De acuerdo con información del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, en el 2020 37.7 millones de personas vivía con VIH y 1.5 millones de infectaron por primera vez en ese año. Desafortunadamente 680 mil personas fallecieron por enfermedades relacionadas con el SIDA.

Tal como ha pasado con el virus SARS-CoV-2, que provoca el COVID-19, desde que se detectó por primera vez, se han registrado varias mutaciones, algunas más contagiosas, otras más agresivas, etc. Esto mismo ha pasado con el VIH, virus que si no se trata puede provocar SIDA.

Un equipo internacional de investigadores publicó una investigación que secuencia a un subtipo B del VIH-1, variante bautizada como VB (subtipo virulento B)

prueba-vih-mexico
Foto: Cuartoscuro

El asunto es que esta variante puede incluso quintuplicar la presencia de virus en la sangre, destruye una mayor cantidad de linfocitos CD4 de la persona infectada, es más contagiosa y puede llevar al paciente a una fase de SIDA mucho más rápido que la cepa normal.

La variante VB

El estudio se llevó a cabo en los Países Bajos, donde se detectaron 109 personas que estaban contagiados con esta variante, que experimentaron hasta 5.5 veces más de la carga viral en comparación con personas infectadas con otras cepas, que presentaron una disminución dos veces más rápida de las células CD4 y que sin tratamiento, esta cepa puede llegar a SIDA en un periodo de entre 2 y 3 años después del diagnóstico.

Es importante mencionar que los linfocitos CD4, mejor conocidos como linfocitos T4, son glóbulos blancos que tienen la chamba de combatir infecciones. El conteo de estas células permite monitorear la salud del sistema inmunitario de las personas infectadas con VIH.

Y es que justamente en VIH ataca y destruye estas células por lo que, cuando una persona pierde demasiados linfocitos, tiene dificultades para combatir las infecciones y desarrollar complicaciones graves. Los tratamientos con antirretrovirales suprimen la carga viral y le pone alto a la disminución de la destrucción de las células CD4.

De este estudio, el 82% de las personas infectadas con VB fueron hombres que tienen sexo con hombres. Además, el tiempo promedio desde la infección hasta el diagnóstico, hasta finales de la década de los 2000, se estimó en 3.6 años.

En este caso, de acuerdo con uno de los investigadores del estudio, el peor escenario sería la aparición de una variante que presente una mayor virulencia, que sea más transmisible y que además tenga resistencia al tratamiento. La variante VB solo cumple con las primeras dos características.

El equipo de expertos calcula que esta variante apareció en la década de los 90, antes de la aparición de los tratamientos más eficaces.

¡Wow! Un paciente en Londres podría haberse curado de VIH; es el segundo en la historia
Foto: Shutterstock

¿Entonces tenemos que preocuparnos por esta variante recién secuenciada? Sí, pero al mismo nivel que nos tenemos que preocupar por las otras muchas variantes del VIH.

El investigador de la Universidad de Oxford, Chris Wymant, explica que la secuenciación de esta variante solo enfatiza lo que ya se sabía: que las personas en riesgo de infectarse con VIH deben tener acceso a pruebas de manera periódica para poder detectar la infección de manera temprana y acceder al tratamiento de inmediato.

La apuesta va, entonces, por la prevención.

Yo soy Gabriela Espinosa, pero díganme Gaby, si no siento que me regañan. Trabajo como reportera y redactora en Sopitas.com desde 2018 y desde entonces me enfoqué, en su mayoría, en hard news. En diciembre...

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook