Rodrigo y Gabriela nos dan otro fruto de su pacto con el tiempo: “9 Dead Alive”

La historia de Rodrigo Sánchez y Gabriela Quintero es bien conocida a estas alturas pero si es que apenas vas leyendo sus nombres por primera vez, te tenemos que poner al corriente.

La historia de Rodrigo Sánchez y Gabriela Quintero

es bien conocida a estas alturas pero si es que apenas vas leyendo sus nombres por primera vez, te tenemos que poner al corriente. Una sensación en Europa mucho antes de ser reconocidos en su propio país, el dúo mexicano sembró sus primeros éxitos en Dublín, capital irlandesa que adoptó a los guitarristas a inicios de la década anterior. La pasión por el metal fue el primer incentivo para que estos dos músicos formaran una banda en la Ciudad de México; sin embargo, al toparse con puertas cerradas y esfuerzos frustrados, aceptaron el riesgo de probar su suerte en Europa.

Rodrigo y Gabriela tuvieron que empezar desde cero, tocando en las calles de Dublín, donde la gente se fue percatando de su talento y su tremendo oficio en la guitarra. Uno de estos curiosos que tomaron nota de sus habilidades fue Damien Rice, quien los invitó como acto telonero en una de sus giras. Las cosas finalmente comenzaron a salir a su favor a partir de que lanzaron su debut en 2003 con Re-Foc. Esa fusión de estilos como el flamenco, el gypsy, y el tango, con un toque latino y acentuado por un gusto por el metal fue suficiente para conquistar la atención de las islas británicas, un público hambriento por una verdadera alternativa a los sonidos de siempre.

Con su homónimo álbum de 2006, Rodrigo y Gabriela conquistaron las tablas de popularidad y ya para entonces estaban más que listos para volver con la mirada en alto al continente que no les pudo ofrecer una oportunidad decente para triunfar. Varios años después hasta llegar a nuestro día presente, Rodrigo y Gabriela son auténticas súper estrellas, por lo que es un verdadero privilegio entrevistar vía telefónica a Rodrigo Sánchez sobre el nuevo álbum del dúo, 9 Dead Alive, ya disponible en tiendas. Al guitarrista le preguntamos sobre sus temas favoritos del disco, instrumentos eléctricos, y qué tan complicados son los trámites para firmar un pacto con el diablo.

“Más que un pacto con el diablo es un pacto con el tiempo,” asegura Rodrigo con tal de apaciguar cualquier mente conservadora que todavía cree que tal exhibición de destreza solo puede ser provocada por un acto de inframundo. “Todo el compromiso viene de la mano de la práctica.” Y se trata de una práctica incesante que por más de veinte años le ha ayudado a desarrollar tal oficio que le permite tocar cada nota con sus dedos con la misma destreza de una araña que corre por su red a toda velocidad. Es el nivel de los virtuosos. “Para empezar, no me llamaría a mi mismo virtuoso,” corrige Rodrigo. Ok, es el nivel de los que saben lo que hacen.

Solo dos años transcurrieron entre el lanzamiento de su Area 52, su proyecto con la orquesta cubana, C.U.B.A., y 9 Dead Alive, pero en ese lapso se tomaron algo que les hacía falta: un reposo. “Antes de esta gira, tuvimos ocho meses de descanso. Terminamos en verano de este año y la grabación no duró tanto. La verdad es que fue un descanso que no habíamos tenido en años.” ¿Y qué es lo que hace un guitarrista precisamente durante un periodo de receso?

“Yo no dejé de tocar. De hecho, le dediqué más tiempo a la guitarra durante las vacaciones. Por lo general, cuando la gente se va de descanso, se relaja y piensa en otras cosas, pero esta vez le dediqué muchas horas a la guitarra y empecé a escribir.” Entre esos días de descanso, nos comenta que fue a Barcelona con Vicente Amigo para acompañarlo luego en unas tocadas de flamenco, y éste le devolvió el favor en mayo, cuando Rodrigo y Gabriela se presentaron en el Royal Albert Hall de Londres.

