Y una vez más, Café Tacvba demostró por qué es la banda mexicana más importante de las últimas décadas, y una de las más importantes en la historia del rock nacional. Después de meses de espera y con la emoción al límite, por fin llegó el turno de que la banda sateluca grabara su segundo MTV Unplugged, esta vez en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario en la Ciudad de México para celebrar los 30 años de la banda.

Y si no te pudiste lanzar, o nomás quieres ver cómo se puso, acá te contaremos paso a paso todo lo que pasó en esta noche que pasará a la historia, pues como bien lo dijeron ayer… un show así solo se vive una vez.

Foto: Cortesía

Cuando llegamos al recinto, la lluvia estaba haciendo de las suyas –y bastante manchada– así que por obvias razones, la logística se retrasó un poco y el acceso a la sala tardó un poco más de lo esperado, pero una vez entrando al lobby, de verdad que se podía respirar la emoción.

Todos pasamos a nuestros asientos previamente asignados, y ¡wow!… vaya que la producción se la rifó. Todo el set súper bien ordenado, iluminación excelente, de verdad que el escenario se veía increíble desde todos los ángulos. Poco a poco fue entrando la gente –un tanto empapada– y comenzó la cuenta regresiva.

En punto de las 8:22pm salieron los músicos, una orquesta conformada por más de 40 integrantes tomaba su posición. Sección de cuerdas, metales, xilófono, arpa, sección de alientos, timbales… todo perfectamente preparado para dar un show inolvidable. Después de unos minutos, la producción nos pidió aplausos para grabarlos y usarlos para la posproducción del material, y todos muy bien portaditos, seguimos las indicaciones.

Foto: Cortesía

De pronto, la música de fondo se apagó, y el público en lugar de de gritar, guardó silencio. Y vaya que todos aguantaron calladitos bastantes minutos con la expectativa, hasta que se escuchó a lo lejos un “¡AVER AVER A VER A KIORA!” y soltó las carcajadas de todo mundo, hasta le aplaudieron. Y ya después regresó el silencio, junto con otras personas del público que intentaron repetir la fórmula del ‘averakiora’ y se echaron un “Gooooya, gooooya”, pero como que no les salió y los mandaron a callar de volada. Sea como sea, el ambiente estaba mejor que nunca, y la expectativa más.

Después de unos pocos minutos que se hicieron eternos de tanta emoción, la noche comenzó.

Joselo, Quique, Meme, y Rubén salieron al escenario acompañado de una mega ovación. Todos vestidos de blanco y negro, comenzaba el show con “El espacio” con un arreglo bastante interesante, y al final con la sección de cuerdas tomando un rol bastante agresivo. Los coros de Meme, increíbles.

“Es increíble tocar con esta orquesta bajo la batuta de Mario Santos. Esperamos que disfruten de todo lo que preparamos para ustedes”, dijo Rubén después de la primera canción. Luego llegó “La locomotora” y aplausos para Meme, que con toda la energía y el baile que tanto lo caracteriza nos remontó a 1999. Rubén caminando y saltando de un lado a otro por todo el escenario. Y vaya que acá se lucieron con el arreglo, la última parte de la canción sonó como a final de película. Padrísimo.

Foto: Cortesía

Esto dio pasó a la canción para los chilangos, no sin que antes Rubén se echara un “no digas ñoño si soy el chavo, yo soy aquel y usté Raquel” para dar pie a “Chilanga banda”, luces perfectamente sincronizadas y el contrabajo de Quique como protagonista.

Meme agarró la guitarra y a lo lejos sonó un grito de “¡Arriba Satéliteeee!”, este levantó la mano en apoyo. Adivinen qué canción seguía. Exacto, “Eres”, la cual nos puso la piel chinita a todos, y ahora imagínense los gritos de la parte final de la canción que se echa Rubén, pero con toda la sección de cuerdas. Sonó macizo.

