En esta vida sabemos que hay muchas personas celosas, que no desperdiciarían cualquier oportunidad que tienen para probar que sus parejas les son infieles. Gracias a las redes sociales, las personas han encontrado maneras bastante creativas de checar todo lo que hacen, como revisar a escondidas el celular, crear cuentas falsas y hasta hackear sus perfiles, pero ahora sí nos quedamos con el ojo cuadrado por el nivel de espionaje que demostró esta mujer.

Esta curiosa historia sucedió en la bella CDMX y la conocimos gracias a un usuario de Facebook llamado Chris Astudillo, quien contó el momento de espionaje profesional del que fue testigo. Todo comenzó cuando Chris tomó un Uber –presuntamente– para que lo llevara hasta su destino, ya saben, algo que es normal en nuestra vida cotidiana. Inició el viaje y todo parecía ir con normalidad.

Pero todo cambió cuando de repente empezaron a escuchar unos ruidos bastante raros que venían del carro, para ser exactos el llanto de un bebé. Para no hacerles el cuento más largo, el chofer del Uber detuvo el viaje para ver que era lo que le estaba pasando a su nave y vaya sorpresa que se llevó cuando se dio cuenta que en su cajuela estaba ni más ni menos que su esposa junto a su hijo.Sí, la mujer se escondió y estuvo un buen rato encerrada con el pequeño para tenerlo súper checado y así poder poder demostrar que su esposo le era infiel, ¿cómo la ven?

Como dicen por ahí: uno como quiera pero, las criaturas. Al sacarlos de la cajuela, el chofer los pasó para adelante junto a Chris y la celosa mujer incluso se pasó para adelante para acompañar a su marido y terminar el viaje que tenía contempladoImagina que vienes en el Uber y descubres que la esposa del chofer viene en la cajuela para espiarlo. Todavía de que el morro se pone a llorar, su jefecita se sube enfrente sin pagar el viaje”, fue lo que narró el pasajero de esta bastante essstraña experiencia. Vamos con algunas imágenes. 

Por ahí dicen que después de enterarse de todo este caso, James Bond y hasta los Kingsman mostraron interés en ella y se están peleando para hacerse de los servicios de esta mujer, que seguramente tiene conocimientos y técnicas bastante precisas para llevar a cabo su tarea de espionaje y así tener bien vigilado a su esposo. No cabe duda, de que esta es una de esas historias que superan la ficción.