La primera temporada de Game of Thrones se estrenó en 2011. Para ser más exactos, el programa piloto salió el 17 de abril. Y ahora, casi ocho años después, se estrenará el primer episodio de la última temporada. Como hemos dicho, se trata del principio del fin de un fenómeno cultural que revolucionó la forma en que se producen y consumen serie de televisión.

Son ocho años de puntos altos y bajos en la serie marcados por varios personajes determinantes que aparecieron en esa primer entrega, y mantienen su posición y nombre para la octava y última temporada. En algunos de ellos, el paso del tiempo es evidente mientras otros parece que no envejecen por un extraño hechizo de Melisandre…

Por eso, para descubrir quién ha sido víctima del paso del tiempo, quién se mantiene en el mismo estado y quién simplemente tiene un pacto con el diablo al estilo de Paul Rudd, les dejamos el antes y el después de los personajes principales, o mejor dicho de aquellos que han sobrevivido a las traiciones, las Bodas Rojas, envenenamientos o son tan queridos por el público, que se ven obligados a regresar:

Arya Stark

El 15 de abril de este año, Maisie Williams cumplirá 22 años de edad. La primera vez que la vimos como Arya Stark, tenía apenas 12 años. Eso significa que ha crecido con las audiencias y estas han sido testigos de sus cambios físicos, pero sobre todo de las transformaciones espirituales que su personaje ha atravesado.

Pasó de ser una niña con ganas de aprender a usar su “aguja” a una mujer capaz de quedarse con el Trono de Hierro.

Foto: Especial

Bran Stark

Este 9 de abril, el actor Isaac Hempstead-Wright cumple 20 años. Eso quiere decir que cuando comenzó a rodar la serie, tenía entre 11 y 12. Es un caso muy similar al de su hermana Arya.

Desde esa primera entrega, Bran Stark desarrolló un personaje complejo que se vio afectado por una discapacidad motriz que lo ha definido durante toda la serie. Hay muchas teorías fascinantes alrededor de su personaje como que en realidad se trata del Night King…

Foto: Especial

Jorah Mormont

Jorah Mormont es interpretado por el actor escocés Iain Glen, quien ahora tiene 57 años. Ya estaba en la flor de la madurez cuando empezó a filmar la serie como Jorah Mormont, un exiliado y espía que pasaba factura de todo lo que hacían los Targaryen en el exilio. Sin embargo, con el tiempo comenzó a sentir sentimientos fuertes por Daenerys que lo han llevado a actuar en favor de estar con ella.

Foto: Especial

Daenerys Targaryen

Sin duda, khaleesi es uno de los personajes más determinantes de Game of Thrones con muchas posibilidades de llevarse el Trono de Hierro gracias a su nombramiento como Madre de los Dragones.

Emilia Clarke, en esta octava temporada, tiene 32 años y el paso del tiempo no ha sido tan evidente, solamente notamos facciones mucho más duras a raíz de todos los eventos que ha vivido: desde su matrimonio forzado con Khal Drogo (que se convierte en amor) hasta su “romance” con Jon Snow, quien es su sobrino y una serie de enredos dignos de la serie más vista en la actualidad.

Foto: Especial

Cersei Lannister

Lena Headey ha dado vida a uno de los personajes más fascinantes de toda la serie. Llegó a nuestro imaginario como una esposa y madre que pretendía ser algo que no es. Y no sólo porque mantiene a la fecha una intensa relación con su hermano, sino porque provocó de forma inconsciente la muerte de sus hijos en su intento desesperado de llegar al trono.

Headey comenzó la serie con poco más de 35 años, y ahora, a sus 45 se ve mejor que nunca gracias a ese corte (producto de una desgracia, también).

Foto: Especial

Theon Greyjoy

Theon Greyjoy tiene una de las historias más trágicas de la serie, sobre todo cuando consideramos que se trata de un hombre que fue castrado en manos de Ramsay.

El actor que se ha encargado de dar vida a Theon es Alfie Allen, quien a sus 32 años (igual que Daenerys) comenzó a trabajar en esta serie, evolucionando de forma constante a lo largo de las siete temporadas de Game of Thrones.

Foto: Especial

Sansa Stark

Sophie Turner interpreta a Sansa Stark desde la primera temporada, y para nuestra sorpresa, no es mucho más grande que Arya Stark. En realidad, Turner tiene 23 años, un año más que su hermana y compañera. Sí, el paso del tiempo si ha sido más crítico en Sansa, pero de forma natural.

Sansa también ha sido víctima de las circunstancias como consecuencia de su personalidad, un tanto manipulable, que le ha llevado a ser víctima y verdugo en muchas ocasiones.

Foto: Especial

Jaime Lannister

El actor Nikolaj Coster-Waldau da vida a Jaime Lannister, un personaje que divide opiniones desde la primera entrega de Game of Thrones en 2011. ¿La razón? Debe su existencia al amor que siente por su hermana y amante Cersei, quien lo ha manipulado con el objetivo de llegar al Trono de Hierro antes que nadie.

Coster-Waldau, de 48 años, comenzó con un Jaime prepotente y altanero que con el tiempo, descubrió más elementos humanos en su persona de lo que hubiera imaginado.

Foto: Especial

Samwell Tarly

John Bradley, actor que interpreta a Samwell Tarly, tiene un pacto con el diablo a sus 30 años. Han pasado ocho años y Samwell sólo ha cambiado su corte de cabello, pero no más. En un principio era un chico asustado que estaba obligado a ser un guardia de la noche, y con el tiempo y las temporadas llegar hasta Citadel a cumplir su sueño de ser un maester.

Foto: Especial

Jon Snow

Este personaje es tan querido por el público, que regresó de la muerte gracias a un ritual de Melisandre, lo que lo convierte en el favorito y al actor que lo interpreta en uno de los más populares en todo el mundo. Se trata de Kit Harington de 32 años, quien comenzó como un bastardo en busca de un lugar en el mundo hasta convertirse, muy probablemente, en el heredero del Trono de Hierro de Game of Thrones.

Los cambios físicos no son muy evidentes en Jon Snow, sobre todo si consideramos que en el contrato del actor se pedía que no cortara su cabello con el fin de darle continuidad a la historia.

Foto: Especial

Tyrion Lannister

Tyrion ha sido una víctima de las circunstancias que a veces usa su poder para hacer el bien y otras para sus intereses. Interpretado por Peter Dinklage desde la primera temporada, es un personaje complejo que si bien no se ve más “viejo”, si se ve más afectado por el desarrollo de las cosas, como cuando es acusado de lastimar a Bran en la primera temporada, o asesinar a su sobrino Joffrey en la cuarta temporada de Game of Thrones.

Foto: Especial

Varys

Varys tampoco sufre el paso del tiempo. Desde los primeros capítulos de la primera temporada cuando Eddard Stark llega a convertirse en la Mano del Rey. Desde ahí, el actor Conleth Hill (quien sí tiene cabello) ha protagonizado intrigas relacionadas a su red de espías e informantes en todos los territorios de Westeros. (Jorah Mormont, por ejemplo, era su informante).

The Hound

El actor Rory McCann ha interpretado a The Hound desde la primera temporada de Game of Thrones. Una de las características que más lo definen, por decirlo de alguna manera, son las grandes cicatrices de su cara y su falta de empatía hacia los demás.