Luego, algo épico que fue bastante aplaudido por el respetable. Entraron un par de organilleros al escenario, “¿qué canción seguiría?” comenzaba a preguntarse la gente. “Jala una silla, siéntate a un lado aquí, mira las plantas, como reaniman la vista alrededor” entonaba Rubén tan solo con el organillero. Gran detalle que al final de la rola, los cuatro tacvbos le aplaudieron bastante al organillero como símbolo de reconocimiento.

Foto: Cortesía

Tocó el turno de un popurrí de “Las Batallas/Rarotonga” en el que no dejaban de saltar de un lado al otro del escenario. La verdad es que en este arreglo, quedó claro por qué los tacvbos están donde están, pues fue muy notorio lo bien que se llevan entre ellos, y lo más importante, que se siguen divirtiendo de hacer esto después de 30 años.

Después del baile que baile, llegaron “Quiero Ver”, “Vaivén”, y “Muerte Chiquita” para dar un poquito de calma a la noche. Acá escuchamos a un gran cuarteto de marimba pero sin los demás integrantes de la orquesta.

Luego llegaba la primera invitada de la noche, Catalina García de Monsieur Periné, se unía a Rubén para interpretar “Enamorada”. ¡Qué bonita voz y qué bonito momento! Esta rola fue seguida por “Diente de León”, una “de las nuevas” como dijo Rubén. Aún no entraba la orquesta, eran solo los tacvbos con su alma, para luego interpretar “Eo” y que toda la gente coreara al unísono el “Eoooo canta la gente, eoooo vuelve a cantar, eooooo canta de nuevo”, gran momento.

Foto: Cortesía

El siguiente invitado, wow. Desde Reino Unido llegaba nada más y nada menos que David Byrne, leyeron bien… ¡David Byrne! Quien se unía a Café Tacvba para tocar “El Outsider” en una versión bastante salsera. Neta que el aplauso se lo llevó Mr. Byrne, pues a pesar de que la bailada no es lo suyo, le echó muchísimas ganas y eso se aprecia bastante. El aplauso estuvo heavy.

Foto: Cortesía

Luego un maestro llegaba al escenario. Gustavo Santaolalla se unía a la banda de Satélite para tocar “Olita de altamar” y “Cantito”. Llegó el turno de la orquesta de brillar, pues con “La1 (Revés)” sin Café Tacvba se dieron vuelo sabroso.

La noche estaba a punto de culminar, y Rubén se despedía con “Volver a Comenzar” entre los gritos y aplausos de la gente, no sin antes agradecer y reconocer a todos los músicos presentes que los acompañaron durante la noche. Y los cantos y gritos comenzaron con la que se supone sería la última canción del MTV Unplugged de Café Tacvba.

La banda se despedía…. se acabó la grabación.

“Quieren que les toquemos algo?” (Se supone ya sin cámaras) “Papaupapaaa euu eooooo”, imagínense el griterío. Sin duda, el mejor momento de la noche, todo mundo parado, cantando, bailando, gritando a todo pulmón. Y ojo porque mucha gente ya se había ido, pues acá ya eran más de las 12 de la noche. El show ya había durado más de tres horas entre repeticiones y acomodos de escenario. En esta última canción, Rubén se bajó del escenario y comenzó a caminar entre la gente, y hasta se tomó selfies con quien se le acercara.

Foto: Cortesía

Vaya noche que nos regaló Café Tacvba. Como lo dijimos al principio, demostraron porqué es la banda que es, porqué están donde están, y porqué los afortunados de estos 30 años de música y de celebrarlo, no deben ser ellos, sino nosotros por poder gozar de su música que perdurará para siempre. 

Set list del MTV Unplugged: Café Tacvba

1. El Espacio

2. Locomotora

3. Chilanga Banda

4. Eres

5. Mediodía

6. Las Batallas/Rarotonga

7. Quiero Ver

8. Vaivén

9. Muerte Chiquita

10. Enamorada feat. Catalina García

11. Diente de León

12. Eo

13. El Outsider feat. David Byrne

14. Olita del Altamar feat. Gustavo Santaolalla

15. Cantito feat. Gustavo Santaolalla

16. La1 (Revés)

17. Volver a comenzar