Foto: Warner

‘We Are Not Your Kind’: Este Slipknot no es el que conocíamos

Vivir tras máscaras transgresoras, shows violentos y ejecuciones musicales aceleradas, que les dieron un lugar como referentes del nu-metal desde hace veinte años, no ha sido fácil para Slipknot. Como si se tratara de una novela escrita por el mismísimo autor bestseller Corey Taylor, estas dos décadas han traído muerte, peleas y muchos cambios de integración en la banda de Des Moines.

Entre tantos acontecimientos, giras por todo el mundo, festivales con curaduría propia, las entregas de estudio de Slipknot han sido cada vez más espaciadas, después de malacostumbrarnos en sus primeros cinco años, con una apuesta seguida de tal vez, lo mejor que les hemos escuchado, con el álbum homónimo, Iowa y Vol.3: (The Subliminial Verses).

Foto: Cortesía

Ahora, después de cinco años de .5: The Gray Chapter, con más cambios en la alineación (después de una pelea legal con el percusionista Chris Fehn), los nueve metaleros traen catorce tracks para intentar provocarnos esa mezcla de violencia, miedo y búsqueda de redención en arte tétrica, el sello que los caracteriza.

“Unsainted”, tema que abre este álbum, es lo mejor en la innovación We Are Not Your Kind, ya que combina y hace funcionar cánticos de iglesia con un coro épico, una letra cargada de furia, y la tormenta que es Slipknot cuando la ejecución en cada instrumento es revolucionada y precisa.

El combustible con el que Slipknot se ha mantenido puede resumirse en opuestos: canciones bestiales con riffs pesados, baterías galopantes y gritos guturales de Taylor, frente a baladas sombrías, reflexivas, con arreglos excepcionales y bastante desoladoras. Pero para su sexto álbum, un componente falta.

En estricto orden, para esta sexta entrega, la primera categoría de monstruos sin cadenas se colma sin dudarlo: “Birth Of The Cruel”, “Red Flag” y “Orphan” como claros ejemplos. Sin embargo, aún en estos temas, escasean los solos de guitarra que te dejan preguntando cómo se puede tocar a esa velocidad y con precisión, o las baterías con doble pedal que se quedan retumbando en tu cabeza después de quitarte los audífonos.

Lamentablemente, no encontramos en esta catorcena la segunda parte de la fórmula que esperamos de los metaleros estadounidenses: baladas desoladoras que repitamos una y otra vez como cauterizador de heridas.

Foto: Warne

Considerando que Taylor salió apenas de un matrimonio de ocho años, era previsible que temas como “A Liar’s Funeral” o “My Pain”, tocaran fibras sensibles de algún pasado que no pudo ser. En cambio, hay canciones bastante diluidas como “Death Because of Death”, la misma “My Pain” o “Spiders”, que pasan desapercibidas y parecen un esfuerzo no concretado, que nos deja inciertos ante un viejo conocido como Slipknot.

El acierto en la innovación viene, por ejemplo, en “Solway Firth”, que evoluciona en detalles electrónicos calmados, una gran melodía vocal y juega con olas enérgicas de guitarras distorsionadas y gritos guturales.

Sobre los temas con menos músculo que les hemos escuchado a los Iowenses, tenemos “Nero Forte“, en oposición de quienes en sus inicios contaban con armas violentísimas como “People = Shit” o “Gematria”. Pasa lo mismo en “Critical Darling”, para la que pareciera que Taylor contaba con más palabras de las que podían caber en un tema de metal, por lo que no hay espacio para la ira inconmensurable que les conocemos.

Será intrigante ver cómo se ejecutan en vivo estos temas…

Tracklist

1. Insert Coin

2. Unsainted

3. Birth Of The Cruel

4. Death Because Of Death

5. Nero Forte

6. Critical Darling

7. Liar’s Funeral

8. Red Flag

9. What’s Next

10. Spiders

11. Orphan

12. My Pain

13. Not Long For This World

14. Solway Firth