Xóchitl Gálvez no ha podido comprobar en qué se gastó 98 mdp, acusa ASF

Mientras que la mayoría de nosotros no sabría en qué gastarse 98 millones de pesos, la delegada de Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, ya los quemó.

Mientras que la mayoría de nosotros no sabría en qué gastarse 98 millones de pesos, la delegada de Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez, ya los quemó. El asunto es que no se acuerda en qué o, más bien, no ha querido decir. Así lo reveló la Auditoria Superior de la Federación, la cual ya comenzó a sospechar que la fan del Cruz Azul podría haber desviado el recurso.

El posible quebranto fue detectado por la ASF al revisar las cuentas públicas de 2016, año en que la administración de Gálvez recibió 98 mdp por parte del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federales (FAFEF). Sin embargo, el daño a la hacienda pública es mayor: 100 millones de pesos.

Para que la delegada no diga que nomás se le investigó a ella, hay que señalar que la auditoría en la que la ASF notó que a la Miguel Hidalgo no ha entregado sus respectivas facturas desde marzo de 2017, corresponde a la revisión del ejercicio del gasto de las aportaciones federales. De acuerdo con Crónica, el dinero recibido del FAFEF debe -en teoría- ser invertido en infraestructura física, adquisición de bienes para el equipamiento de obras generadas o adquiridas; infraestructura hidroagrícola; saneamiento financiero; sistemas de protección civil y apoyo a la educación pública.

No es la primera vez que Xóchitl Gálvez se ve involucrada en este tipo de acusaciones. En febrero pasado, el diputado Víctor Hugo Romo denunció que la jefa delegacional desvió recursos públicos al comprar e imprimir lonas a sobreprecio… Eso o le gusta pagar muy bien: por lonas, volantes y otros materiales, llegó a pagar hasta 400 mil pesos. Según reportó en su momento El Universal, la administración de Gálvez pagó de 300 a 500% más por trabajos de imprenta.

Ante las acusaciones, la delegada aceptó que sí pagó de más… pero lo hizo porque los materiales urgían. De acuerdo con la mujer que perteneció al “súper gabinete” de Vicente Fox, la rapidez de la entrega, la colocación del trabajo y la calidad, justifican que de 99 pesitos que cuesta el metro cuadrado de una lona impresa, el precio se “catapultara” a 300 pesos… o de mil 350 pesos que tendría que haber pagado por unos cuantos dípticos (mil, en total), terminó desembolsando 28 mil 304 pesos.

Top Relacionadas