Los vientos de Santa Ana –que son corrientes fuertes de aire, secas y calientes– han provocado grandes incendios en Baja California, México, y en California, Estados Unidos, los cuales han tenido a centenares de bomberos y personas trabajando a contra-reloj para tratar de sofocarlos, pues en cuestión de días éstos ya han provocado destrucción y pánico entre la población.

La NASA muestra como se ven los incendios de Baja California desde el espacio

Foto: Cuartoscuro

Tan sólo en Baja California las llamas han provocado la muerte de al menos tres personas, y ha obligado a cerca de mil 645 personas a evacuar a alguno de los albergues que han sido instalados. Si eso no fuera suficiente, los incendios también han acabado con 308 viviendas y han provocado varios cierres carreteros entre Tijuana, Ensenada y Rosarito, las zonas más afectadas.

Para darnos una idea de la magnitud de lo que sucede, la NASA (National Aeronautics and Space Administration) ha dado a conocer algunas imágenes satelitales de cómo se ve el humo que han dejado los incendios en Baja California y California.

La primera de ellas fue capturada el pasado 25 de octubre por el satélite meteorológico GOES East, y en ella se puede apreciar el rastro que ha dejado el incendio Kinkade en California, el cual se originó el pasado 24 de octubre gracias a las altas temperaturas que se registraron y los fuertes vientos.

Foto: NASA

Por otro lado, los satélites Terra y Aqua de la NASA capturaron los incendios originados en la misma fecha en Baja California, los cuales se originaron a lo largo de la costa noroeste entre Tijuana y Ensenada, cerca del pueblo costero de Rosarito, y que durante su primer día arrasaron con cerca de 7 mil 100 acres, según datos de la Oficina de Protección Civil del estado.

Foto: NASA

Si bien ambos incendios se llevan a cabo en dos partes diferentes, lo único que tienen en común es que los dos son producto de las altas temperaturas que se han presentado en los últimos años como consecuencia del calentamiento global, una cuestión que ha ido empeorando y que aparentemente está llegando a un punto de no retorno.