‘All That You Can’t Leave Behind’: A 20 años del cambio musical más notable en U2

“Que tan importante es dejar todo aquello que no puedes dejar atrás”, es la enseñanza o al menos el mensaje que el décimo álbum de estudio grabado por la banda de rock irlandesa, U2, nos deja. Un álbum que fue lanzado al mercado a través de las compañías discográficas Island Records e Interscope Records el 30 de octubre del 2000 en el Reino Unido y un día después en los Estados Unidos.

‘All That You Can’t Leave Behind’ fue un álbum producido por Daniel Lanois y coproducido por Brian Eno. Dicho disco supuso un nuevo cambio de sonido en el estilo musical de U2, dejando de lado el sonido alternativo y bailable que experimentaron en la década de los años 90, para optar por un rock más convencional.

Foto: U2

Éxito rotundo que logró un posicionamiento considerable para U2

El disco fue un éxito total dentro de la crítica y en cuanto a ventas en todo el mundo. De hecho, llegó al puesto número 1 en Canadá y logró llegar al puesto 3 en el Billboard de Estados Unidos. Todo esto gracias en gran parte a los sencillos promocionales que fueron “Beautiful Day”, “Stuck In A Moment You Can’t Get Out Of’”, “Elevation” y “Walk On”.

El álbum fue ganador de siete premios Grammy, y además, es el único álbum musical en la historia en el que más de una canción recibe el Premio Grammy a la ‘Mejor Grabación del Año’ con “Beautiful Day” y “Walk On”, en 2001 y 2002, respectivamente.

Por si fuera poco en el 2003, en una edición especial, la revista Rolling Stone posicionó al álbum en el puesto 139 de su lista de los 500 mejores álbumes de todos los tiempos. Un disco que le debe el nombre a un verso proveniente de la cuarta pista del disco, ‘Walk On’.

¿Cómo llegó U2 a tal grado de éxito?… aprendiendo del pasado

A lo largo de la década de los 90, U2 experimentó con rock alternativo y música electrónica, dejando eso en claro con su álbum de 1997, ‘Pop’, un intento que propiamente no fue bien recibido ni por la crítica y ni por los fans.

Sin embargo, después de la mala recepción del álbum la banda reconoció que deseaba volver a los arreglos de las canciones que consistían casi por completo en guitarra, bajo y batería, y de esta forma reagruparse rápidamente en el estudio después de dicha gira.

Para ‘All That You Can’t Leave Behind’, U2 se reunió con los productores Brian Eno y Daniel Lanois, quienes también habían producido sus álbumes anteriores como ‘The Unforgettable Fire”, ‘The Joshua Tree’ y ‘Achtung Baby’.​ Tema que desató un debate interno porque aunque la banda quería escribir nuevo material antes de comenzar las sesiones de grabación, aunque Brian Eno los convenció de escribir rápidamente canciones en el estudio. 

Durante tres semanas a finales de 1998, U2, Eno y Lanois grabaron demos en Hanover Quay Studios, y uno de los grandes hallazgos de aquellos días fue la voz de Bono, quien inspiró a todos en el estudio después de haber sufrido problemas vocales durante los últimos años. Finalmente la banda grabó dicho disco con la mentalidad de una “banda en una habitación tocando juntos”, un enfoque que condujo al sonido más real del álbum.​

Un disco realizado con “distracciones y descansos”

La participación de Bono en la campaña ‘Jubilee 2000′ (un acontecimiento realizado en torno a la iglesia católica) le impidió dedicar todo su tiempo a la grabación del álbum, algo que Brian Eno pensó que era una distracción. Por otro lado, también hubo un descanso de dos meses en las sesiones cuando Bono colaboró con Lanois y Hal Wilner en la banda sonora de la película ‘Million Dollar Hotel’.​

Estos motivos dieron pie a la banda para pensar que podrían completar el álbum para 1999, sin embargo, las sesiones duraron mucho,​ sobre todo por los horarios conflictivos de los miembros de la banda. Lo anterior también ocasionó que U2 no quisiera poner una fecha límite para completar el álbum después de su experiencia con ‘Pop’, que en su caso tuvo que apresurarse para cumplir con la fecha límite establecida por su gira mundial con ese disco.

​Por si fuera poco, en el verano de 1999 el bajista Adam Clayton y el baterista Larry Mullen compraron casas en el sur de Francia con la intención de estar cerca de las casas de Bono y The Edge para que pudieran tener un lugar para trabajar dicho álbum.​ Lo malo fue que en esa época, una bolsa con papeles personales y una computadora portátil que contenía las letras del álbum fueron robadas del auto de Bono.

Para resolver dicho percance, Bono ofreció una recompensa de 2 mil libras por la devolución de la computadora, lo cual tuvo un final feliz ya que un hombre irlandés devolvió la computadora portátil después de haberla comprado por 300 libras pensando que era de una fuente confiable. Se dio cuenta de que era de Bono cuando vio una foto del hijo del cantante en la pantalla, lo que lo llevó a contactar a la gerencia de U2.

Curiosidades del álbum de U2

La banda ha dicho que ‘All That You Can’t Leave Behind’ fue un álbum que reconoció el pasado de U2.​ Hubo un gran debate entre los miembros de la banda durante la escritura y grabación de “Beautiful Day”, donde The Edge tocaba con un tono de guitarra que no había usado en mucho tiempo desde su álbum de 1983 ‘War’, siendo que la banda quería algo más progresista.

The Edge ganó dicho debate y llegó al tono de la versión final de la canción. Aunque el disco fue descrito como un regreso al sonido tradicional de U2, muchas canciones eran elementos complejos de la experimentación de la banda en la década de 1990.

De hecho la introducción de “Beautiful Day” presenta una electrificación de acordes con una caja de ritmos y una parte de cuerda, algo inusual en ellos. Para “New York”, se presume que fue una canción realizada cuando los miembros de la banda estaban distanciados y que para Lanois y Brian Eno era un juego con un loop de batería que Mullen había grabado. Finalmente la grabación del álbum terminó en 2000.

Por: Salvador Medina