En los 90 existió un enorme auge de bandas de rock de todos los estilos, desde el melodioso brit pop o la furia que desataba el grunge en sus mejores momentos. En medio de ese bello caos musical surgió una agrupación que sin duda sería de las pocas (o quizá la única) que navegaba bajo los dos bandos sin ninguna problema, hablamos de Weezer. Rivers Cuomo, Patrick Wilson, Scott Shriner y Brian Bell tomaron ese sonido crudo de Pixies o Nirvana y le dieron un giro divertido y menos formal.

Han pasado casi 27 años desde que debutaron y a lo largo de esos años han tenido altibajos. En 2014 quizá fue el revival de la banda gracias al lanzamiento de Everything Will Be Alright in the End, con el que recuperaron ese estatus de verdaderos sobrevivientes del rock. Antes de que lleguen a la edición 2019 del Corona Capital para presentarse por segunda ocasión, platicamos con el bajista de Weezer, Scott Shriner sobre la evolución de la banda, la tecnología en la música y los planes a futuro para los de Los Ángeles.

Weezer-2

Foto: Getty Images

Por mucho tiempo, Weezer ha estado en el mundo de la música y ellos han ido cambiando, como personas, como músicos y hasta de integrantes. El sonido de la banda sigue partiendo desde las guitarras distorsionadas, a las que más adelante les incorporan líneas ponchadas de bajo y baterías secas. Con la experiencia que han ganado en los últimos años empezaron a descubrir nuevas maneras de componer y eso se puede escuchar en Black Albumsu último álbum de estudio, en el que trabajaron por primera vez junto al productor y miembro de TV On The Radio, Dave Sitek.

Además de esta novedad, por primera vez el líder y cantante de la banda Rivers Cuomo se animó a agarrar el piano y a partir de sus teclas empezó a crear las canciones que le darían vida a este disco, para después trasladarlas a las guitarras, baterías, bajo y demás instrumentos, aunque no todo fue como lo pintaban y Scott nos cuenta que fue todo un reto grabar el ‘álbum negro’:

La verdad es que eso no es completamente cierto, si hubo un par de canciones que Rivers compuso en el piano pero no en su totalidad como dicen algunos medios. En estos últimos años hemos aprendido a utilizar otros instrumentos y recursos de producción para evolucionar y hasta para cambiar un poco de aires, porque tocar o componer de la misma manera por tanto tiempo puede llegar a ser cansado. Intentamos sobre todo con los últimos discos que podamos reinventarnos y en el proceso avanzar como banda”. 

Es justo en este disco donde se siente una tremenda madurez, aunque no dejan ese aire juguetón y relajado que siempre los ha envuelto, es evidente que Weezer cambió. De sacar un álbum formado única por covers de artistas que los influenciaron a lo largo de los años como Michael Jackson, A-Ha, Black Sabbath, Tears for Fears y muchos más, pasaron al material discográfico más serio y relajado que hemos escuchado en toda su carrera aunque hacer sus propias versiones fue justo la inspiración para trabajar en algo más profundo:

Parte del proceso que nos llevó al ‘Black Album’ empezó con el ‘Teal Album’. Después de hacer tres discos completamente inéditos teníamos la necesidad de relajarnos un momento y hacer algo que no fuera tan formal. Empezamos tocando covers en el estudio por simple gusto y después terminó siendo un disco entero. Cuando lo presentábamos (el ‘Teal Album’) el público creía que ya estábamos en un punto en el que a eso nos dedicaríamos, a tocar covers, pero realmente esto lo hicimos para de alguna manera desintoxicarnos y poder dar el siguiente paso. Se sintió como un cambio fuerte pero necesario para nosotros, aunque madurar no significa que dejemos de divertirnos, crecimos como personas pero siempre llevamos esa parte intocable dentro de nosotros”. 

A Weezer le tocó esa época en la que las bandas normalmente entraban juntas a un estudio para grabar un disco, ahora todo es muy diferente, desde la manera en la que se consume la música hasta la forma en la que se puede componer utilizando una computadora. Aún cuando podríamos encasillarlos dentro de ‘la vieja escuela’, ellos saben que más allá de ser un obstáculo la tecnología puede ser un vehículo para encontrar inspiración y justo es lo que están haciendo

“Cuando empezamos a tocar juntos en los noventas estábamos acostumbrados a que entrar al estudio implicaba todo un proceso y hasta un ritual. Grabábamos en pistas con cintas y ahora todo es muy diferente, con tan solo conectar un instrumento a una computadora o bajar un software musical puedes hacer cosas increíbles y las posibilidades son casi infinitas. Nosotros no somos de esas bandas que están en contra de la tecnología, porque al final es un proceso de evolución que no podemos cambiar, incluso hemos aprendido a utilizarlas a nuestro favor. Lo que quiero decir es que gracias a sitios como Spotify y a diferentes programas la gente puede mostrar su música a prácticamente todo el mundo, es una maravilla. Poco a poco le entramos a esta tendencia y es muy satisfactorio saber que quizá alguien nos escuchó en alguna de estas plataformas y se animó a componer sus propias canciones“. 

Weezer-3

Foto: Getty Images

Ya por último y para no quedarnos con la duda, le preguntamos al bajista de Weezer sobre la fascinación que tienen por los colores en las portadas de sus discos, hasta ahora llevan dos azules, uno verde, rojo, blanco y negro, pero si tuvieran que elegir un color para un próximo disco que le siga a Van Weezer, tienen en mente uno muy particular y que popularizó el genial Prince:

“Siempre que estamos a punto de sacar un disco vamos a Home Depot y checamos la paleta de colores para ver cuál es el que más nos gusta. La verdad es que no lo elegimos, simplemente surge como las canciones mismas, no hay una intención clara en hacer esto con nuestros álbumes. Pero si tuviera que elegir justo ahora un color para nombrar a un próximo disco sería morado, creo que se vería muy cool, además podríamos tocar algunos covers del ‘Purple Rain’ de Prince e inspirarnos en él. Sí, esa es una buena idea, quizá en el futuro se haga pero no suena nada mal”. 

Weezer-1

Foto: Getty Images

Recuerden que Weezer presentará The Black Album así como su próximo disco Van Weezer este 16 de noviembre en el escenario Doritos del Corona Capital 2019 de 9:00 a 10:20 de la noche, donde además seguramente sonarán clásicos como “Island In The Sun”, “Buddy Holly”, “Say It Ain’t So”, “Beverly Hills” y más