Música

Clave neutral: La reseña de “Ultraviolence” de Lana Del Rey

ULTRAVIOLENCE - LANA DEL REY DURACIÓN: 51 minutos FECHA DE LANZAMIENTO: 13 de junio, 2014 PRODUCTOR: Dan Auerbach (y muchos otros que apoyan por ahí) Imagina mi ingenuidad al pensar que iba a tener que hacer el papel de "abogado del diablo", porque no hay tantos artistas que despiertan tanto desprecio como Lana Del Rey entre los lectores de Sopitas.

ULTRAVIOLENCE – LANA DEL REY

DURACIÓN: 51 minutos
FECHA DE LANZAMIENTO: 13 de junio, 2014
PRODUCTOR: Dan Auerbach (y muchos otros que apoyan por ahí)

Imagina mi ingenuidad al pensar que iba a tener que hacer el papel de “abogado del diablo”, porque no hay tantos artistas que despiertan tanto desprecio como Lana Del Rey entre los lectores de Sopitas.com… por lo menos, en cuanto a su música se refiere. ¿Pero a ver qué tal cuando salen las fotos NSFW? ¡Oh sorpresa! ¿Dónde quedó el desprecio y la indiferencia? Lo único que se escucha es el click, click, click del mouse. LDR también cuenta con su ejército de fanáticos pero, hasta donde yo sé, ese demográfico no figura mucho entre la gente que nos visita.


Ultraviolence pintaba para ser uno de los discos del año. Créalo o no, realmente tenía esa impresión en la cabeza. Después de escuchar “West Coast” y “Shades of Cool” pensé que el resto del álbum sería una exhibición de lo que puede ocurrir al mezclar el blues-rock de los Black Keys con el glam-pop de Lana. Los primeros dos sencillos son tan brillantes -en sus arreglos, en su estructura, en sus vocales, señala lo que quieras- que fácilmente podrán colocarse en la lista de las mejores canciones del año. ¿Qué fue lo que hizo Dan Auerbach para hacernos girar la cabeza y dirigir nuestra atención hacia esta artista que alguna vez pensamos que no era más que una moda del 2012?

(1) Muchas guitarras. Era obvio que el guitarrista de los Black Keys iba a meterle más instrumentos a las canciones melosas de Lana para que no se estanquen en los bonitos efectos de producción de su Born to Die. Es refrescante escuchar su voz apoyado por los riffs de guitarras eléctricas que, por supuesto, nunca terminan de ponerse en primer plano. Este es el show de LDR después de todo, pero nos podemos dar una idea de como sonaría ella si tuviera una banda de rock. Y (2) más atmósferas. El rango vocal de LDR no es la gran cosa, pero sí tiene un excelente dominio sobre el tono sensual. Los coaches vocales de la cantante (estoy especulando, pero seguro ha tenido varios) le han enseñado bien a enunciar cada sílaba de cada palabra. Si las chavitas aprenden a cantar como ella, van a dominar el ingles en tres meses o menos. Ahora bien, aquí lo que hace el productor es inundar la canción con muchas pistas vocales, una sobre otra, y meter efectos para escuchar la voz como si fuera un eco. Son como susurros en voz alta. Puntos adicionales por el spanglish de “West Coast” que encaja bien con el mood enigmático que busca establecer.

Y qué bueno que estos sean los dos primeros sencillo que preceden el lanzamiento del disco. La gente detrás de LDR sabe lo que hace. Como lo mencioné arriba, el rango vocal de Lana es algo limitado, pero en “Shades of Cool” realmente impresiona por alcanzar una nota que no pensé que tenía y de alguna manera, mantener la nota por el tiempo adecuado. Bravo. Para ser justo, las primeras cinco canciones en su conjunto nos brindan un disco bastante decente, y ya con eso logra colocarse por encima de Born To Die. SIN EMBARGO, el resto del álbum es tan, pero tan, PERO TAN deplorable que a veces cae en la auto-parodia. En “Sad Girl”, Lana busca imitar el glamour de “Shades of Cool” pero fracasa al montarse sobre sus propios excesos. “Pretty When You Cry” empieza bien: una guitarra acompaña el lamento de Lana, pero esto rápido se descompone cuando entran los demás instrumentos y los trucos de producción que terminan por arruinar lo que pudo haber sido otra cosa. “Fucked My Way Up to the Top” es prácticamente un berrinche, con voz chillona incluida.

En las últimas dos rolas, Lana se recupera un poco. “Old Money” es un tema tranquilo que nos regresa a la serenidad mientras que “The Other Woman” es un cover de Nina Simone. Nada mejor que regresar a los clásicos para volver a encontrar tu camino. Es una lástima que el barco se haya hundido a la mitad del trayecto, pero tal parece que esa es la naturaleza de Lana Del Rey. El Titanic no es una mala metáfora. Nos la quieren vender como la mejor nave que ha visto el océano, la gente se enamora de ella y además cuenta con la mejor tripulación. Cuando el barco emprende su marcha, todo parece indicar que el éxito está al alcance. Pero en fin, esta historia ya sabemos como acaba. Quizás el tercero (¿o el cuarto?) sea el bueno para Lizzy. Por ahora… nos quedamos con los sencillos.

@ShyTurista

1. Cruel World ****
2. Ultraviolence ***
3. Shades of Cool *****
4. Brooklyn Baby ***
5. West Coast *****
6. Sad Girl **
7. Pretty When You Cry **
8. Money Power Glory **
9. Fucked My Way Up to the Top *
10. Old Money ***
11. The Other Woman ***

6.5/10

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)