Desde hace poco más de un mes, HBO llegó con una carta fuerte para resarcir el daño del final de Game of Thrones. El nombre de esta apuesta fue Chernobyl (o Chernóbil, en español), una serie conformada por cinco capítulos que relata la explosión del reactor 4 de la planta nuclear de Prípiat, Ucrania, un 26 de abril de 1986, donde se registró el peor accidente nuclear registrado en la historia. 

El agregado de esta serie, es que maneja varios arcos en la historia. En un principio está la versión de Valery Legasov, el protagonista y encargado de solucionar el problema de la explosión y de evitar que la radiación afectara en grandes escalas. Después, lo que ocurre dentro del centro de comando de la central nuclear y del reactor 4. Posteriormente vemos a las familias, al gobierno y a todos los involucrados, sus perspectivas sobre el tema y las acciones que toman. 

¿Una falta de respeto? Influencers posan en Chernóbil para conseguir más seguidores

Foto: HBO

Pero por más que esto aparentemente sea ficción o una recopilación de testimonios y hechos que ocurrieron hace más de tres décadas, al final, lo que ocurrió en Chernóbil fue una tragedia. Fue un accidente —el peor y que más afectó a cientos de miles de personas— que el gobierno quiso ocultar. En algún punto, tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, el propio Mikhail Gorbachev, que se quedó al mando de ésta, aseguró que posiblemente el accidente de Chernóbil fue lo que derribó en su totalidad a la US.

Pero posiblemente, como la historia misma lo registra, en muchas ocasiones los errores de la humanidad quedan en el pasado. Pasan a formar parte de algún mito, de alguna leyenda, de una tragedia que nadie menciona o que pocos quieren recordar. Cuando los errores resurgen a través de nuevos relatos —en este caso en formato de serie de televisión—, las personas buscan respuestas, tratan de entender todo desde todos los aspectos posibles pero, también, hay otros que en realidad lo que quieren es llamar la atención, tener repercusión en las redes sociales, conseguir más impacto a través de éstas y no concientizar a aquellos que se encuentran a su alrededor.

¿Una falta de respeto? Influencers posan en Chernóbil para conseguir más seguidores

Foto: Instagram

Eso ha sido lo que ha pasado con múltiples influencers que, desde que despuntó la serie de Chernobyl, viajaron hasta Ucrania —país que incrementó su flujo turístico gracias a la serie de HBO— para visitar la Zona de Exclusión que abarca Chernóbil, Prípiat, Vilk’khova, Poliske, Radynka, Dytiatky, Strakholissya y el Parque Natural de Polesky, en Bielorrusia, y tomarse fotos allí. Toda esta área, bastante grande en realidad, fue evacuada tres días después del accidente nuclear y hasta la fecha, esos 2 mil 600 kilómetros permanecen como zona fantasma. 

Sin embargo, por medio de visitas guiadas la gente puede visitar Chernóbil y sus alrededores, es decir, los puntos clave que de esa zona que hoy es habitada por unas cuantas personas que no estuvieron dispuestas a abandonar sus hogares y a las cuales se les conoce como ‘Self settlers’. 

¿Una falta de respeto? Influencers posan en Chernóbil para conseguir más seguidores

Foto: Instagram

Pero para los influencers, más allá de darse cuenta de las peripecias que estas personas tienen que pasar por la falta de agua y de alimentos —ya que para conseguirlos hay que viajar miles de kilómetros—, deciden tomarse fotografías junto a los animales, entre la naturaleza o incluso tocando algunos de los muebles que quedaron abandonados. 

El chiste de todo esto, además de conseguir likes, es de buscar las poses perfectas, de explicar un poco de contexto pero también de verse un poco  más “humanos” al punto de convivir con los animales que crecen ahí. Esto último, de hecho, es bastante peligroso pues son seres vivos que crecieron en medio de un lugar radioactivo. Así que las imágenes donde tocan a los animales o se posan en algunas instalaciones de Chernóbil, en realidad es el reflejo de su falta de comprensión sobre cuán grave fue la situación y hoy, solo por seguir el famosísimo ‘tren del mame’ o tendencias, intentan verse originales y, como dijimos, “humanos” (si es que eso puede definirse así). 

Algunos usuarios de Twitter comenzaron a exponer a todos estos influencers de distintas partes del mundo que visitaron tanto Prípiat como Chernóbil y compartieron sus “mejores fotos” en las redes sociales. Pero más allá de un comentario burlesco, en realidad es una crítica ante la falta de criterio y concientización del lugar que pisan y la repercusión que tuvo en la historia e incluso en la actualidad.

Chernóbil es un lugar turístico, pero con las debidas precauciones

Hasta diciembre de 2010, la Zona de Exclusión podía ser visitada por personal autorizado, científicos, médicos y con la debida autorización los periodistas. Posteriormente el gobierno ucraniano autorizó la entrada de turistas y curiosos con la condición de que lleguen organizados por alguna agencia. 

Además, deberán firmar un papel por el que la administración del complejo se deslinde de cualquier responsabilidad por cualquier perjuicio a la salud que pueda sufrir el visitante. Entonces, si eres turista, debes visitar ambas ciudades en un tour que proporciona mascarillas y dosímetros para medir la radiación. 

Posteriormente, cuando termina su visita, tienen que pasar por un escáner de radiación para asegurarse que la ropa del turista no haya sido contaminada.

Si estas reglas son omitidas por aquellos más jóvenes y poco conscientes de la gravedad del asunto, ¿qué se puede hacer? Aparentemente, únicamente queda observar lo que ocurre con sus redes sociales:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Chernobyl, Kiev, Brussel, Hong Kong, Marrakech and the Taj Mahal… The worlds gayest pose if officially on tour! #StillStraightThough

Una publicación compartida de Ben Goldsborough (@ben_goldsborough) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de @nz.nik el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

造訪烏克蘭的唯一動機 Here only reason I visit Ukraine

Una publicación compartida de Patrick Tpe 派 (@patricktaipei) el

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Прип‘ять. Наймолодше місто Радянського Союзу. Місто-мрія. Два роки роботи – і в тебе квартира в новобудові. Не у якійсь там хрущовці, а сучасна, з заскленим балконом! А поряд річка, великий магазин, схожий на західні супермаркети, будинок культури, ресторани, кінотеатр, басейн, а для дітей – велика школа та дитсадок… До того ж зарплати хороші, а ще можна путівку в санаторій отримати, бо ти ж на атомній станції працюєш, а це почесно! Але… Трохи брехні + одна помилка – і ця казка лишилася десь в минулому. Нині там, де раніше ступали люди, – господарює природа. Прип‘ять перетворилася з казки в жах, а Чорнобиль став вироком тоталітарному режиму.

Una publicación compartida de Khrystyna Bubniuk (@khrystyna_bubniuk) el

.

Estas son algunas imágenes de la repercusión de la explosión en Chernóbil. CUIDADO: algunas pueden ser muy fuertes:

¿Una falta de respeto? Influencers posan en Chernóbil para conseguir más seguidores

¿Una falta de respeto? Influencers posan en Chernóbil para conseguir más seguidores

Foto: Getty Images