Quién no ha disfrutado unos Doritos como una deliciosa botana en una fiestecita con los cuates, seguramente todos, aunque sin saber cuál es el verdadero origen de estos totopos de sabor inigualable.

Esto no es para decirles que estas papitas te joden la panza, que te provocan convulsiones a la larga o algún choro de esos, sino para contarles la historia de como nació una de las marcas más famosas alrededor del mundo, la cual tiene sus inicios en el mágico mundo de Mickey Mouse.

El producto original se fabricaba en un lugar llamado la “Casa de Fritos”, en Disneylandia. Se usaban sobrantes que se cortaban en trozos, se freían y se sazonaban, como unos viles totopos de la tortillería. Arch West era el vicepresidente de mercadotecnia y se enteró que el producto era un hit, hizo un trato con Alex Foods, el proveedor del lugar en 1964, así comenzaron a elaborar producto de manera local.

doritos historia

Los exquisitos sobrantes comenzaron a venderse como pan caliente. La producción que se hacía en aquel entonces ya no era suficiente, todo el mundo quería probarlos. Fue así que algo que había nacido en 1966 gracias a Frito Lay, se expendería y daría vida a “Doritos”a nivel nacional (Estados Unidos).

doritos historia frito lay

Como cualquier cosa que logra colocarse como un productor importante, la marca necesitaba evolucionar, no se podían quedar en ser trozos de tortilla cortados en bruto, por lo que la compañía decidió invertir más de 50 millones de dólares. Esto funcionaría para comprar máquinas cortadoras, las cuales harían la papa más delgada y redondearía las puntas para hacerla más digerible.

El éxito fue total, a principios de los 90 solo eran menos vendidas que las Sabritas, no cualquier cosa. En 1995 se rediseñaron y comenzaron a pensar en más variedades, así nacieron los sabores que hasta la fecha conocemos y otros que no:

  • Coco y burry
  • Wasabi
  • Atún
  • Salchicha
  • Queso y almendras
  • Pollo frito
  • Fondue
  • Pollo al Sésamo
  • Cangrejo
  • Yogur y menta, entre otros

Cuando el fundador murió, no solo se preocupó por dejar todos sus papeles en regla, por poner a sus familiares en el testamento, sino que una de sus peticiones era que al enterrarlo en lugar de lanzarle flores, los asistentes arrojaran “Doritos” por montones.

***Vía Gizmodo