Oh, sí, nuevamente les traemos más historias de Chinos. No es que tengamos nada contra de ellos, de hecho nos caen a todo dar, pero por alguna extraña razón a estos seres siempre les ocurren las cosas más increíbles y pintorescas.

Como ejemplo tenemos los incidentes que en últimas fechas han tenido abordo de diversos aviones. Al parecer los chinos enloquecen en cuanto se suben a uno. Aquí tres historias sobre el tema,  aunque lo duden son verídicas:

Tres chinas mitoteras y un bebé

A menos de que alguno de ustedes sea burgués y nunca de los nunca viaje en transporte público, todos hemos presenciado (o protagonizado) alguna pequeña pelea en un microbús, camión de pasajeros, metro, metrobús, etc.

Por lo general, estos panchazos comienzan con una pequeña diferencia, que gracias a una o más personas mitoteras crece hasta salirse de control. Repetimos, todos hemos visto algún show así, sin embargo, no es común que ocurra en el interior de un avión, justo cuando éste cruza los aires.

Todo sucedió el pasado miércoles en el vuelo CA433 de Air China que volaba de Chongqing a Hong Kong. Las cosas iban en calma hasta que un bebé comenzó a llorar. Chan Juan Sung, de 29 años y madre del pequeño, intentaba calmarlo sin mucho éxito.

Pasaba el tiempo y el bebé seguía llorando, despertando a dos mujeres que iban en el asiento de atras. Esto las puso de malas, por ello fueron a quejarse con la madre y le pidieron que callara al chilpayate. No lo hicieron de muy buen modo, por lo que la mamá china también se puso loca y un poco fastidiada de los reclamos le soltó un golpe a una de ellas. Esto hizo que se encendieran los ánimos y empezaran el intercambio de leñazos entre las mujeres.

Las mujeres se lanzaban cachetadas telenovelescas y se jaloneaban las greñas. No habría ningún problema en ello pues cada quién hace el ridículo como desee. La bronca fue que en medio de la pelea estaba el bebé.

Y es que uno como sea, pero ¿y las criaturas chinas?

Lejos de tranquilizarse, el bebé comenzó a llorar más fuerte, haciendo que las luchadoras se prendieran más y le subieran de intensidad a la bronca. Una de ellas fue lanzada hacia el comportamiento del avión.

peleachinos_aire_

Como ocurre en estos casos, todo el avión se contagió y comenzó el gritadero por todos lados.

Imaginen ir en un avión a varios metros de altura, con tres mujeres agarrándose del chongo y decenas de chinos gritando. El infierno debe ser algo parecido.

Xiong Wan, un pasajero de 45 años que tuvo el infortunio de viajar con estas señoras locas, habla de lo que vivió:

“Comenzaron a pelear, el bebé seguía llorando y otros pasajeros estaban gritando. Era como parte de una película bizarra”.

El escándalo llegó hasta la cabina, por lo que el piloto del avión le advirtió a los pasajeros que si no se calmaban aterrizaría de emergencia para que las ñoras mitoteras se bajaran. Con ello no les quedó de otra más que calmarse, aunque todavía se traían ganas.

Ya no supimos si siguieron la bronca cuando bajaron o si el bebé siguió llorando.

Quería tomar el fresco

En un vuelo de Xiamen Air, un hombre quiso abrir una puerta de emergencia en pleno vuelo, “nada más porque quería respirar aire fresco”, provocando un caos y la pronta movilización del personal de la aerolínea.

bronca_avion_chino2

No los toquen, andan chidos

También hubo una mujer que atacó a la sobrecargo de un avión de Air Asia que iba de Bangkok a Nanjing Todo ocurrió porque no pudo sentarse junto a su novio y además, cuando pidió agua caliente para prepararse una sopa de fideo, la sobrecargo le cobró por el servicio extra un dólar con 80 centavos, lo que enloqueció a la pasajera, quien le tiró el agua calienta a la trabajadora. Mientras tanto, su novio se puso a insultar al resto de los pasajeros.

bronca_avionchino2

Hasta hay un video que fue tomado en el interior del avión. La verdad no se ve bien lo que pasa ni entendemos un carajo, pero nos ayuda a darnos una idea del caos que imperaba en el lugar:

Obviamente el piloto regresó a Bangkok, donde la problemática pareja fue bajada del avión y arrestada.

Habrá que traer a estos chinos voladores a cualquier microbús de la estación del Metro Pantitlán, a ver si se ponen igual.

*** Vía Daily Record

Fundé Sopitas como hobby y terminó siendo el trabajo de mis sueños. Emprendedor, amante de la música, los deportes, la comida y tecnología. También comparto rolas, noticias y chisma en programas... More by Francisco Alanís

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook