Juanpa Zurita y #Love Army: La reconstrucción a través de redes sociales

A dos años del sismo, acompañamos a Juanpa Zurita a conocer las casas que la #LoveArmy está construyendo en un municipio del Estado de México.

Aunque es la cabecera de su municipio, Ocuilan de Arteaga —se pronuncia o-KUÍ-lan, como si tuviera acento en la í— es una pequeña comunidad en el Estado de México. Si los astros se alinean y el tráfico te lo permite, está ubicada a menos de dos horas de carretera de la Ciudad de México.

mapa-ocuilan-de-arteaga

La verdad es que no es un lugar conocido.

Y si lo fuera, lo sería por la naturaleza salvaje que lo rodea. Sus bosques son verdes, sus caminos enredados y su tierra tiene una peculiar manera de resistirse a los avances del cemento. En Ocuilan crecen zarzamoras entre las banquetas y árboles frutales en las esquinas. Hay manantiales escondidos, leyendas de ahuehuetes sagrados y —nos cuentan— los aguacatazos aleatorios son culpables de sacarle más de un chipote a los visitantes distraídos.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-01

Ocuilan de Arteaga // Foto: Love Army México

Hace dos años la localidad se lastimó profundamente. Las grietas y las heridas se veían en los rostros de las personas y también en los datos oficiales del gobierno: fue uno de los municipios más afectados del Estado de México durante el sismo de 19 de septiembre de 2017 y fue declarado zona de desastre.

Decenas de casas se cayeron.

En Ocuilan las escuelas e iglesias quedaron inservibles, cientos de personas tuvieron que mudarse a los albergues y el edil del municipio pidió la ayuda de emergencia del gobierno federal. Aquel 19 de septiembre se perdieron vidas, se perdieron empleos y se perdieron familias…

iglesia-ocuilan-arteaga-juanpa-zurita

Iglesia de Ocuilan de Arteaga el 19 de septiembre de 2017 // Foto: EdoMex

A esa comunidad —y en esos momentos— llegó la ayuda menos esperada: Juanpa Zurita y un ejército de tres batallones conocido como #LoveArmy.

Un millón 374 mil 990 dólares

El 23 de septiembre de 2017, cuatro días después del sismo y ya que había pasado la impresión inicial de los sucesos, Juanpa Zurita le marcó a su amiga Pambo, la cantante mexicana, y juntos movilizaron a todo su entorno para poder crear un movimiento y comenzar a trabajar.

“Estábamos claros que el mensaje era pedir ayuda”, nos cuenta la artista.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-02

Pambo en una de las casas construidas por #LoveArmy // Foto: @yosoypambo

Para ese momento, los mexicanos ya habían dado todo lo que tenían para dar, así que enfocarse en la comunidad internacional era el siguiente paso lógico.

Cuando publican el mensaje de ayuda en sus redes sociales el mundo entero lo escuchó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

FUERZA MÉXICO!! 🇲🇽 •• 🌎 WORLD, WE NEED YOU TOO, PLEASE MAKE NOISE AND DONATE!! •• LINK IN BIO!! #LoveArmyMexico 💪🏻

Una publicación compartida de Juanpa Zurita (@eljuanpazurita) el

El video en la cuenta de Instagram de Juanpa Zurita (@ElJuanpaZurita) supera el medio millón de likes y los ecos de los tuitazos de artistas y celebridades mexicanas se siguen escuchando hasta este día, pero —mejor aún— en tan solo un mes, la campaña de financiación en la plataforma GoFundMe logró recaudar un millón 374 mil 990 dólares.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-03

Eugenio Derbez y Lionsgate, donaron 250 mil dólares al proyecto // Foto: Love Army México

Cerca de 7 mil donadores distintos se sumaron al movimiento. De todos los sabores y colores. Así como llegaba medio millón de dólares de unos gigantes en Silicon Valley también llegaban depósitos de veinte pesos de donadores anónimos. Se sumaron productoras de Polanco, restaurantes mexicanos en París o estudios de Hollywood.

