PHANTOGRAM

Jueves, 12 de diciembre
El Plaza Condesa
México, DF

EL CONCIERTO

Phantogram regresó a la Ciudad de México en la última escala de su gira de este año antes de tomar un merecido descanso. En febrero, el dúo de Nueva York estrenará su segundo álbum, Voices, seguido por otra gira mundial. En un evento gratuito (bueno, con invitación) Phantogram fue el acto principal de una alineación curada por Converse Rubber Tracks Live. De izquierda a derecha en el escenario: Sarah Barthel en vocales y teclados; Josh Carter en guitarra, efectos, y vocales; también contaron con el apoyo de Nick Shelestak en la guitarra, teclados y efectos, y Chris Carhart en la batería. Aunque la banda cuenta con sus propios visuales, esta vez los dejaron en casa por lo que toda la noche tuvimos las huellas de unos tenis Converse en la proyección de fondo.

SETLIST

1. Intro
2. Running from the Cops
3. As Far As I Can See
4. Blackout Days
5. Fall In Love
6. Turning Into Stone
7. 16 Years
8. Turn It Off
9. Howling Moon
10. Don’t Move
11. The Day You Died
12. When I’m Small

ENCORE:
13. Mouthful of Diamonds
14. Celebrating Nothing

INVITADOS ESPECIALES

-El primer acto telonero de la noche fue Acidandali, una banda de post-punk de tres integrantes que dejó una buena impresión sobre los asistentes que llegaron temprano al evento. Su puntualidad fue recompensada ya que Acidandali es una banda que muestra promesa. Sólo hace falta que sigan trabajando en mejorar su sonido en vivo para que vuelve a aparecer en nuestro radar. Su soundcloud.
-El segundo invitado especial fue otro trío que se hace llamar Ratbot. Aunque el nombre no me daba muchas esperanzas, debo admitir que me quedé muy impresionado por su presentación (bastante corta, por cierto, me hubiera gustado escuchar más). Su tecladista tiene una voz espectacular, de bastante rango y brillo. Si la tenemos que encasillar en algún género, Ratbot podría caber dentro del género del neo-disco, pero su sonido también se desvía por otros lados, como el new wave ochentero. Su soundcloud.
-Y también estuvo Rey Pila.

OPINIÓN

Converse se merece un cumplido por el hallazgo de las primeras dos bandas de la noche. Cuando alguien piensa en teloneros, es fácil decir “mejor vamos por unas chelas”, pero de vez en cuando te llevas una agradable sorpresa y sin siquiera saberlo, te encuentras viendo al siguiente éxito del indie rock nacional. No estoy diciendo que Acidandali y Ratbot ya tienen todas las puertas de la gloria abiertas de par en par, pero sus propuestas son genuinas y van por buen camino. En fin, vamos al plato fuerte.

Phantogram tiene un nuevo disco en puerta, lo cual significa que nos tocó escuchar algunas rolas desconocidas pero que afortunadamente fueron bien recibidas por el público. Hay que darle crédito al equipo de Josh Carter y SUPER SEXY Sarah Barthel por su talento para escribir melodías pegajosas. Aunque el nuevo sencillo, “Fall In Love”, nada más tiene un par de días desde que se estrenó de manera oficial, no hacía falta escucharla antes para dejarse llevar por la seducción de sus arreglos. Las canciones de Phantogram tienen esa inmediatez que te atrapan con el primer gancho, una virtud que me remite a otro dúo masculino-feminino, Beach House: con las primeras notas ya estás clavado en la rola y contar con ese talento les ahorra mucho trabajo.

La única deficiencia de empezar con un gancho fuerte es que la gente se emociona tanto en los primeros 20 segundos que naturalmente se desinfla mientras transcurre la rola hasta que termina por apagarse. Luego se vuelve a prender con el inicio de la siguiente canción y se repite el proceso. Mientras que algunos temas de Barthel y Carter son víctimas de esta reacción, otros temas tienen suficientes sorpresas para mantener prendida a su audiencia, como es el caso de “Black Out Days” y “Fall In Love”. De hecho, las canciones nuevas tienen esta característica lo cual es evidencia de que Phantogram han evolucionado como compositores. Por lo que se escuchó en el concierto, Voices (el título del próximo álbum) se oye muy prometedor.

Aunque Josh Carter ha jugado un rol importante en el éxito de Phantogram y nadie le quita su mérito, Sarah Barthel (mi amor) es la estrella indiscutible del show. Con una chaqueta de cuero roja y su corte de cabello tipo-Mia Wallace, Sarah le daba un cierto aire a Chrissie Hynde. Aunque no cuenta con el tremendo carisma de la líder de los Pretenders, Sarah tiene una fuerte presencia de escenario y su intensidad en el teclado se transmite a la gente. Si no tenemos cuidado, Phantogram bien puede dar el brinco de consentidos de la escena indie a estrellas de pop mainstream. Su único defecto es su mejor virtud: las letras de sus canciones son macabras y oscuras, llenas de metáforas que retratan sentimientos de rencor y tristeza.

Phantogram cerró el set con sus canciones más populares (y una de esas canciones rencorosas): la terriblemente emotiva “When I’m Small” y después en el encore, “Mouthful of Diamonds”. Tanta fue la emoción que hasta una pelea se desató entre el público por razones cómicas. Afortunadamente no pasó a mayores. Me quedo con un evento donde me topé con un par de hallazgos recomendables y una banda de músicos neoyorquinos que cumplieron con las expectativas. Si juegan bien sus fichas, 2014 les pertenece.

DSC05349

DSC05241

DSC05268

DSC05275

DSC05280

DSC05300

DSC05315

DSC05309

DURACIÓN: 1 hora y 5 minutos
FOTOS: Diego Figueroa @halofive
RESEÑA: @ShyTurista ([email protected])
LA TERCERA BANDA: Dejémoslo así.