En la vida hay muchas preguntas importantes que nos hacemos en algún momento. ¿Estamos solos en el universo?, ¿hay vida después de la muerte?, ¿cuál es la razón de nuestra existencia? son solo algunos de esos cuestionamientos que nos quitan el sueño.

Ahora tenemos la respuesta a otro de estos grandes cuestionamientos:

¿por qué algunas flatulencias son ruidosas y otras son silenciosas como ninjas? Bueno, todo depende de cuánto gas haya en tus intestinos así como de los músculos de tu ano (ya saben, la abertura por donde todo sale).

Las flatulencias, como saben, ocurren cuando nuestro cuerpo está liberando gases. Algo de esos gases proviene del aire que tragas mientras comes y respiras. Otros se hacen durante la digestión cuando la comida se convierte en energía.

Millones de bacterias viven en tus tripas para ayudar al proceso de digestión. Por supuesto al hacerlo, liberan diferentes gases. Esos gases se mueven a lo largo de tu intestino hasta que alcanzan el final conocido como recto. Los gases salen como flatulencias, algunas bastante calladas pero otras que pueden cimbrar las ventanas.

Ahora, el volumen de tus gases es afectado por que tanto gas se haya acumulado por dentro y que tan rápido es expulsado. También depende de que tan apretados estén los músculos del esfínter que son los que mantienen cerrado al ano.

Todas estas cosas combinadas causan vibraciones conforme va saliendo el gas. Si el esfínter está relajado, muy probablemente la flatulencia será silenciosa. Sin embargo, si esos músculos están muy tensos (como casi siempre que intentas no echarte uno) probablemente expulsaras algo que se escuchará a varias cuadras a la redonda.

Y ahí lo tienen, otro misterio resuelto y seguramente dormirán más tranquilos a partir de ahora.

Via Mental Floss