Una tarde llegaron 15 mil dólares desde una organización civil de Somalia… Y todo por un video en redes sociales.

Encontrando Ocuilan

“Llegamos a un lugar donde se habían caído mil casas y nos dimos cuenta que no teníamos una capacidad tan grande, cuenta Juanpa Zurita sobre la historia de buscar el lugar adecuado. Ya con el dinero en la mano y la disposición de invertirlo en la reconstrucción de alguna comunidad en México, la verdadera magnitud de los daños del sismo se hizo presente.

Un millón 374 mil 990 dólares es una lanota, sí… pero no es ni cerca lo suficiente para levantar de nuevo una sociedad que se cayó. “Además, no solamente queríamos llegar, intervenir e irnos. Queremos dejar algo que funcione para el futuro, cuenta.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-04

Casa en construcción en Ocuilan de Arteaga // Foto: Love Army

Dos meses después de juntar los fondos, en diciembre, #LoveArmy se entera de Ocuilan.

En este verde paraíso natural los daños materiales eran considerables, las heridas en los habitantes eran notorias y la ayuda llegaba a cuentagotas. “El apoyo no era suficiente”, cuenta Pambo. “A algunos les habían dado varillas, pero no les había tocado cemento. A otros les había tocado cemento y no les habían tocado varillas. Había gente que nada más les habían dado piedras: ni varillas, ni cemento. Era muy difícil que la comunidad se pusiera de acuerdo”. 

Al final del día, se dieron cuenta —si estiraban el dinero— sí podría alcanzar para cumplir las metas y así fue como cincuenta familias fueron elegidas para recibir una nueva casa.

¿Cómo las seleccionaron? Las propias personas de Ocuilan acompañaron a Juanpa Zurita, a Pambo y a #LoveArmy para decidir quiénes y cómo irían recibiendo las viviendas. Se conocían personalmente y sabían lo que había sucedido en el sismo de septiembre. Al elegir, tomaron prioridad las personas de la tercera edad, madres solteras, personas con discapacidad o gente de escasos recursos. 

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-05

Juanpa Zurita en Ocuilan de Arteaga // Foto: Love Army

Solamente había una regla.

“Se atendieron a damnificados no censados y a la gente que no hubiera recibido dinero del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN). Prometimos no mezclar nada con el gobierno, ni con los municipales (…) queríamos ayudar a la gente y alejarnos de temas políticos”.

El Primer Ladrillo

Si han visto las casas reconstruidas por #LoveArmy notarán que tienen un color bastante identificable.

Tienen un tono gris, similar al cemento y algunos elementos brillantes en madera clara. Esos ladrillos, que se han convertido en uno de los detalles más reconocibles de todo Ocuilan, son obra del primer batallón del ejército de voluntad que llegó al municipio.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-06

Casa construida por #LoveArmy en Ocuilan de Arteaga // Foto: Love Army

‘Échale a tu Casa’ es una constructora enfocada en la responsabilidad social que conoció a #LoveArmy por un golpe de suerte.

“Yo tengo 63 años y Juan Pablo tiene 23”, cuenta entre risas Francesco Piazzesi, su fundador. Después de los sismos en septiembre, Francesco se enteró gracias a sus hijas que “un chavo de Instagram” había juntado más de un millón de dólares para un proyecto de reconstrucción. Por azares del destino —contactando a la mamá de Juanpa— pudo presentarles la patente… que terminaría siendo utilizada en todas las construcciones de #LoveArmy.

El Ecoblock es un ladrillo formado con tierra de cantera y concreto aprisionados. Es 100% reciclable y térmico. No tiene ningún desperdicio de material.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-07

Ecoblocks recién elaborados // Foto: Love Army

Para hacerlo, imagínate que tienes un exprimidor gigante de jugos. Esa máquina utiliza energía hidráulica en un complejo sistema de palancas que fusiona la tierra y el cemento hasta conseguir la forma deseada. “Es como si estuvieras haciendo una piedra”, explica Francesco. Échale —así les dicen de cariño— llevó la máquina a Ocuilan y la instaló a unos cuantos pasos de la plaza central.

