Hasta donde sabemos, Joaquín “El Chapo” Guzmán pasará el resto de su vida tras las rejas. Después de que una corte de Nueva York lo declarara culpable por 10 cargos diferentes, el capo sólo está esperando a que llegue el próximo 25 de junio, ya que podría ser sentenciado a cadena perpetua en una prisión de máxima seguridad.

El Chapo Guzmán

Un “infierno de alta tecnología”

Es posible que suene un poco exagerado, pero según lo que dijo un ex prisionero de la United States Penitentiary Administrative Maximum Facility, conocida también como ADX Florence, se trata de un lugar “diseñado para apagar toda percepción sensorial”. Ahí es donde varios criminales de talla grande han cumplido su condena; desde terroristas y espías, hasta asesinos en serie, integrantes de las Fuerzas Armadas de Colombia e incluso ex miembros de Al Qaeda.

“En mi opinión, es mucho peor que la muerte”, dijo Robert Hood, ex director de ADX. “Otros lo han denominado ‘la prisión de las prisiones’, ‘inhumano’ y ‘peor que Guantánamo’”.

El Chapo Guzmán - Prisión ADX Florence

Cabe mencionar que a “El Chapo” no se le mezclará con otros presos para distraerse un rato. De hecho, a ningún prisionero se le permite hacer contacto alguno con otros individuos, porque cada uno queda confinado en una pequeña celda de concreto durante 23 horas al día, diariamente. Si a eso sumamos que se trata de una cadena perpetua, entonces es fácil entender cómo la gente puede volverse loca ahí.

Sin escape ni lugar al cual huir

En esta ocasión, es probable que no veamos memes chistosos al estilo Super Mario Bros. en relación con Guzmán Loera. A pesar de que se las ingenió para escapar dos veces de prisiones mexicanas, que a su vez eran consideradas de máxima seguridad, es probable que no tenga tanta suerte al estar en ADx.

El Chapo Guzmán - Prisión ADX Florence

El Chapo Guzmán - Prisión ADX Florence

El Chapo Guzmán - Prisión ADX Florence

Esta prisión, que se ubica en Fremont, Colorado, obliga a los reclusos a pasar sus días en una habitación de 2 por 3 metros, cubierta por muros a prueba de sonido. Ahí sólo se cuenta con una cama de concreto, un escusado, un lavabo y un distribuidor de agua. El resto será puro y simple confinamiento solitario… de ese que hace a cualquiera perder la cordura.

“Es una sentencia de la que no hay escapatoria ni retorno”, dijo el abogado estadounidense Richard Donoghue, después de que se diera a conocer el veredicto de “El Chapo”.

Hasta la fecha, es bien sabido que nadie ha podido escapar de ese lugar. Desde 1994, fecha en que ADX Florence abrió sus puertas para recibir a sus primeros presos, se tiene un registro impecable de cero fugas.