Aunque la banda dio sus primeros pasos en el estrellato en Irlanda, estos días Gabriela vive en México; Zihuatanejo para ser más específico. Por su parte, Rodrigo permaneció en el viejo continente, donde ahora vive en Noruega. ¿Pero qué hace hasta allá? “Estoy trabajando en varios proyectos, colaborando y grabando con un buen de gente.” Su más reciente gira mundial, sin embargo, los ha vuelto a poner en las terminales del mundo. “Nos juntamos una semana antes del tour para ver lo de la pre-producción. No había visto a Gabriela en meses hasta que nos reunimos en Suiza para un evento de la ONU.”

Como has de imaginar, la banda tuvo que ensayar arduamente con el nuevo set para que los músculos volvieran a acostumbrarse a las exigencias de conciertos de una hora y media a dos horas de duración. Rodrigo nos explica que están tocando siete canciones del nuevo álbum. También estuvieron ensayando “seis o siete canciones de los viejos discos, y la noche del concierto escogemos cinco” para incorporar a un setlist “con toque muy latino”.

De 9 Dead Alive, el guitarrista menciona que “Mis canciones favoritas son ‘Fram’ y ‘The Soundmaker’, la primera que lanzamos.” ¿Y por qué? “Ya me acostumbré a estas canciones y la gente ha reaccionado muy bien cuando las empieza a escuchar.” ¿Y aceptan peticiones del público cuando les piden algún clásico como ‘Orion’ o ‘Tamacun’? “Hemos tocado tantos años que si no le cambias, te aburres. Pero hacemos covers, me pongo a cantar con la gente, y ésta agarra la onda. Como dices, para echar desmadre.”

¿Y qué tal una visita a México? Hay muchas fechas en Europa y en Estados Unidos, aunque desafortunadamente, México todavía no figura en su itinerario. “Es un poquito complicado,” dice Rodrigo. “Cuando salió el disco en México ya teníamos todo el año en la agenda.” Sin embargo, tiene la confianza de que el dúo pueda volver a nuestro país a inicios del año próximo. La última vez que tuvieron una gira por nuestro país fue en diciembre de 2011, así que -a pesar de su nacionalidad mexicana- no es de todos los años que nos toca ver a estos dos presumir sus habilidades en la guitarra. “Al no estar tan presentes en México, nos sentimos en casa cada vez que venimos. La banda reacciona súper chido.”

Esta misma noche, Rodrigo y Gabriela se presentan en San Francisco y todo pinta para que sea un concierto muy especial ya que serán acompañados por un par de integrantes de la realeza metalera –Robert Trujillo y Kirk Hammett de Metallica- todo esto para rendir tributo al gran bajista Jaco Pastorius. Ya que nos fijamos en esa dirección, le preguntamos a Rodrigo si le gustaría incorporar más instrumentos eléctricos en su sonido. “Es lo que se nos ha dado ahora. Somos medio eclécticos y por eso luego colaboramos con mucha gente. Siempre hemos escuchado otros estilos de música,” y elabora: “Es cuestión de explorar otro concepto que la gente conoce de nosotros, como dos guitarras. Nunca es una situación premeditada.”

Le preguntamos a Rodrigo sobre otra música que ha escuchado recientemente. Ya que el nuevo álbum tiene un tiempo desde que tuvo su primer estreno en Europa, Rodrigo ha tenido oportunidad de ver que hay de nuevo en el mercado. “Me gustó mucho el último de Queens of the Stone Age,” dice… pero “El problema es que consigo muchos discos pero los oigo muy lentamente. Somos de la vieja escuela. Compro muchos discos de metal. También escuché el nuevo disco de U2 que te metieron por ahí en tu computadora… es interesante. También está el nuevo álbum que lanzó Damien Rice con Rick Rubin, su primero después de ocho años. Trato de escuchar un poquito de todo.”

T: @ShyTurista

Top Relacionadas