Algunas personas dirán que no es la gran cosa, pero después de ver las imágenes de lo que sería esta peculiar pieza arquitectónica, seguramente cambiarán de opinión. La piscina no sólo estará en la cima de un rascacielos, porque también ofrecerá una vista de 360 grados de toda Londres, cosa que muchos consideran impresionante y otros un tanto aterrador, sobre todo si temen a las alturas.

Infinity London es un ambicioso concepto creado por Compass Pools, quienes buscan construir una alberca que cuente con 600 mil litros de acrílico en lugar de vidrio, todo en una edificación de 55 pisos. Y aunque el esto parece extremadamente complicado, lo cierto es que no termina ahí, porque incluso el proceso de entrada a la cima sería bastante curioso y algo complejo.

La piscina más profunda del mundo - Londres

La piscina más profunda del mundo - Londres

“La solución se basa en la puerta de un submarino, junto con una escalera de caracol giratoria que se eleva desde el piso de la piscina cuando alguien quiere entrar o salir”, dijeron los diseñadores en base a la estructura de su proyecto. “Los arquitectos a menudo acuden a nosotros para diseñar piscinas infinitas en la azotea, pero rara vez podemos opinar sobre el diseño del edificio porque la piscina suele ser una ocurrencia tardía. Pero en este proyecto, en realidad comenzamos con el diseño de la piscina y esencialmente dijimos, ‘¿cómo colocamos un edificio debajo de esto?’ Cuando diseñamos la piscina, queríamos una vista ininterrumpida, tanto por encima como por debajo del agua”.

Además de este curioso dato, se sabe que hay otros planes para esta extraña construcción. De hecho, se planea que los cinco pisos superiores del edificio formen parte de un hotel, así que su piscina sería más como una forma de entretenimiento (algo peligrosa, sinceramente) para los huéspedes.

La piscina más profunda del mundo - Londres

Imágenes de Compass Pools// sitio Oficial

Si se da luz verde a la creación de esta alberca locochona, su construcción comenzará a partir de 2020, así que veríamos imágenes reales de su grandeza en un futuro cercano. Ahora que sabemos esto, la única incógnita sería: ¿Quién se anima a nadar en un lugar tan endemoniadamente alto?