Desde su hundimiento en 1912, el Titanic ha permanecido dormido bajo las frías aguas del Océano Atlántico sin molestar a nadie (con excepción de todos los pasajeros que murieron en el trágico acontecimiento, claro). Sin embargo, nuevos hallazgos científicos demuestran que hay microscópicos individuos cuya misión de vida es devorarlo lentamente, hasta que no quede ni rastro de su existencia.

El pequeño invasor que se come al Titanic

En 1991, los investigadores de la Universidad de Dalhousie en Hailfax, Canadá, se llevaron pequeñas muestras de herrumbre a sus laboratorios para hacer algunos análisis de rutina, pero no notaron nada fuera de lo normal. Fue hasta 2010 que los estudiantes Henrietta Mann y Bvavleen Kaur decidieron aislar a todas las bacterias para poder identificarlas y encontraron a una nueva especie que estaba alimentándose de los restos del legendario trasatlántico británico.

Titanic años después de su hundimiento

Foto de Premier Exhibitions, Inc. // Woods Hole Oceanographic Institution

La ahora conocida Halomonas titanicae, posee la capacidad de comer metal y se ha convertido en el factor principal del acelerado decaimiento en este gigante submarino durante los últimos 32 años. Así es, desde el redescubrimiento del Titanic en 1985, muchas personas se han dedicado a aprender acerca de todos los microorganismos que se han encargado de darle en la torre, pero este hallazgo ha sido el más significativo de todos.

Podríamos decir sin temor a equivocarnos que estas pequeñas formas de vida han estado actuando como un ejército de malévolos Gremlins; consumiendo y destruyendo todo lo que encuentra a su paso. Suena algo triste, pero todo esto también es un proceso de aprendizaje para muchos científicos.

Como si no fuera suficiente con la muerte de Jack…

Esto nos hace pensar en la ironía que representa ver a grandes monstruos marinos siendo devorados por seres que ni siquiera podemos ver. No cabe duda que la naturaleza lleva a cabo procesos fascinantes y que su simple estudio, puede contarnos las historias más interesantes.