias a canciones de alto calibre, como “When The Sun Goes Down”, “I Bet You Look Good On The Dancefloor”  y “A Certain Romance”, la banda logró encaminarse a la cima del rock mundial. 

7. The Streets – Original Pirate Material 

Mike Skiner y su proyecto, The Streets, llevaba varios años cocinándose en la escena alternativa, pero fue hasta 2002 cuando lanzaron su primer disco, Original Pirate MaterialEn él, Skiner nos adentraba a su mundo de indie hip hop, lleno de canciones con un sentido del humor ácido y voraz, utilizando un lenguaje coloquial y hasta rapeando cuando era necesario, narrando la vida inglesa cotidiana de principios de siglo.

Dentro de este disco vienen rolas que se han convertido en clásicos, como “Let’s Push Things Forward” con Kevin Mark Trail –quien más tarde formaría parte de la banda–, “Weak Become Heroes” y la enorme “Don’t Mug Yourself”.

6. Dizzee Rascal – Boy in da Corner

El hip-hop tuvo un revival enorme a principios del siglo XXI. Entre todos esos artistas, Dizzee Rascal se lleva mención honorífica por grabar uno de los discos más densos que hemos escuchado en mucho tiempo en este género. En 2001, el rapero lanzaba su debut, Boy in da Corner, el cuál esta completamente influido por el grime, género que mezcla las bases del rap con elementos dance, haciendo de este disco uno de los más vanguardistas dentro de todo este movimiento. 

Haciendo letras divertidas pero certeras, Dizzee Rascal se ganó el respeto y sobre todo, la credibilidad como uno de los artistas más innovadores en la industria. Si tienen ganas de escuchar otra clase de hip-hop, no duden en echarse este disco completito.

5. LCD Soundsystem – Sound of Silver

Ya estamos entrando a las ligas mayores, y no hay mejor manera de hacerlo que con uno de los álbumes donde James Murphy se abrió por completo, entregando uno de los mejores discos de su carrera. Sound of Silver es el reflejo del momento creativo por el que pasaba el músico con este proyecto, donde reflexiona sobre su identidad como habitante de Nueva York y llevando todos esos pensamientos a la pista de baile.

Rolas como “All My Friends” y “New York, I Love You But You’re Bringing Me Down” los hicieron una banda sumamente popular y caaasi de culto. James Murphy y compañía sacaron lo mejor para este álbum.

4. Kendrick Lamar – To Pimp a Butterfly

Casi todo el mundo conoce a Kendrick Lamar por el grandioso HUMBLE, pero antes de que ese disco viera la luz, el rapero de Compton lanzó To Pimp a Butterfly. En él, Kendrick hace una espectacular mezcla entre el neo-soul, el jazz y un funk sumamente pegajoso y tomando como influencias a artistas que lo marcaron musicalmente como Tupac Shakur y Flying Lotus.

El disco en sí es una carta de amor de Kendrick para su ciudad, reconociendo todo el arte que hace la gente con la que convivió a diario por años. Gracias a este disco, el rapero estuvo en la mira del mundo. 

3. Kanye West – My Beautiful Darked Twisted Fantasy

Antes de que le entrara con todo al mundo de los sneakers y la ropa deportiva, Kanye West nos mostró de lo que era capaz de hacer con su cuarto disco, My Beautiful Dark Twisted Fantasy. Aquí, Mr. West no se guardó absolutamente nada, con colaboradores tan diversos que le dieron una nueva onda sonora a su música.

Desde Bon Iver hasta Nicki Minaj y con samplers de King Crimson y Aphex Twin, Kanye demostró que podía hacer cosas sumamente interesantes y sobre todo, que su creatividad no se limitaba a unos cuantos discos. Vaya que nos quedó muuuuy claro. 

2. The Strokes – Is This It

A principios del siglo y con el britpop casi extinto, una banda sacudió al mundo gracias al sonido tan peculiar que presentaron, no inventaron absolutamente nada pero nos recordaron que el rock estaba agonizando y afortunadamente ellos estaban ahí para rescatar la esencia de este género. Estamos hablando del Is This It, el disco debut de The Strokes. ¿Qué más podemos decir de esta joya que nos entregó Julian Casablancas, Nick Valensi, Albert Hammond Jr., Nikolai Fraiture y Fabrizio Moretti?

Es un álbum de rock completo lleno de clásicos como “Last Nite”, “Someday” o “Hard To Explain”. En Is This It, la banda mostró que no era necesario tener una mega producción para hacer rolas con las que todo el mundo se pudiera identificar. Una DISCAZO de principio a fin. 

1. Amy Winehouse – Back To Black 

En el primer lugar tenemos la obra maestra de Amy Winehouse, considerado por muchos uno de los discos que marcó a una generación. Despidiéndose un poco de los sonidos pop que había presentado en Frank y clavándose un poco más en el soul, el jazz y el R&B, Amy nos entregó un disco cargado de sentimiento, inspirándose en situaciones de desamor y vivencias demasiado personales, la cantante fue conocida a nivel mundial.

“Rehab” –que ganó el premio Ivor Novello– y la rola homónima se convirtieron en himnos instantáneos. Lamentablemente después de Back To Black, la carrera de Amy Winehouse se fue en picada y ella falleció el 23 de julio de 2011, pero nos dejó uno de los mejores discos de la historia.

¿Qué disco crees que faltó en este listado?