De vez en cuando corremos con la mala suerte de comprar boletos para un concierto, y descubrir la terrible noticia de su cancelación pocos días antes de que este ocurra. Aunque también tenemos la peor versión de los hechos, cuando ya estamos en el recinto listos para divertirnos como nunca, y el artista anuncia que no dará su show por alguna ridícula razón.

Claro que no siempre es así, pues Dave Grohl nos demostró hace poco que una pierna rota no es impedimento para cancelar un show, y hasta se improvisó una sillita para el resto de la gira. Más allá de los problemas de salud y conflictos ajenos a los organizadores, aquí te contamos algunas de las razones más tontas por las que algunos músicos han optado por retirarse a su casa entre abucheos y corazones rotos.

Bon Jovi

Vamos a empezar con el caso más reciente, y es que resulta que el gran Bon Jovi acaba de cancelar un concierto debido a que tiene un fuerte resfriado y “cantaba de la ch*ngada”, por lo que tuvo que terminar antes su presentación. Parece que se le olvidó realizar una prueba de audio en el lugar, o al menos avisar con tiempo que tal vez tendrían que esperar otro par de días para verlo y evitar hacer el ridículo (y el coraje de los fans). El integrante de su banda de apoyo, Phil X, trató de ayudarle con un par de canciones pero todo fue un intento fallido.

 

 

Noel Gallagher

Pareciera que fue ayer cuando Noel Gallagher estrenó el segundo disco con los High Flying Birds, y decidió visitar nuestro país para dos fechas en el Teatro Metropólitan. Había tanta euforia por ver a uno de los integrantes de Oasis, que nuestro querido Noel llegó un par de días antes y en lugar de pasar por sus tradicionales taquitos, creyó que era una buena idea echarse unos mariscos. Tal vez no se dio cuenta que en México los camarones NO son verdes, por lo tanto se enteró de su pancita y la primera fecha tuvo que ser cancelada. Ya con un Metronidazol en su poder se animó a tocar el segundo día, mientras que el concierto de la noche anterior fue reagendado hasta un año después (2016). Ay esos Gallagher…

 

 

Azealia Banks

En 2015 el House Of Vans de la Ciudad de México, presumía en su cartel grandes bandas entre las que se encontraban 2 Chainz y Azealia Banks, para reventar con sus rimas el lugar. Al parecer Azaelia sí reventó, pero de coraje contra los asistentes luego de que alguien le arrojara un vaso con una sustancia de dudosa procedencia, del cual alcanzaron a caerle un par de gotas (nada fuera de lo extraordinario). Este fue motivo suficiente para que se fuera indignada a backstage, prefiriendo no dar el concierto esa noche.

 

 

Justin Bieber

Tantas veces que a Justin Bieber nos ha demostrado que es una diva pop, nos han preparado para esperar lo peor de él. Hace unos años después de la primera canción en un concierto en Oslo, Noruega, Bieber arrojó una prenda al piso cerca de sus fans, y en el momento que ella comenzaron a jalonearla para reclamar el premio, nadie se percató que el cantante seguía encima a punto de caer al piso. Éste se molestó e intentó hacer que recapacitaran, pero al ver que las beliebers se salieron de control y no dejaban de gritar, prefirió evitar la fatiga para seguir la fiesta en otra parte. ¿Cuántas más, Justin?

 

 

Morrissey

Ay Morrissey… Tantas veces nos has quedado mal que ya no sabemos cuál escoger.

Afortunadamente el músico nos regaló varios increíbles conciertos en nuestro país este año, pero ¿recuerdan aquella vez que se negó a cantar porque el recinto vendía carne?. Todos sabemos que Moz está en contra del asesinato de animales, y es más vegano que 100 hispters de la Condesa juntos, pero ni con todos estos avisos el Harpa Concert Hall aceptó la petición de únicamente vender alimentos vegetarianos (una de las peticiones de para cualquier lugar en el que vaya a presentarse).

 

Me gusta mucho Islandia y he esperado por mucho tiempo para regresar a este país, pero dejaré en paz al Harpa Concert Hall para que disfruten de su orgía de sangre para caníbales come carne.

 

Estúpida mis vegetales, idiota.