Captura Twitter @arturooislas

Estupidez nivel: Influencers mexicanos de TikTok compran ilegalmente cría de cocodrilo para hacer videos virales

“Sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana; y no estoy seguro sobre el universo. – Albert Einstein. 

Las redes sociales son maravillosas cuando se usan por las razones correctas. Desgraciadamente hay muchas personas que hacen cualquier tipo de locuras con tal de conseguir algunos “me gusta” y visualizaciones. El caso más reciente de esto –y que nos tiene realmente indignados– es el de un grupo de adolescentes mexicanos que compraron ilegalmente a una cría de cocodrilo para grabar videos y subirlos a TikTok.

Captura Twitter @arturooislas

En los tristes y lamentables videos (porque son varios), se puede ver desde el momento que compran a este pequeño reptil apoyando las prácticas de captura ilegal de animales en la zona de Acapulco y posteriormente como asustan y molestan a la cría para hacer sus videos.

En uno de los primeros videos subido por el protagonista Mau Otero y Estefi Merelles, influencers en redes sociales, a su cuenta oficial @Mau.Otero y @estefii.merelles, se puede ver el momento de la compra ilegal del cocodrilo en un mercado de artesanías en Acapulco. La vendedora les entrega al pequeño amarrado de la boca explicándoles cómo lo tienen que cuidar (como si ella supiera). Les dice que se llama Coco y que no es agresivo.

Captura Twitter @arturooislas

También puedes leer: PERO CÓMO SE LE OCURRE: SEÑALAN A FUNCIONARIA DE HUMILLAR A TRABAJADORA DE LIMPIEZA CON RETO DE TIKTOK

“Es un animal inofensivo, solamente que lo hagas tú enojar. Como aquí se le da de comer diario, no tiene que estar hambriento. Está bien comidito y por eso huele raro. Le pusimos Coco”, le dijo la mujer antes de entregárselo.

A partir de ese momento la cría que claramente se encuentra asustada y que podría generarle traumas de por vida, se convierte en el juguete de estas personas. Todo para intentar conseguir más seguidores con sus videos. Ahora esperemos que todos se les vayan de una buena vez.

Captura Twitter @arturooislas

En otro video ya se ven con el pequeño cocodrilo en el coche de los jóvenes riendo y jugando con él como si fuera de plástico. En otra publicación hecha por @emiliobernot se ven otros dos jóvenes etiquetados como @diegogarciasela y @maanneee_ con los ojos vendados jugando a adivinar de qué especie se trata. Al verlo  asustan al reptil que intenta salir corriendo bastante espantado.

Los videos que subieron a sus redes sociales indignaron a miles de usuarios que les hicieron ver y entender (esperamos) su increíble acto de estupidez. Muchos los denunciaron y les exigieron regresar al ejemplar a su hábitat natural. Evidentemente, Mau Otero y sus amigos eliminaron todos los videos de las redes, pero todo se quedó arriba y ahora los están denunciando.

El caso generó tanta controversia que llegó a Arturo Islas Allende, un reconocido ambientalista mexicano y conductor de televisión, que lamentó los hechos sólo para conseguir algunos likes en TikTok e invitó a que este caso genere conciencia en la población.

“De entrada, no es el trato que merece un animal. No es justo jugar con un animal para asustar gente. No es justo utilizar los animales para eso ya basta. Si nos hemos indignado por el racismo y por muchas cosas entre seres humanos que han afectado las relaciones entre la sociedad, nos tiene que afectar también el trato que le damos a los animales y el ejemplo que les damos a los demás”, se expresó Islas en un video que compartió en sus redes sociales.

Arturo Islas aclaró que lo que hicieron fue tráfico ilegal de animales en México, y a través de mensajes directos, los intentó contactar para explicarles que debían entregar al reptil a las autoridades.

“Les quiero decir, lo que esos chavos hicieron es ilegal. Es un delito. Compraron en un puesto de artesanías supongo, en Guerrero, es muy común que suceda esto, un animal que es extraído de su hábitat ilegalmente”, explicó el ambientalista.

“Les quiero decir cómo lo hacen”, continuó. “Las personas por ganarse una lana extra se van a las lagunas por la noche con unos lazos y un palo, es una forma de capturar cocodrilos, o colocan trampas y capturan a los más jovencitos. Después les lazan el hocico y los venden en las carreteras, en los caminos, y eso es un delito federal que está de alguna manera castigado por las leyes mexicanas”, dijo Islas.

Captura Twitter @arturooislas

Continuó para explicar que al hacer esto “están contribuyendo al comercio ilegal de especies. Y eso es lo que hicieron ellos: contribuir al comercio ilegal de especies”, afirmó el activista.

Después de intentarlo en repetidas ocasiones Arturo Islas logró comunicarse con los influencers quienes al parecer reconocieron su grave error y regresaron al cocodrilo a las autoridades de Guerrero.

Si se están preguntando qué pasará con estos jóvenes Islas dice que “tendrán una falta administrativa y el día de hoy están haciendo todo los papeleos para que el cocodrilo regrese a la Laguna de donde lo sacaron”. Después compartió los beneficios de hacer de estos temas algo grande y viral. “Es una prueba de que compartir estos videos y alzar la voz puede dar grandes resultados. Si bien ellos recibieron una lección, el cocodrilo será libre de nuevo”.