Este viernes, 21 de mayo, amanecimos con muchas notas sobre las confesiones que hizo el príncipe Harry sobre su infancia, su familia y la muerte de su mamá, la princesa Diana, en la serie que protagoniza junto a Oprah Winfrey, ‘The Me You Can’t See‘ -disponible ya en Apple TV+, así como los testimonios de Lady Gaga sobre sus problemas físicos y mentales que la obligaron a cancelar una gira mundial. Sí, son temas que invitan al chisme, pero es injusto reducir esta producción a eso; ‘The Me You Can’t See’, es dolorosa, pero definitivamente necesaria para entender y comprender la salud mental y cómo actuar cuando tenemos un caso cercano.

En estos primeros tres primeros capítulos, Harry expone el daño que le causó la muerte de su madre; su miedo a las cámaras y a los paparazzi. El poco respeto que tuvieron hacia ella en los últimos minutos de su vida. El funeral televisado y visto como un espectáculo mientras él sufría sin poder expresarlo, pues los protocolos de la Familia Real no lo dejaban. Recuerda, estamos hablando de un niño de 12 años que perdió a su madre en un accidente fatal en París.

Tal como le revela a Oprah, antes de tomar terapia, él -como muchas millones de personas- encontró en el alcohol y las fiestas su escapatoria para tratar de “curar” el dolor y la ansiedad que le causaba estar en público; los bochornos que tenía cada que debía cumplir con un evento de la realeza; el luchar contra una familia -según él- que no le presta atención a la salud mental y que solo le aconsejaban “asumir su papel como royal, así todo sería más fácil”.

Pero todo esto cambió cuando conoció a Meghan, quien tras una discusión se dio cuenta que su prometido necesitaba ayuda psicológica, así que Harry le hizo caso y desde ese momento, su vida ha cambiado para bien. Pero el ver que la historia de su mamá se repetía con Markle le hizo tomar la decisión de salirse de la “institución” para ambos comenzar una nueva vida en Los Ángeles, California.

Ahora, y tras continuar con su terapia, ambos viven mejor y con mayor libertad. (Obvio hay más detalles de su plática, pero no queremos spoilear todo).

The Me You Can't See serie documental del Principe Harry
Foto: Apple TV

 

Lady Gaga

“¿Cómo voy a decir que tengo depresión cuando lo tengo todo?”. El relato de Lady Gaga no es menos doloroso ni menos interesante que el Harry. Stefani, quien en esta producción prefiere presentarse ante el público con su nombre de pila y no artístico,  también compartió por qué decidió frenar su gira mundial; los dolores físicos y psicológicos que le ocasiona recordar un episodio doloroso de su vida -abuso por parte de un productor-, y finalmente las razones por las que decidió alzar la voz y dar a conocer sus enfermedades.

lady gaga meditando en una alfombra color rojo
Instagram.com/@ladygaga

La necesidad de hablar de las enfermedades mentales

El gancho de  ‘The Me You Can’t See‘ son los personajes famosos que aparecen como Harry, Lady Gaga, Glenn Close o Virginia “Ginny” Fuchs, cuyo caso es uno de los más impresionantes de toda la serie. Una boxeadora que vive con trastorno obsesivo compulsivo y el impacto que tiene en su vida diaria, con sus padres, amistades, quienes muestran su preocupación, pues no saben qué será de ella cuando pasen los Juegos Olímpicos de Tokio 2021; cómo vivirá, en qué se enfocará, cómo pagará la cantidad de jabones y cepillos de dientes que compra todos los días. ‘The Me You Can’t See‘  va más allá del morbo y chisme.

Cada historia y personaje que aparece es una narración llena de aprendizajes, de dolor, de reflexión; de ahí lo complicado de esta producción de Oprah y Harry. El verte como espectador mostrando empatía, tratando de entender cómo reaccionar ante los problemas mentales, cómo pedir ayuda o cómo brindarle atención a alguien de tu círculo cercano; el dejar de estigmatizar y comprender el contexto social y político de las sociedades. El, de nuevo, ponerte en los zapatos del otro y comprender que todos estamos atravesando por algo. Empatía que le llaman.

Las reflexiones que dejan estas primeras tres horas de The Me You Can’t See , que cuestan trabajo ver y asimilar, y que debes parar en ciertos momentos por la carga emocional que conllevan, son necesarias para voltear a ver las propuestas de los gobiernos en cuestión de salud mental; el invertir como individuos en sociedades más amigables y en niños y jóvenes víctimas de las guerras, como el caso de un pequeño sirio cuyo hermano fue asesinado en su país mientras jugaba en el patio. El escuchar su historia, el por qué migró a Grecia en búsqueda de una mejor vida y cómo la labor humanitaria es vital para crear jóvenes y hombres saludables mentalmente.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook