¿Quién no ha disfrutado de un higo? Si eres fanático de esta fruta o la consumes con regularidad, te traemos un dato curioso sobre ellos: Algunas veces, mientras comemos un higo, puede que también estás comiendo avispas.

WTF?!?!

Lo que sucede, es que las avispas Blastophaga psenes de la familia Agaonidae

, son especialistas en polinizar con sus movimientos las flores que se encuentran en el interior de los higos, a donde ingresan para poner huevecillos. Así llevan a cabo de forma activa una polinización de la planta mientras sus larvas se alimentan en el interior del higo.

El acceso lo hacen por un agujero llamado ostiolo que de forma natural poseen estas frutas, sin embargo, el espacio es tan estrecho, que muchas veces las avispas pierden partes de su cuerpo cuando entran. Al depositar los huevos, estas avispas (que solamente viven 48 horas), mueren y son absorbidas por el higo. Por ello no es tan disparatado pensar que alguna vez nos hayamos comido una avispa disuelta en un higo.

higo1

El agujero que dejan las avispas al entrar, es el que más tarde permite después la salida de nuevas avispas, quienes llevarán el polen del higo donde nacieron hacia otras higueras.

De hecho, hay una especie de avispa para cada especie de higuera.

Pero tampoco se angustien tanto ni dejen de comer higos. Si les da asco comerse una avispa desintegrada en un higo, les diremos que este fenómeno únicamente ocurre en las higueras naturales, pues cuando estos arboles son cultivados para tal efecto por la mano del hombre, es poco habitual que los higos sean fecundados por avispas.

A un servidor no le importaría comerse de vez en cuando una higo enriquecido con las proteínas de una avispa. ¿Y a ustedes?

*** Vía ABC España