El papa Francisco podría terminar con su encargo al frente de la iglesia católica… no es que ya vaya a suceder, pero él mismo dice que no descarta la idea. Es decir, en cualquier momento podría pasar, tomando en consideración que tiene 85 años y algunos problemas de movilidad.

Luego de los rumores que se esparcieron la semana pasada respecto a su renuncia, el papa Francisco ya habló abiertamente del tema. Y dice que sí, igual y se va. Nno lo tiene contemplado ahorita, sin embargo, podría ser… y no pasa nada, hombre. “Cambiar de papa no sería una catástrofe”, declaró Bergoglio periodistas, luego de su visita a Canadá.

papa-francisco-suegras
Foto: Getty Images

La puerta está abierta, es una de las opciones normales, pero hasta hoy no he llamado a esa puerta, no he dicho: ‘Voy a entrar en esta habitación’”, agregó el papa Francisco, quien aceptó que ya tiene problemas para caminar y eso le ha impedido realizar actividades propias de su cargo al frente de la iglesia.

“No creo que pueda ir al mismo ritmo que antes”, aceptó el papa Francisco. “Pienso que a mi edad y con esta limitación tengo que reservar algo de fuerzas para poder servir a la Iglesia”, agregó en declaraciones recogidas por El País.

Reservar energías para nomás dirigir desde El Vaticano… o bien, aplicar la de “yo quería seguir de papa, pero me chin$%&/é la rodilla”. Literal. “También podría plantearme la posibilidad de hacerme a un lado, lo que sinceramente no sería una catástrofe, pues se puede cambiar al papa sin problema”.

Murió Fabrizzio Soccorsi, médico personal del Papa Francisco, por COVID-19
Foto: Getty Images.

En los últimos años ya hemos sido testigos de la renuncia de un papa: Joseph Ratzinger, más conocido en las estampidas que regalan en las iglesias como Benedicto XVI. Precisamente cuando Ratzinger se hizo a un lado, fue que abrió la posibilidad de que Bergoglio ocupara el máximo cargo de la iglesia católica, convirtiéndose en el papa Francisco.

Parece que eso fue ayer… sin embargo, el ascenso del papa Francisco ya tiene sus añitos. Sucedió en 2013. Ahí, para mayores datos del asunto (y el desarrollo de una de las teorías de por qué realmente renunció Ratzinger) chútense la película Los dos papas.

Pero bueno, regresando con el asunto de “quiero, pero igual y sí me voy”, el papa Francisco aseguró a los periodistas que su intención es seguir realizando viajes para estar cerca de los feligreses… sin embargo, el cuerpo es el que ya no da. En las próximas podría visitar Ucrania, por cierto. “Tengo toda la buena voluntad, pero vamos a ver qué dice la pierna”.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook