¿Se acuerdan que “La Estela de Luz” costó casi el triple de lo que se había proyectado? Pues un abogado quiere aclarar ese movimiento realizado durante el gobierno de Felipe Calderón y, por ello, metió una denuncia ante la FGR, ya que sospecha que pudo haber desvío de recursos en la construcción del monumento éste.

De acuerdo con Reforma, representados por el abogado Gabriel Regino, exempresarios de la empresa paraestatal III Servicios denunciaron al expresidente Felipe Calderón por haber cometido el delito de desfalco en contra del erario con la construcción de la mentada “Estela de Luz”.

Según explicó Regino, sus clientes fueron usados como chivos expiatorios para cubrir a los verdaderos responsables de desviar recursos y cometer fraudes con la construcción de la ahora llamada “Suavicrema”.

Lo anterior, según el abogado, dado que sus clientes fueron procesados por uso indebido de atribuciones, al haber sido parte del Comité de Obras que decidió restringir la participación en la construcción del monumento, en lugar de hacer la clásica licitación pública.

“Con un argumento falaz de ser responsables del encarecimiento del costo final del monumento conmemorativo del bicentenario de la Independencia, la famosa ‘Estela de Luz’, varios ex funcionarios públicos han sido utilizados como chivos expiatorios y sobre ellos han pesado todas las acusaciones, inhabilitaciones administrativas y hasta órdenes de aprehensión que les han causado un impacto negativo en sus vidas profesional y personal”, explicó Regino para Proceso.

Los exfuncionarios representados por Regino únicamente habrían tenido la chamba de confirmar la validez presupuestaria del proyecto, así como su viabilidad. De ahí en fuera, se les achacaron funciones que nomás nunca realizaron. “La labor de este comité concluyó el día que dieron visto bueno a la suficiencia presupuestal y a la viabilidad de la obra y a partir de ahí las personas involucradas no tuvieron nada más que ver con el futuro de este monumento”.

Así, los ahora denunciantes –supuestamente– no tuvieron que ver en el aumento del costo de la “Estela de Luz” que, inicialmente, representaría un gasto de 398 millones de pesos y cuya inauguración sería el 15 de septiembre de 2010… justo para las celebraciones del Bicentenario de la Independencia de México.

Claro que ese objetivo no se cumplió, ni en tiempo, costo y forma… ya que lo que inicialmente se vislumbraba como un arco (incluso se le denominó “Arco Bicentenario”), terminó siendo una cosa que más bien parece monumento a esa famosa galletita cremosita.

“La obra no se concluyó; se entregó el 30 de enero de 2011 y terminó siendo una combinación de torre luminosa con obelisco (…) y que terminó costando poco más de mil 200 millones de pesos”.

FOTO: RODOLFO ANGULO/CUARTOSCURO.COM

Total que, por lo que da a entender el abogado Regino, a sus clientes se les acabó echando la culpa del muertito… siendo que su única posible “culpa” fue el haber hecho el proyecto por invitación restringida. Según Regino, esta decisión fue sólo “por razones de tiempo para la ejecución de la obra”… sin embargo, la Secretaría de la Función Pública les fincó responsabilidades acusando que esa decisión fue la culpable del sobre costo y el daño al erario.

“Quienes han sido acusados y lastimados en su honor piden al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y a la FGR que le cierren el paso a la impunidad y castiguen a quienes son los verdaderos responsables del este desfalco, comenzado por investigar al ex presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa”.

En respuesta, el expresidente Felipe Calderón negó “categóricamente” (aahhhh, cómo les ma$%&a a los políticos usar esa palabrita) que él haya incurrido en actos de corrupción con la construcción de la “Estela de Luz”.

Según Calderón, todo este asunto es nomás para desviar la atención de lo gacho que –según él– va el gobierno de AMLO. “La economía va mal y la inseguridad peor”.