Muchas veces los lectores ignoramos todo el proceso que hay detrás de la publicación de un libro, y la relación que hay entre escritores y editores. De eso hablaron varios personajes de renombre en el ámbito literario.

Bajo el nombre de Alfaguara, 50 años de buena literatura, los escritores Mario Vargas Llosa, Xavier Velasco, Sergio Ramírez y Jöel Dicker; junto con las editoras Pilar Reyes y Marcela Durán, profundizaron sobre su relación con esta editorial. Las intervenciones fueron moderadas por Juan Cruz.

El próximo año, Alfaguara, cuyo nombre significa “la fuente que emana y corre”, cumplirá 50 años. Como inicio anticipado a este aniversario, reunió a varias de sus figuras para hablar de cómo es la relación entre los actores del mundo editorial.

Esto fue lo que cada uno mencionó…

Mario Vargas Llosa

El Premio Nobel de Literatura 2010 narró que el inicio de su carrera fue con una editorial española, fundada por un grupo de amigos españoles que solían reunirse para leer cuentos, de ahí que esta humilde editorial se especializara en la publicación de cuentos.

Este sello creó en los años cincuenta el Premio Leopoldo Alas, el cual fue ganado por Mario Vargas Llosa cuando recién había llegado a España. De esta forma publicó su primer libro.

Sin embargo, su primera editorial en forma fue Seix Barral, liderada por Carlos Barral, quien luchó contra la censura impuesta en España por el Franquismo.

En este punto de la charla Mario Vargas Llosa comparó con un matrimonio la relación que un escritor tiene con su editor.

“El verdadero editor es un lector-consejero, y por qué no, un amigo que da opiniones, tiene sensibilidad y cultura, además de la autoridad para aconsejar sobre recortar una obra o cambiar un título”.

Por años, en Seix Barral se hizo lo posible porque sus libros fueran publicarados, pero al paso del tiempo, problemas en el interior de la editorial hicieron que el matrimonio de Vargas Llosa con Seix Barral se fuera resquebrajando.

“El matrimonio ya no funcionaba, entonces me enamoré de Alfaguara”

Entonces Vargas Llosa acudió a Alfaguara, pues le gustaba que buscabaran editar lo mejor que se publicaba en español; calidad por encima de cantidad.

En la actualidad, tras muchos años de ser parte de Alfaguara, el escritor peruano está convencido de que los libros son los que mantienen unidos a quienes hablan el mismo idioma.

“A todos debe alegrarnos que una editorial así cumpla 50 años”.

50alfa2

Pilar Reyes

Con la voz entrecortada, la editora Pilar Reyes habló emocionada de su función como editora, puesto que le apasiona por la posibilidad de convertir en un bien de consumo los manuscritos que reciben de manos de los escritores.

Desde su visión, la biografía de una editorial es su catalogo, y por eso, lo ideal sería buscar ser una editora de autor y no de libros. Cuando le preguntó a varios escritores de este sello qué era Alfaguara para ellos, muchos mencionaron que su casa.

“Si los escritores ven a su editorial como su casa, entonces algo hemos hecho bien”.

Xavier Velasco

Cuando Juan Cruz estaba por presentar a Xavier Velasco, hizo referencia a los zapatos rojos “estilo Ratzinger” que traía puestos el escritor mexicano. Tras las risas iniciales, Velasco contó la historia de cómo se volvió escritor.

“He tenido dos grandes retos en mi vida, el primero fue decirle a una mujer que fuera mi novia, el otra, decidirme a ser el escritor que quería ser”.

Tras años de esta búsqueda, Velasco contó que en cierta ocasión escuchó a Carlos Fuentes usar el calificativo “Novelista sin novela”, el cual fue para su orgullo como un gancho en el hígado. Y es que pasaba el tiempo y Xavier seguía escuchando la misma pregunta de sus amigos y conocidos: “¿Y la novela para cuándo?”.

Entonces, en el periódico en el que trabajaba comenzó a escribir crónicas semanales sobre tugurios, mismas que publicó un año después en la editorial Cal y Arena. Así se sintió listo para emprender el salto e intentar escribir una novela. Para eso consiguió un prestamo y se fijó un plazo: la fecha límite de recepción de trabajos para el Premio Alfaguara de Novela.

Endeudado y apostando todo su porvenir a su novela, Xavier Velasco recordó la manera en la que su vida cambió tras haber ganado la edición 2003 de este premio por Diablo Guardían. Diez años después de este reconocimiento, Xavier asegura que aún no se ha cansado de él, e incluso confesó que al igual que la Cenicienta, todavía tiene miedo de que den las 12 de la noche, y su carroza se convierta en calabaza.

Marcela Durán

Marcela es la editora de Alfaguara en México, la cual de forma breve señaló que editar es como una fiesta. “Saber que un escritor de casa está escribiendo una nueva novela es algo extraordinario”.

Recordó que una de las últimas firmas de autógrafos de Carlos Fuentes fue en una librería Gandhi de la Ciudad de México en la que por horas estuvo de pie firmando cientos de libros. Al terminar el evento, Fuentes le dijo “Muchas gracias por esta fiesta con mis lectores”.

Desde entonces, para Marcela lo mejor de ser editora, es ser testiga de cómo la literatura toca a tantas personas.

250alfa

Jöel Dicker

Dicker es un escritor suizo, autor de La verdad sobre el caso Harry Quebert, un impresionante éxito de ventas a nivel mundial que en español ha sido editado por Alfaguara.

Como parte de este sello, Jöel dijo sentirse como en casa, como en una familia con la que comparte su trabajo.

“Cuando te sientas junto a Vargas Llosa y Xavier Velasco, uno quisiera quedarse siempre en esta familia”

Sergio Ramírez

Este escritor nicaragüense, junto con el cubano Eliseo Alberto, fueron los ganadores de la primera edición del Premio Alfaguara de Novela, en 1998.

Antes había publicado en este mismo sello Un baile de mascaras. Cuando quería publicar una nueva novela, Juan Cruz, entonces editor de Alfaguara, le sugirió meterlo a concurso y ver si quedaba entre las finalistas.

Para su desgracia este premio no tiene finalistas; para su fortuna, su novela Margarita está linda la mar, junto con Caracol Beach, del cubano Eliseo Alberto, fueron elegidas como vencedoras.

Carlos Fuentes fue el encargado de anunciarle por teléfono que había ganado el premio, su primera pregunta para Sergio Ramírez fue “¿qué hora es en Managua?”. Este premio fue todo un acontecimiento en Nicaragua, país poco literario en donde una presentación de Margarita, está linda la mar, llegó a congregar a 3 mil personas.

* * * * *

Y así, entre estas anécdotas, los asistentes a esta presentación pudimos saber un poco más sobre la forma en la que funciona una gran editorial, de propia voz de sus protagonistas.