En la actualidad, se dice mucho que el rock está muriendo, ya que el pop y otros ritmos le han estado ganando ventaja a las guitarras potentes y a los himnos de estadios. Pero aún hay bandas que conservan esa esencia, de subir al escenario, tocar con pasión, dar presentaciones completamente explosivas y sobre todo, hacer lo que más les gusta, eso es justo lo que motiva a Cage The Elephant.

Antes de su regreso triunfal a la CDMX platicamos con el guitarrista de la banda, Brad Shultz sobre su nuevo disco, las bandas de rock que escuchan en este momento, el amor por la música y la aventura que fue para ellos aquella primera visita a nuestro país en 2017.

A lo largo de sus casi 13 años de carrera, los de Kentucky se han caracterizado por ser fieles a su estilo pero evolucionando en el proceso. La clara muestra de esto es el último álbum de Cage The Elephant, Social Cues, un disco cargado de puros sonidos densos y rockeros, quizá el único en su estilo en toda su discografía:

“Creo que nosotros generalmente intentamos que las canciones nazcan de manera natural  y no lo pensamos mucho. No intentamos llevar estos sonidos a una dirección pretenciosa pero esta vez nos refugiamos en la producción y le sacamos todo el provecho posible. Para este disco nos clavamos mucho en la posproducción, queríamos hacer un álbum más oscuro. Las baterías suenan más viscerales y las guitarras poderosas, que hacen juego perfecto con las letras que escribió Matt, es un disco muy intenso”. 

Durante la grabación de este material discográfico, algunas tragedias rodearon a la banda. Primero el vocalista, Matt Shultz se separó de su esposa y después morirían varios amigos suyos, dando pie a crear un disco con rolas mucho más personales, sentimentales y sobre todo, feroces:

“Hubo muchas dificultades a la hora de entrar al estudio. Muchos amigos de nosotros lamentablemente murieron, Matt terminó su relación, hubo muchas cosas muy fuertes que tuvimos que afrontar y que se sienten en ‘Social Cues’. A la hora de escribir las letras lo reflejamos todo ahí pero, ya sabes, siempre hay cosas buenas y malas en la vida”. 

“Quizá la canción más difícil de grabar fue ‘Black Madonna’ porque es justo la rola con la que Matt sacó todo lo que tenía en su relación y escribió sobre él mismo y en el momento en el que nos enseñó la letra entendimos todo. La música envuelve por completo esa idea, de estar con una persona que no se muestra como tal y al final terminas conociendo a alguien completamente diferente. Cuando comenzamos a tocar como banda teníamos mucha influencia de rock psicodélico y  aquí (en ‘Black Madonna’) utilizamos pedales wah y cosas de ese estilo para darle una vibra funk soul pero siempre intentamos darle otro giro a nuestro sonido”. 

Como ya lo habíamos comentando, existe mucha fatalidad sobre el rock. Que si están muriendo, que ya no son como antes, pero Brad tiene muy clara una cosa, aún hay toda una enorme generación en todo el mundo que siguen creando y tiene la idea de lo que es la música

“Hay muchas bandas que nos gustan. Estamos actualmente en tour con varias de ellas como Post Animal, SWMRS. También hay otras como IDLES, The Murder Capital y Twin Peaks que están haciendo cosas muy cool e interesantes que están retomando las guitarras y saliendo a tocar sus canciones”. 

Cage The Elephant es una de esas bandas que suenan genial en disco pero que en vivo son dinamita pura. Siempre existe la duda de que es lo que ellos prefieren y Brad nos contestó esa gran pregunta:

“Ambas nos gustan por diferentes razones, creo que disfrutamos el camino de componer y estar en el estudio, puede ser más introspectivo y creativo planear una canción y todo lo que envuelve eso, es divertido hacerlo pero también nos encanta cuando estamos en un escenario porque conectamos con la gente y sentimos esa energía, es adictiva. Es genial ver al público disfrutar de nuestra música, cantando y bailando”. 

Después de muchos años juntos, podría pensarse que las bandas agotarían todo su ingenio y que la creatividad se pierde con el paso del tiempo pero van encontrando motivos bastante sencillos para encontrar inspiración y seguir componiendo música:

“La inspiración principal es que amamos la música y lo que hacemos. Creo que esa es una gran inspiración para continuar en este camino, tenemos la habilidad de conectar con la gente y ayudarla a través de nuestras canciones, eso es lo que nos motiva a seguir tocando. Describiría a la banda con una sola palabra, ‘pasión’, porque es parte de lo que nos motiva para hacer esto”. 

No queremos que esto pase, pero si Cage The Elephant terminara mañana y tuvieran que dar un último concierto en su historia, tienen muy clara la manera en la que quieren terminar:

“Si tuviéramos que dar un último show probablemente lo haría donde todo comenzó, en un lugar de nuestro llamado Power House, era una casa enorme que acondicionaron para dar algunos conciertos y ahí tocamos por primera vez, parece que sería ideal. La canción que cerraría todo debe ser ‘Goodbye’ porque sería un final cliché e ideal para nosotros”. 

Quizá uno de los momentos para recordar de la edición 2017 del Corona Capital fue la presentación de Cage The Elephant, electrizante se quedaría corto para definir su set, aunque para que esto sucediera tuvimos que esperar muchos años y un concierto de ellos en nuestro país se veía muy lejano.

Cada que se anunciaba un cartel nuevo del festival (y en los carteles fake) aparecía el nombre de la banda pero a la mera hora no los veíamos entre todo el talento. Podrán pensar que la razón fue algo muy poderoso pero es algo sumamente sencillo:

“No tenemos idea por qué tardamos tanto en ir hasta allá. Siempre quisimos ir a México y tocar pero todo era cuestión de calendarios, todo chocaba y no podíamos ir, pero hace dos años por fin dimos un concierto y podría decir que es uno de los mejores shows que hemos dado. El público fue un gran factor para que ese momento fuera único porque la gente disfruta y se apasiona por la música”. 

“Esto nadie lo sabe pero durante una semana fuimos a una taquería y nunca había probado los tacos al pastor, quede enamorado de ellos, y comí tacos todo el tiempo, creo que me comí como 50 y no puedo esperar para regresar y comerme otros 50 más”. 

Recuerden que Cage The Elephant regresará este 21 de octubre a la CDMX para dar un show súper explosivo junto a Spoon en el Pepsi Center WTC. Si tienes ganas de escuchar unos buenos guitarrazos y entrarle al moshpit, no te lo puedes perder. Aún puedes comprar tus boletos POR ACÁ.