Una vez instalada la nueva ladrillera se necesita personal, ¿no?

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-12

La máquina de Échale que fabrica Ecoblocks // Foto: Love Army

‘Échale a tu casa’ capacita a las personas de Ocuilan que estén interesadas en trabajar —con salario completo— realizando los Ecoblocks y construyendo las casas que se necesitan para volver a poner de pie a su comunidad.

No son solo pisos y paredes

¿Lo notaron? Cada una de las casas reconstruidas en Ocuilan es distinta. Única.

Carlos y Rodrigo Zedillo, junto a su organización ‘Pienza Sostenible’, se encargaron de darle un nuevo sentido a la vocación arquitectónica. “Hacerlo bien”, nos cuenta Cha —así le dice Juanpa  a Carlos y nosotros nos pusimos confianzudos— en una llamada telefónica. “Nos dio pánico que las viviendas se reemplazaran sin sentido”.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-08

Modelo de una casa comparada con la construcción // Foto: Love Army

Las cincuenta casas que construye #LoveArmy en Ocuilan son un trabajo de codiseño con los despachos de arquitectura más reconocidos de México y el mundo.

La clave era ponerle atención a las necesidades y gustos de cada familia.

Tal vez los hijos adolescentes necesitaban un espacio, los adultos mayores ya no podían subir escaleras o simplemente el terreno era demasiado complicado. “Teníamos que ver desde dónde sale el sol, observando por dónde pasa el agua, por dónde se inunda y hasta cuál es la mejor vista”, nos cuenta Cha.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-09

Casa construida por #LoveArmy en Ocuilan de Arteaga // Foto: Love Army

Hablando del diseño de las casas, a Juanpa le encanta contar una historia.

Rafael Aranda, el arquitecto español ganador del Premio Pritzker —imagínate el Nobel de la arquitectura— accedió feliz a colaborar en Ocuilan.

A él le tocaba crear la casa de Minerva y trabajar con ella en el diseño de la que sería su casa y la de sus hijos. “Me gusta la luz. Yo quería unas ventanotas”, nos cuenta Mine, entre carcajadas penosas. Está recordando que la primera vez que le presentaron los planos sintió que no le entraba suficiente iluminación.

Ya en el segundo intento consiguieron la casa perfecta.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-13

La casa de Minerva, diseñada por el arquitecto Rafael Aranda // Foto: LoveArmy

“Qué cabrón”, se ríe Juanpa. “Es chidísimo ver esa sencillez y que no sea de ‘yo sé lo que tú quieres’. La mejor manera de ayudar es escuchando”.

Como si coordinar los construcción de cincuenta casas únicas fuera un trabajo sencillo, Cha, Rodrigo y todos en ‘Pienza Sostenible’ también han logrado asegurar cada una de las nuevas viviendas contra otro posible sismo y trabajar con alumnos de varias universidades para diseñar mobiliario personalizado para las familias de Ocuilan.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-10

Juanpa Zurita y Minerva el día de la entrega de su casa // Foto: Love Army

Reconstruyendo Corazones

“Somos seis mujeres de diferentes comunidades del municipio de Ocuilan. Nosotros hacemos mermeladas, chiles en escabeche y derivados de la fruta. Los productos son artesanales, con frutas y verduras de traspatio (…) queremos hacer un impacto económico y ambiental en nuestro municipio.

Estamos al interior de la Fundación Origen. En silencio. Atentos escuchando hablar a Karina.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-14

Karina y Minerva al interior del mercado en Fundación Origen // Foto: LoveArmy

Imagínate que entramos a un pequeño mercado lleno de nuevos productos orgánicos y locales.

A la izquierda se está organizando una cata improvisada de licores herbales. Al frente venden una variedad de salsas, de botanas y el mezcal “Dos Herencias” que fue creado por una familia oaxaqueña en el corazón del Estado de México. A la derecha está Karina presentando, junto a sus vecinas, su marca de mermeladas.

