Aquellos que aseguraban que el duelo entre los San Francisco 49ers y los Baltimore Ravens de la semana 13 sería una versión adelantada del próximo Super Bowl, estaban en lo cierto.

Los dos equipos ofrecieron una espectacular y sumamente cerrada batalla que se saldó con el triunfo de los Ravens 20-17 y con ello San Francisco sufrió su segunda derrota en la temporada y ambos terminan el fin de semana con marca de 10-2. 

Ambas franquicias mostraron equidad en sus fuerzas y hasta dio la impresión que uno le copiaba al otro en la forma de anotar. Si uno optaba por un gol de campo, el otro también y si prefería uno ir por tierra, el otro respondía igual.

Primero fueron los 49ers, con una conexión de 33 yardas entre Jimmy Garoppolo con Deebo Samuel, pero Baltimore respondió con la combinación entre Lamar Jackson con Mark Andrews para 20 yardas, con las cuales dejó el primer cuarto empatado, además aprovechó la ocasión para imitar el festejo de Nick Bosa.

Para el segundo cuarto Jackson le dio ventaja a los Ravens por primera vez en el partido con una anotación por tierra de una yarda, así que San Francisco también se abrió camino por tierra, sólo que Raheem Mostert tuvo que recorrer 40 yardas para emparejar la pizarra.

Antes del medio tiempo Justin Tucker pateó para 30 yardas y puso de nueva cuenta en ventaja a los Ravens 17-14, pero regresando del descanso, Robbie Gould pateó para 32 yardas y puso las cosas parejas una vez más.

Sin embargo, con tres segundos en el reloj, Baltimore le propinó la segunda derrota a San Francisco con un gol de campo de Tucker de 49 yardas, la cual ya no pudo imitar Gould y Baltimore se pone 10-2 para mantenerse líder en el note de la Americana