Algunas personas consideran que sufrir una decepción amorosa es lo peor que puede suceder el Día de San Valentín. La fecha se presta para bonitas memorias, pero también ha registrado grandes tragedias en el rubro del amor. Por esa razón es que un zoológico ha decidido realizar una dinámica muy interesante; una que incluye… ¿bautizar una cucaracha?

Así es, Centro de Conservación Hemsley ubicado en el condado de Kent, Inglaterra, ha abierto una iniciativa para que los hombres y mujeres despechados acudan a poner el nombre de su ex a un insecto rastrero. No es la forma de desquitarse más elaborada que existe, pero tal vez sirva para ventilar un poco las emociones negativas.

“Para aquellos que no requieren venganza, hay otra manera de hacerles sentir mejor al desquitarse con su ex en este Día de San Valentín”, anunció el zoológico en su curioso comunicado. “Estamos ofreciendo la oportunidad de nombrar una cucaracha en honor a su inútil ‘ex alguien’ en esta festividad especial de amor”.

Las personas que deseen participar deberán pagar la módica cantidad de 1.50 en libras esterlinas (casi 37 pesos), precio bastante razonable si consideramos que la pobre cucarachita cargará con las malas vibras de alguien más por el resto de su vida. Los fondos recaudados en esta actividad servirán para financiar proyectos dentro del zoológico.

Una vez completado el proceso de nombramiento, se otorgará un certificado que también se colocará junto a cada insecto exhibido en el lugar. Como para asegurar que “el Íker” o “la Sofi” siempre estarán ahí, moviendo sus antenitas y entreteniendo al público en nombre de la justicia kármica.

Así que ya lo saben, damas y caballeros. Si tienen la fortuna de efectuar un viaje a Inglaterra y deciden darse una vuelta por Kent, siempre podrán pasar al zoológico para recordar a su ex cuánto lo/la amaron. Todo sea en favor de una buena causa y, ¿quién sabe? Tal vez sea el inicio de una bella tradición.