Todos los productos del mercado son de Ocuilan. Todos los productos son realizados por familias que, de una u otra manera, fueron afectadas por el sismo del 19 de septiembre.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-15

Karina, Juanpa Zurita y sus mermeladas // Foto: Love Army

El tercer batallón de la #LoveArmy se ha dedicado a reconstruir el corazón de la comunidad.

“Yo era bien chillona. Todos me decían que ya chole con lloradera”, nos confiesa Ivonne cuando la visitamos en su casa a primera hora de la mañana. Después de perder su casa en el sismo, el golpe emocional le dura hasta hoy en día. “Aunque poco a poco, ahí vamos avanzando”.

Nos cuenta que ha platicado mucho con la psicoterapeuta Ivi Velasco, de Fundación Origen. Con ella ha recibido ayuda emocional y ha tomado talleres de Desarrollo Humano.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-11

Pambo, Juanpa Zurita e Ivonne, el día de la entrega de su casa // Foto: Love Army

El día siguió y —sin saberlo— nos volveríamos a encontrar con Ivonne. Esta vez ya estábamos todos más despabilados y la vimos chambeando en el mercado.

Ella está justo al frente del stand de las salsas. Los chiles y los tomates salieron del patio de su casa. Cuando le preguntamos, nos cuenta que tomó, también en Fundación Origen, uno de los talleres de Desarrollo Productivo y Económico impartidos por el sociólogo David Bravo.

En el sismo no solo se cayeron casas. Se cayeron espíritus, se cayeron corazones y se destrozaron familias”, recuerda en el mercado Fabián Rodríguez, el coordinador del proyecto. Parados —cada uno de un lado— están Ivi y David. El silencio ocasionado por los segundos de memoria del 19S lo rompe el grito de una voz familiar. “¡Te amamos, Fabián!”.

¿Quién más? Fue Juanpa.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-16

Love Army en Ocuilan de Arteaga // Foto: Love Army

Antes de llegar a Ocuilan nos contaron que las personas de la comunidad creían que su municipio estaba salado.

Pobreza, desempleo, alcoholismo, un sismo y muchas otras historias tristes guardadas en la hemeroteca de su Palacio Municipal. Lo que vimos ese día —y la dulce mermelada de zarzamora que me estoy comiendo mientras intento no manchar el teclado— nos recuerda que el sabor ya está cambiando.

¿Y el futuro?

Mientras lees esto, el proyecto de #LoveArmy ha entregado 31 de las 50 casas programadas. Las 19 restantes ya empezaron su proceso de construcción o de diseño. Aunque están en plena temporada de lluvias —“la peor amiga de cualquier construcción”, como recordaba Francesco—, estiman entregarlas todas a mediados del 2020.

Y cuando esas casas se terminen, nadie se va de Ocuilan. Este ejército de amor, con sus tres batallones completitos, seguirá trabajando.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-17

Casa construida en Ocuilan de Arteaaga // Foto: Love Army

Ahora están construyendo un centro comunitario en el corazón de la localidad, un lugar donde Fundación Origen pueda seguir dando sus talleres durante muchos años más. La frase que Juanpa nos contaba en el camino de ida vuelve a tomar sentido: No solamente queríamos llegar, intervenir e irnos. Queremos dejar algo que funcione para el futuro”.

¿Y Ocuilan?

La verdad es que sigue sin ser un lugar conocido. Pero cuando lo sea, ya no solo será por la naturaleza salvaje que lo rodea.

Lo será por sus mermeladas, sus salsas y sus mezcales. Será reconocido por su riqueza arquitectónica o por ser la comunidad entera que luchó junto a un ejército de amor. Lo será por ser el lugar que cumplió nuestro sueño infantil de que algún día el internet serviría para miles de cosas buenas.

juanpa-zurita-love-army-lovearmy-sismo-reconstruccion-19S-18

Juanpa Zurita e Ivonne en el techo de su casa en Ocuilan // Foto: Love Army

Ocuilan no es famoso… pero lo será por levantarse más fuerte que nunca y por lograrlo de la mano de Juanpa Zurita, Pambo y sus miles de amigos de redes sociales que se enlistaron en #LoveArmy.

Top Relacionadas