Por muchas películas y series de amor que veamos, sabemos que si hay algo que lamentablemente no ha desaparecido a través de los años, esa es la infidelidad. Aunque eso sí, con la evolución de la tecnología las personas infieles tienen el trabajo un poco más complicado, pues ahora basta con una foto o video para que medio mundo se entere de que le andas poniendo el cuerno a otra persona.

Más que capítulo de Black Mirror, el que las personas infieles sean atrapadas con ayuda de la tecnología es algo que pasa muy a menudo en la vida real. Sino pregúntenle al sujeto que fue captado en un partido de futbol dándose unos besotes con una chica –la cual no al parecer no es su novia– y que nos da una reacción memorable cuando se da cuenta de que las cámaras lo están grabando. ¡A este compadre le cayó el VAR!

Esto ocurrió durante la noche del sábado 18 de enero en pleno partido entre los equipos ecuatorianos Barcelona SC y Delfín, quienes jugaron en el Estadio Monumental Isidro Romero Carbo de dicho país.

Total que en pleno juego, la famosa ‘Kiss Cam’ comenzó a grabar a las parejas que estaban en la tribuna, esto con la intención de que al ser enfocadas se besaran y recibieran aplausos del público. Lo malo vino cuando un hombre, que estaba a besos y abrazos con otra mujer, se da cuenta de que lo están grabando y actúa como si no hubiera pasado nada, tanto que al final deja de abrazar a la chica con la que va acompañada y se queda con una cara de nerviosismo y enojo que pa’ qué les cuento.

Acá el momento incómodo por si no lo han visto aún:

No somos genios pero es evidente que la mujer que acompañaba a este sujeto no era su novia, pues la reacción que tiene ante las cámaras es de alguien que no quería que lo cacharan en la movida. Al final, este sujeto tuvo la mala suerte de que la ‘Kiss Cam” lo captara en plena infidelidad y no sólo eso, sino que se convirtió en el primer video viral de 2020.

Yo no sé ustedes, pero esta es la prueba de que las mentiras no duran tanto como a muchos les gustaría, y que siempre es mejor terminar una relación a tiempo antes de andarle jugando al infiel y arriesgarse a ser quemados en redes sociales (o a nivel internacional). Ahora sí que como diría mi querido Juan Gabriel: ¿Pero qué necesidad? ¿Para qué tanto problema? ¡No lo hagan por favor!