FOTO: ESPECIAL/CUARTOSCURO.COM

Sin justicia: A 10 años del asesinato de estudiantes del Tec de Monterrey

El año pasado, aunque simbólicamente, el Estado resarció el daño causado a los familiares y cercanos de los estudiantes del Tec de Monterrey que hace 10 años fueron asesinados por efectivos del Ejército. Sin embargo, los responsables siguen sin recibir castigo.

La disculpa salió de boca de la titular de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. Fue el 19 de marzo de 2019. cuando se cumplieron nueve años del asesinato de los jóvenes Javier Francisco Arredondo Verdugo y Jorge Antonio Mercado Alonso, ambos estudiantes de excelencia en el Tec.

Este caso ocurrió en el marco de la guerra contra el narco, en el sexenio de Felipe Calderón. Tras un enfrentamiento con un grupo criminal, militares entraron al campus del Tec de Monterrey ubicado en la capital de Nuevo León, para torturar y luego ejecutar a los estudiantes Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, de 23 y 24 años, respectivamente.

Mural Estudiantes del Tec de Monterrey

FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL /CUARTOSCURO.COM

“Hasta los dientes”

Luego de sucedidos los hechos, no sólo el Ejército se intentó lavar las manos. En un inicio las autoridades universitarias negaron los hechos, pero luego tuvieron que admitir que la irrupción de militares en sus instalaciones sí dejó muertos y eran estudiantes del Tec de Monterrey… y de excelencia académica. Esto sólo hasta que los cuerpos de los jóvenes fueron identificados por sus familiares.

De hecho, también se intentó acusar a Arredondo y Mercado de ser miembros del crimen organizado… sin embargo, la propia institución tuvo que señalar que eran alumnos de posgrado. “Ni siquiera fueron ellos (los del Tec de Monterrey) los que notificaron a las familias, pues ellas identificaron los cuerpos, cuando el Tec les pudo haber informado desde el primer momento. Eso se me hizo una actitud muy insensible de parte del Tec, y casi rayó en la complicidad con el Ejército”, señala Alberto Arnaut Estrada, director de Hasta los dientes, crudo documental que reconstruye lo sucedido hace nueve años.

La ceremonia que encabezó Olga Sánchez Cordero hace un año tuvo lugar en el auditorio Luis Elizondo del plantel en el que fueron ejecutados los jóvenes… algo irónico, cuando en su momento las autoridades del Tec de Monterrey no hicieron nada para intentar limpiar el nombre de sus estudiantes, según denuncia Arnaut con base en testimonios de familiares.

“Veo muchas similitudes entre las reacciones del Tec en el caso de Jorge y Javier y en la reacción que tuvieron en el Tec de la Ciudad de México durante el temblor, donde fallecieron cinco muchachos”, comentó el director para Proceso, luego de la presentación del documental que ahora puede verse en Netflix.

Hasta la fecha tres de los seis militares implicados en el asesinato de Jorge y Javier están a la espera de que se les dicte sentencia. Dos están en libertad y uno desaparecido. Ningún alto mando del Ejército fue responsabilizado de la ejecución extrajudicial realizada porque –según los militares– los jóvenes estaban armados “hasta los dientes”.

Sin ver la justicia para su hijo

El pasado 27 de febrero murió Haydeé Verdugo, madre de Francisco Javier Arredondo. Como se puede ver en el documenta de Arnaut Estrada, la mujer no descansó hasta ver el nombre de su hijo totalmente libre de las acusaciones que en su momento intentaron verter las autoridades en su contra. Sin embargo, no alcanzó a ver tras las rejas a los responsables del asesinato de los estudiantes del Tec de Monterrey.

“El colectivo Todos Somos Jorge y Javier y cada uno de nuestros integrantes otorgamos una intención de luz, fuerza y sobre todo amor a la familia de Haydeé Verdugo, porque merecen justicia y queremos estar ahí para acompañarles hasta encontrarla”.

Madre de estudiante del Tec de Monterrey

Foto: Facebook