Antonio Briseño y el Feirense tenían una misión casi imposible, la cual terminó con el inevitable descenso del equipo del defensa mexicano, quien se une a al menos otros seis compatriotas que han sufrido un descenso en el Viejo Continente desde la década de los 90.

Temporada 1993-94

Tomando en cuenta ese periodo, el primer mexicano que sufrió un descenso fue el goleador Hugo Sánchez, quien brilló en el Real Madrid. Después de su paso por el club merengue regresó a México para jugar con el América, pero regresó a Madrid para reforzar al Rayo Vallecano para la temporada 1993-94.

Pese a que marcó 16 goles en aquella campaña, falló un penal en el duelo frente al Compostela en un juego por la promoción y el equipo de Vallecas se fue a la Segunda, mientras que Hugo volvió a México para jugar con el Atlante.

 

Temporada 2010-11

Fue una campaña gris para Andrés Guardado y Pablo Barrera, pues ambos descendieron con sus respectivos equipos. El “Principito” era una de las estrellas del Deportivo La Coruña y pese a tener ofertas de otros equipos en España, el tapatío se quedó en La Coruña para jugar en la Segunda División y para la temporada 2011-12 ayudó al equipo gallego a subir a Primera, aunque él fichó con el Valencia.

Getty Images

Barrera jugó su primera temporada en Europa con el West Ham, con el que no tuvo regularidad y los Hammers se fueron a la Championship, pero no el mexicano, quien fichó con el Real Zaragoza de Javier Aguirre.

Getty Images

Temporada 2012-13

Después de pasar un calvario en la banca del Tottenham y después un semestre en la Championship con el Ipswich Town sin olvidar su paso por el Galatasaray y Racing de Santander, Giovani Dos Santos fichó con el Mallorca. El mexicano lució en el futbol español, pero no evitó el descenso del equipo rojinegro.

Para la siguiente campaña fichó con el Villarreal y después ya sabemos su desenlace con el Galaxy.

Getty Images

Temporada 2013-14

Guillermo Ochoa fue el responsable de eludir el descenso para el Ajaccio en el futbol de Francia en un par de torneos, pero en el tercero fue una misión imposible. El mexicano terminaba su contrato justo en esa campaña y fichó como agente libre para calentar la banca del Málaga.

Getty Images

Temporada 2015-16

Porto necesitaba que su portero no se estancara en el equipo B, por lo que cedió a Raúl Gudiño al Union Madeira, que tenía prácticamente un pie en la Segunda División y el joven mexicano no pudo evitar el descenso, es más, hasta lo culparon por amaño por entregarse en ciertas jugadas… pero en Chivas ya vimos que no es amaño, sino que le faltó un poco de formación.

Getty Images

Temporada 2016-17

Otra vez Guillermo Ochoa. Cansado de calentar banca en el Málaga, el mexicano fue cedido al Granada a petición del técnico Paco Jémez, a quien echaron antes de cumplir 10 jornadas.

Ochoa se convirtió en el portero más goleado de la liga española, pero también en el que más atajadas hizo. El equipo rojiblanco se fue a la Segunda División y él a Bélgica, otra vez como agente libre, y con el Standar de Lieja se ha olvidado por completo de los tragos amargos del descenso y de la comodidad de la banca.

Getty Images

El otro que puede descender esta temporada

Además de Briseño, en España podría irse a la Segunda División el defensa Néstor Araujo con el Celta de Vigo, que es antepenúltimo de la tabla general. Si la temporada terminara ahora, el exdefensa de Santos y Cruz Azul estaría descendido.

http://instagram.com/sopitasdeportes