medicamentos-amlo-mexico Aquí nos tocó vivir
Foto: Cuartoscuro

SEDENA compró medicamento a una empresa para muebles y otros datos

El IMCO se echó un clavado a las compras del Gobierno federal para atender la pandemia de COVID y encontraron datos de risa.

Un análisis publicado recientemente por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) revela que durante el 2020 las compras públicas del Gobierno federal para atender la emergencia por COVID-19 fueron opacas, tardías e irregulares.

Lo que el instituto hizo fue analizar todas las compras publicadas en Compranet entre el 1 de enero de 2020 y el 28 de febrero de 2021 por las dependencias responsables de atener el COVID en México: IMSS, Insabi, ISSSTE, Secretaría de Marina, Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Salud.

A pesar de que el gobierno federal afirmó que desde enero de 2020 nos estábamos preparando ante la inminente llegada del virus a nuestro país, las primeras compras de emergencia registradas y rastreadas por el IMCO inician el 4 de marzo, días después de que se registró el primer caso.

Durante enero y febrero, primeros dos meses del 2020, no fue posible identificar compras de insumos necesarios.

compras-mexico-imco

Foto: IMCO

Y como podemos ver en la gráfico, las compras tuvieron un repunte considerable hasta el mes de diciembre, fecha en la que se registró el inicio de la segunda ola de casos de COVID-19 en México. No unos meses antes para prevenir las cifras.

¿A dónde fueron los dineros?

Resulta que de las compras que sí son identificables como compras de emergencia, no todas cuentan con información completa y de calidad. Nada más 4 mil millones gastados en este tipo de compras no tienen ningún documento publicado.

Además la Secretaría de Salud desconoció la existencia del 92% del monto de las compras que tienen una referencia clara a COVID-19. Es decir, de enero 2020 a febrero 2021 en Compranet hay un monto registrado por 3 mil 423 millones de pesos y la SSA desconoció 3 mil 164 millones.

El 47% de los contratos realizados por el Gobierno Federal fueron otorgados a proveedores sin registro en el Registro Único de Proveedores y Contratistas (REPC).

REGISTRO-IMCO

Foto: IMCO

Para acabarla de amolar, casi 1 de cada 2 compras (el 45%) están publicadas de manera tardía, es decir entre 1 y 327 días después de que inició la fecha del contrato.

Y no son los únicos datos que saltan. Hay todavía peores:

  • La Secretaría de la Defensa Nacional pagó 2.3 veces más por el mismo medicamento en contratos que tienen solo un mes de diferencia.

  • El IMCO solo logró identificar solo 10 contratos del Insabi para atender al covid, lo que se traduce en el 1% del monto total que se gastaron en 2020.

  • Resulta que la Sedena compró medicamentos para atender la pandemia a una empresa dedicada a la venta de muebles.


Comenta con tu cuenta de Facebook





Top Relacionadas
:)