hombre-gato-argentina Mundo
Foto: Todo Noticias

Gil Pereg, el hombre que se cree gato y mató a dos mujeres en Argentina

Un hombre que mató a dos mujeres en Argentina asegura que es un gato y durante su juicio, maulló hasta que lo suspendieron.

Ah, jijo… Este 26 de octubre se llevaría a cabo el juicio en contra de Gil Pereg, un hombre de origen israelí que vive en Argentina y está acusado de matar a su madre y tía, para después enterrar los cuerpos en un predio de Guaymallén. El asunto es que tuvo que ser suspendido debido a que el acusado no hizo más que maullarle a la jueza y cuando tenía que declarar ante el jurado, maulló y maulló y maulló.

Sí, como gato.


La historia del hombre gato

Una historia bastante peculiar. En enero de 2019, en un predio de Guaymallén, provincia de Mendoza, en Argentina, fue detenido por asesinar a su madre y tía, quienes habían ido a visitarlo desde Israel.

Pero la historia de este hombre no comienza ahí. Aunque cuando llegó a la provincia de Mendoza se hacía llamar Nicolás, hace 10 años, cuando llegó a Argentina, dijo que se llamaba Floda Reltih, es decir, Adolf Hitler al revés.

gil-pereg-argentina

Foto: Clarín

De acuerdo con las investigaciones, el 11 de enero de 2019 Gil Pereg asesinó a tiros a su madre Pyrhia de 63 años y a su tía Lily de 54 años. Después las enterró en un predio que acaba de comprar, lugar en donde fue detenido. La policía lo encontró sucio, sin ropa, en condiciones poco salubres y rodeado de perros y gatos.

Tras ser detenido, el hombre fue detenido y acusado de homicidio agravado en contra de dos personas. El asunto es que desde que lo agarraron, afirmó que era un gato, que tenía siete vidas, no quería comida para humanos, no quería bañarse y dijo que quería tener un hijo por inseminación artificial.

Por estos comportamientos fue trasladado al hospital psiquiátrico El Sauce, desde donde se trasladó para su audiencia en Mendoza.

Se suspende la audiencia

A pesar de que la jueza advirtió a la defensa del hombre gato que tenía que comportarse o lo sacarían del lugar y se suspendería hasta nuevo aviso, todo fue en vano ya que el hombre no hizo más que maullar y maullar sin sentido. 

Le preguntaron su nombre, si comprendía las acusaciones en su contra, si se comprometía a declarar ante el jurado, pero solo maulló.

*Con información de La Nación

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)